Acierta en tu compra

Trucos para comprar el mejor colchón y… ¡a soñar!

Con estos consejos darás con el mejor colchón que esté en venta en el mercado y que no solo te garantizará un descanso reparador, sino que evitará el dolor de espalda y fortalecerá tus defensas.

Trucos para comprar el mejor colchón y dormir mejor

Pagar por un buen colchón nos asegura un buen descanso y cuida la salud de nuestra espalda pero también de todo nuestro cuerpo, ya que el sueño reparador se ha demostrado que es necesario para reforzar las defensas.

Acertar al comprarlo

Esto es lo que debes valorar antes de comprarlo:

  • Firmeza. Según la OCU, el buen colchón debe repartir el peso y ser lo suficientemente firme para que sostenga el cuerpo sin resultar incómodo. También debe respetar la curvatura de la columna en cualquier posición.
  • Colchones dobles. Son una buena inversión para las parejas con problemas de sueño, porque permite que el colchón se adapte a cada constitución física y preferencias.
  • Dimensiones. Las medidas ideales se sitúan en los 105 cm (para colchones individuales) y los 200 cm (para matrimonio). El largo debería superar en 15 cm la estatura, mientras que el grosor mínimo recomendado es de 15 cm.
  • Tipos. Si tienes alergia a los ácaros, decántate por los de látex. Los de muelles transpiran mejor y son adecuados para personas que sudan mucho. Los de viscoelástica se adaptan al cuerpo y reducen la presión, pero dan mucho calor. Y los de biosoja son más naturales y ecológicos al sustituir los aceites derivados del petróleo utilizados en su fabricación por aceites de soja.

Mantenerlo en buen estado

Dale la vuelta. Al menos cada tres meses y gíralo de la cabeza a los pies. Ventila y exponlo al sol. Evita la proliferación de ácaros y de hongos. Y recuerda, hay que renovarlo cada 10-15 años.

Detalles que no hay que pasar por alto

La almohada. Al apoyar la cabeza en ella, las vértebras cervicales y las dorsales deben formar el mismo ángulo que cuando se está de pie. Si se duerme habitualmente boca arriba, es aconsejable optar por una almohada baja y blanda; si se duerme de lado, por una alta y dura. En cualquier caso, si se duerme en pareja, cada uno debería tener su propio modelo de almohada adecuado a sus necesidades.

Y el somier. Es más importante de lo que puede parecer, ya que mantiene la estructura del colchón. Los más utilizados son los de lamas, que suelen estar fabricados con haya vaporizada, fibra de carbono o vidrio, y cuyo beneficio principal es que permiten la ventilación del colchón evitando así acumulación de humedad y hongos. Y si se sostiene con patas y duermen dos personas o hay sobrepeso, mejor más de cuatro patas. Como mínimo un par más en la parte central para que no se combe.

Relacionados

Loading...