Recetas de verdura y legumbres

No dejarán ni las migas

6 ideas para comer más verdura ¡camuflándola!

Incorporar más verdura a la dieta de grandes y pequeños es posible si sabes cómo "colarla" con gracia.

Crema de judías verdes con gambas

Crema de judías verdes con gambas

Es una variación del clásico salteado de judías con gambas, pero con la verdura "camuflada" para que pase más desapercibida y entre más fácilmente a los que no les vuelven locos las hortalizas. Ver receta.

1 / 6

Saquitos rellenos de verduras

Saquitos rellenos de verduras

Además de ser muy sanos, tienen un toque exótico y misterioso, como de regalo sorpresa. Por eso, nos encantan como plato de fiesta o para una ocasión especial. Ya sea para impresionar a los invitados o para darnos un festín nosotras mismas, porque sí, porque lo valemos. Ver receta.

2 / 6

Tallarines de calabacín con pesto rojo

Tallarines de calabacín con pesto rojo

Ya sean solos o mezclados con los de pasta, los tallarines de calabacín siempre triunfan y te ayudan a sumar fibra vegetal a la dieta. Si quieres darles un toque más sabroso, en lugar de escaldarlos en agua, saltéalos en un wok o en una sartén antiadherente con un hilo de aceite. Están deliciosos, así que no te pierdas la receta.

3 / 6

Empanadillas de pescadilla y verduras

Empanadillas de pescadilla y verduras

Otra forma de colar la verdura en un plato mucho más tentador es incorporarla al relleno, como en estas empanadillas de pescado con cebolla, pimiento, calabacín y tomate. Y es que, además, están riquísimas.

4 / 6

Coca de calabacín y pimiento

Coca de calabacín y pimiento

Tanto las cocas como las pizzas casan a la perfección con cualquier tipo de verdura. Y si no quieres calentarte mucho la cabeza, ni siquiera hace falta que hagas la masa. Coges la masa que venden ya hecha o una pizza margarita precocinada y la enriqueces con las verduritas que más te gusten o tengas en el frigo. Descubre aquí más ideas.

5 / 6

Pastel de tortillas

Pastel de tortillas

Es uno de los platos más socorridos que existen. Lo puedes tener preparado con antelación y encaja también como un plato de fiesta. Y si encima está hecho a base de verduras, te ayuda a incorporar una buena dosis de este alimento esencial a la dieta. Ver receta.

6 / 6

1 /6

Que los más pequeños y los no tan pequeños comamos más verdura puede convertirse en una auténtica batalla… a no ser que te apuntes nuestras tácticas para "esconderla". Estas ideas están tan ricas que ¡repetirá hasta el más antiverdura! A continuación, tienes todos los trucos y, en la galería de imágenes, las suculentas recetas que lo demuestran.

1. Cremas de verduras (y de fruta)

Si el problema es que no gusta una verdura en concreto, puedes disimularla fácilmente haciendo una crema junto con otras hortalizas. Pero si no gusta la verdura en general, puedes añadir fruta a la crema y camuflar así su sabor. La mayoría de cremas de verdura combinan muy bien con manzana o con naranja, por ejemplo.

2. Camuflaje exprés

El truco consiste en que la verdura ni se vea. Añade berenjenas, calabacines, pimientos o tomates a unas empanadillas. O haz croquetas o hamburguesas con ellas. Una de las claves es triturarlas mucho para que no se noten. Y si toleran un poco la verdura, por qué no rellenar estas hortalizas con carne, arroz, legumbres o pescado. O también hacer una coca o una pizza de verduras…

3. Tallarines vegetales

Se trata de mezclar tallarines o espaguetis de pasta con otros de verdura (de calabacín, zanahoria…). Para darles forma, puedes usar un pelador de patatas o un espirilizador (un utensilio de cocina específico para cortar la verdura con forma de espagueti). A la hora de cocinarlos, basta escaldar los de verdura un minuto en agua hirviendo o rehogarlos un poco en la sartén o en el wok. Luego, mézclalos con la pasta de trigo hervida de modo normal y acompáñalos con la salsa que más guste: pesto, napolitana, boloñesa…

4. Pasteles de tortilla

Haz 3 tortillas, cada una de ellas con la verdura que quieras (berenjena, pimiento...). Corta las hortalizas en trozos pequeños y cocínalas al vapor antes de incorporarlas a los huevos. Una vez cuajadas las tortillas, ponlas una encima de otra. Y, si quieres camuflarlas más y aportarles un toque más tentador, puedes cubrir el pastel con un poco de bechamel, espolvorear queso por encima y gratinar.

5. Pasta rellena

Aprovéchate de la buena prensa de la pasta –a casi todo el mundo le encanta– y camufla la verdura en ella en forma de tortellinis, raviolis, canelones o lasaña (solo de verdura o mezclada con carne o pescado).

6. Saquitos sorpresa

Tienen un aspecto tan atractivo que casi nadie presta atención al relleno. Solo necesitas hojas de pasta filo superpuestas y rellenarlas con verduritas solas o mezcladas con carne picada, marisco, pescados desmenuzados o un poco de queso.

Si tu "necesidad" de tomar más verdura viene marcada por que eres vegana, debes saber que es muy importante que tu alimentación sea equilibrada y que, al no tomar proteína animal, debes suplir las necesidades de vitamina B12. ¿Cómo? Con suplementos que ayuden a tu cuerpo en la formación de glóbulos rojos y el sistema nervioso

Relacionados

Loading...