Recetas de huevo

Fresca y nutritiva

Pipirrana con huevo cocido

Una combinación muy económica, ligera y refrescante a base de cebolla, pepino, pimiento y tomate, que, servida en timbal, y acompañado de huevo cocido, se convierte en una auténtica fiesta para los sentidos

pipirrana con huevo cocido. Cómo evitar que se desmorone

Cómo evitar que se desmorone

Para que tu timbal de pipirarra con huevo cocido no se rompa al retirar el aro de cocina, presiona bien las capas de cada hortaliza antes de pasar a hacer la siguiente. Y, sobre todo, no te olvides de montar cada timbal encima del plato en el que lo servirás.

1 / 4

pipirrana con huevo cocido paso 1. Preparar las hortalizas

Preparar las hortalizas

Pela las cebollas y córtalas en cuadraditos. Lava el pimiento y el pepino. Haz unas rodajas finas de pepino y resérvalas para decorar. Trocea el resto y el pimiento del mismo tamaño que las cebollas. Por otro lado, lava y corta los tomates en rodajas finas.

2 / 4

pipirrana con huevo cocido paso 2. Haz los huevos y la vinagreta

Haz los huevos y la vinagreta

Tritura siete hojas de menta, lavadas y secas, con 50 ml de aceite. Agrega luego el aceite restante con una pizca de sal, pimienta y unas gotas de vinagre. Por otro lado, hierve los huevos 6 min en agua con sal. Saca y enfría en un bol con agua y hielo. Y pela con cuidado.

3 / 4

pipirrana con huevo cocido paso 3. Monta los timbales

Monta los timbales

Dispón las hortalizas por capas en un aro: una de pimiento, una de pepino y cebolla y corónalo con una rodaja de tomate. Vierte parte de la vinagreta, saca el aro y repite hasta formar los cuatro timbales. Coloca rodajitas de pepino y un huevo encima de cada uno. Riega con vinagreta y decora con menta.

4 / 4

Ingredientes:

  • 4 huevos
  • 1 pimiento rojo grande
  • 2 tomates
  • 1 pepino
  • 2 cebollas tiernas
  • 100 ml aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta blanca
  • Vinagre de vino blanco
  • Menta fresca

La pipirrana es la clásica ensalada de cebolla, pepino, pimiento y tomate cortados muy pequeños que se toma en un muchas zonas del sur peninsular como acompañamiento de pescados, gazpachos y salmorejos.

Un plato muy económico, ligero y refrescante que, servido en timbal, y acompañado de huevo cocido, se convierte en una auténtica fiesta muy nutritiva e ideal cuando se está haciendo dieta. Y siguiendo nuestro sencillo paso a paso de la galería no tendrás ninguna duda para realizarla.

Tipos de huevos cocidos

Las proteínas del huevo cuajan por efecto del calor. Hervir un huevo en su cáscara es una forma básica y saludable de prepararlo. Bastan agua, sal y calor.

Una temperatura muy alta hace que la clara quede gomosa, por lo que es preferible que los cuezas un poco por debajo de 100 grados a fuego suave y sin movimientos bruscos que rompan la cáscara. Se introduce en agua fría con sal y, tras el primer hervor, se cuece el tiempo que precise según el gusto y el efecto deseado:

  • Huevos a la coque: 2-3 minutos. Consistencia semilíquida. Se comen con cuchara.
  • Pasados por agua: 3-5 minutos. Clara exterior sólida, interior lechoso y yema caliente. Se comen con cuchara.
  • Mollet: 5-6 minutos. Clara cocida y yema semilíquida. Se pelan con cuidado para que no se rompan.
  • Duros: 9-12 minutos. Sólidos y tiernos, con la yema centrada. Para que se pelen bien, se sumergen en agua fría tras la cocción.

También es posible cocerlos al vapor o entre las brasas de un fuego.

Y si no tienes aro para hacer el timbal…

Si no tienes un aro de cocina convencional, no desesperes. Hay tres formas sencillísimas de hacerte tú misma un aro casero:

  • Con una botella de agua. Calculas la altura que necesitas y con ayuda de un cuchillo o unas tijeras, cortas lo que sobre por debajo y por encima.
  • Con una lata de conserva. Por ejemplo, una de tomate triturado de kilo o una de cacao en polvo. Puedes quitar la base de la lata utilizando el mismo abrelatas que has usado para abrir la parte superior.
  • Con un tetrabrik. Ideal para formas cuadradas o rectangulares. Solo tienes que cortarlo por encima y por debajo a la altura que necesitas para presentar tu plato.

Y sobre todo no olvides lavarlos bien antes de reutilizarlos como aros teniendo mucho cuidado de no hacerte daño con el filo de los de lata.

Relacionados

Loading...