Ahorra sin pasar frío

Trucos para calentar la casa sin poner la calefacción

Puedes estar abrigada en tu casa sin necesidad de llevar tres mangas y una bata. ¿Cómo? Siguiendo nuestros trucos para ahorrar.

madera aisar del frio. La madera

La madera

Aporta calidez de manera natural y es un aislante térmico perfecto. Úsala en suelos, zócalos, arrimaderos, mobiliario… y en toda la carpintería interior (puertas, ventanas interiores, etc.).
 

1 / 9

alfombra aisar del frio. Alfombras "mágicas"

Alfombras "mágicas"

Permiten reducir la pérdida de calor por el suelo. Las de lana virgen o con mezcla y las de algodón de pelo largo son muy cálidas y actúan como excelentes aislantes térmicos frente al frío y la humedad.

2 / 9

Libros cuadros aisar del frio. Libros  y cuadros

Libros y cuadros

Las paredes aíslan mejor que el cristal de las ventanas, pero aun así dejan entrar el frío. Con algo tan sencillo como cubrir las paredes que dan al exterior con cuadros o una librería consigues una temperatura interior más agradable. Por ejemplo, la temperatura en una pared donde hay un cuadro es de 1,5º más que la temperatura de una pared desnuda.

3 / 9

cortinas aisar del frio. Cortinas dobles

Cortinas dobles

Las ventanas dejan escapar mucho calor. Una forma de combatirlo es poner cortinas dobles: una fina –que permita que pase la luz y el calor del sol durante el día– y una gruesa, para correrla por la noche e impedir el paso del aire frío.

4 / 9

muebles aisar del frio. Muebles estratégicos

Muebles estratégicos

Las zonas situadas junto a los muros exteriores son más frías que las áreas más interiores. Redistribuir los muebles situándolos en esas áreas más cálidas te ayudará a sentirte más abrigada y confortable.

5 / 9

carpinteria aislar del frio. Materiales aislantes

Materiales aislantes

Escoge madera o PVC en la carpintería exterior. Son los materiales más aislantes, seguidos del aluminio. Además, el aislamiento de ventanas y puertas con cristal es mucho mejor si el acristalamiento es doble y tiene rotura de puente térmico.

6 / 9

zocalo aisar del frio. Zócalos

Zócalos

Pon un zócalo para aislar del frío que sube por el suelo hacia los muros. Puede ser de corcho o de paneles de madera, más elegante. También puedes pintar las paredes con pintura aislante térmica (contiene microesferas huecas cerámicas), que puede hacerte ahorrar hasta un 30% en calefacción o aire acondicionado.

7 / 9

colores oscuros aisar del frio. Colores oscuros

Colores oscuros

Si quieres sentirte confortable en tu dormitorio o salón, opta por los colores oscuros o pon plaids, mantitas y cojines de estos tonos. Los colores oscuros absorben más calor que los claros. Los colores cálidos como el rojo, el naranja, el ocre o los tierra también refuerzan la sensación de calidez.

 

8 / 9

sofa calido aislar del frío. Sofás versátiles

Sofás versátiles

Si puedes, elígelos con tapicerías intercambiables que te permitan usar un tejido cálido de lana o terciopelo en invierno y uno más fresco de algodón en verano. Si el tuyo no es así y todavía no tienes pensado renovarlo, puedes cubrirlo con una tela de los tejidos recomendados según la estación del año.

9 / 9

1 /9

Las bajas temperaturas exteriores contrastan con los calores que nos suben cuando llega la factura de la calefacción. Antes de plantearte si volver a encender la calefacción o no, lee este artículo y visita nuestra galería de imágenes. Encontrarás los mejores trucos para disfrutar de la calefacción más barata posible, enciendas o no el radiador.

Abrigar los suelos con alfombras

Si quieres aislarte del frío viste tus suelos con alfombras. Las de pelo largo y de lana son las que mejor conservan el calor. Pero si en casa hay algún alérgico al polvo es mejor que optes por las de sisal, yute o coco.

Ropa de cama para acurrucarte

No hay nada más placentero que meterse en una cama calentita en pleno invierno. Pero para ello no hace falta gastar una fortuna en calefacción. Basta con elegir la mejor ropa de cama:

  • Elige. La franela de lana es la mejor opción para tus sábanas o fundas nórdicas. Ya que es transpirable y mantiene el calor.
  • Evita. Las fibras acrílicas porque, aunque son muy suaves al tacto y un placer para los sentidos, no transpiran y acumulan mucha electricidad estática.

Cortinas para aislarte de todo

Casi todo el calor de tu casa se escapa por las ventanas. O renuncias a la luz, las vistas, el confort o empiezas a vestir las ventanas para que eviten las fugas de calor.

  • Grueso mejor que fino. Así debe ser el tejido de una cortina en invierno. Te recomendamos el lino rústico o el terciopelo, ya que además de abrigar tus ventanas, son tejidos elegantes y confortables.
  • Abre al salir el sol. Para que la luz y, sobre todo, su calor inunde tu hogar. El sol es la mejor calefacción que existe: gratis, ecológica y disponible. Aprovéchalo al máximo.
  • Matiza, no tapes. Si la luz del sol es excesiva y quieres matizarla, o simplemente quieres evitar las miradas indiscretas, apuesta por la doble cortina: una cortina fina que filtre los rayos de luz pero que deje entrar el calor; y un cortinaje grueso encima para aislarte del frío al caer la tarde.

Las puertas cerradas te protegen del frío

En las casas de campo antiguas hay muchos distribuidores. En la arquitectura actual se apuesta por los espacios abiertos, pero antiguamente, cuando no había calefacción en todos los hogares, el que hubiera espacios pequeños con puertas cerradas permitía calentar mejor la casa. Sigue esos sabios pasos y ten las puertas de casa cerradas. Así podrás concentrar el calor en la zona en la que más tiempo estés. Este truco es muy práctico si tu casa tiene varias plantas. Ten cerradas las habitaciones que no estés usando, sobre todo si tienen salidas de humos y rejillas de ventilación.

Ventilar solo 10 minutos

Para tener un ambiente sano y libre de contaminantes en casa hay que ventilarla cada día, sea la época del año que sea. Pero para ello no es necesario que estén las ventanas abiertas toda la mañana. Con 10-15 minutos es suficiente. En este corto espacio no da tiempo a que las paredes ni el suelo se enfríen. Además, con este pequeño gesto, estarás cuidando tu piel. Y es que según la Agencia de Protección del Medio Ambiente de EE. UU., el nivel de contaminación en ambientes cerrados puede ser hasta 5 veces más alto que en el exterior. El tabaco, los productos de limpieza, ambientadores, etc. tienen sustancias químicas que se convierten en radicales libres y dañan y envejecen la piel.

Y si pones la calefacción…

No tienes por qué arruinarte. Con estos trucos reducirás la factura sin darte cuenta:

  • Temperatura ideal. Según el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), la temperatura ideal durante el día está entre los 19 y los 21º. Y para dormir, basta con una temperatura de entre 15 y 17º en zonas muy frías o cerrar la calefacción por completo.
  • Radiadores sin ropa. Usar los radiadores para tender hace que gastes más. Y como demostró un estudio de la Unidad de Investigación de Arquitectura Ambiental Mackintosh (Reino Unido), incrementa el nivel de humedad y provoca la aparición de esporas de moho y ácaros del polvo, que perjudican la salud.
  • Caldera revisada. Un buen mantenimiento es clave para que la caldera funcione con el máximo rendimiento y además evitar que se produzcan problemas importantes en el futuro. Lo mejor es realizarlo una vez al año. También es necesario purgar los radiadores.
  • Más caliente por menos. Según la OCU, con un panel reflectante entre la pared y el radiador conseguirás recuperar entre un 10 y un 20% del calor que se pierde hacia el muro.

Baja la calefacción y gana salud

Además del ahorro, otro factor que puede convencerte para que bajes el termostato es el hecho de que las altas temperaturas no son aconsejables para tu salud. Estos son algunos de sus efectos negativos:

  • Reseca piel y ojos. La calefacción reseca el ambiente y, como consecuencia, la piel puede descamarse o picar. En el caso de los ojos, la sequedad hace que sea fácil contraer conjuntivitis. La bomba de calor es el sistema que más reseca el ambiente.
  • Más resfriados. La sequedad de la mucosa respiratoria hace que las células defensivas no produzcan el moco adecuado y no eliminen las bacterias que intentan colonizarla, con lo que son más proclives a la infección (catarros, gripe, etc.). Si ya te ha pillado el catarro, quítatelo de encima en solo 24 horas con estos truquitos.
  • Cansancio. Poner la calefacción muy alta (25-26º) hace que aparezca la sensación de cansancio y que cueste más concentrarse. En la estancia de estudio o trabajo es recomendable ponerla a 18-19º y abrigarse un poco más.
  • Favorece la obesidad. Según el University College de Londres, abusar de la calefacción podría ser una de las razones que expliquen el aumento de la obesidad, porque se reduce la necesidad de activar los mecanismos que elevan la temperatura corporal y que queman energía y calorías.

Relacionados

Loading...