Recetas de verdura y legumbres

¡Sin rastro de carne!

Fajitas de maíz con frijoles y verduritas

La combinación de los cereales con las legumbres hacen de esta receta toda una inyección de energía sin necesidad de añadirle ningún tipo de carne… ¡Ándale, ándale!

Receta de fajitas de maíz con frijoles
Ingredientes:
8 tortillas de maíz o de trigo
200 g de frijoles cocidos, judías rojas o azukis
2 tomates
2 cebolletas
2 pimientos verdes
2 pimientos rojos
2 cucharadas de tomate frito
1 guindilla
Aceite de oliva
Sal

Si quieres incorporar las beneficiosas y saludables legumbres a tu dieta, prueba esta receta de fajitas de maíz con frijoles. Es un plato completísimo y con un toque exótico para huir de la monotonía de los menús diarios.

Cómo realizarlo paso a paso

  1. Los preámbulos. Primero, limpia los pimientos y las cebolletas, y lávalos. Parte los primeros en tiras finas y las segundas, en plumas. Luego, lava también los tomates y córtalos en daditos. Y por último, trocea la guindilla.
  2. Rehogar las hortalizas. En una sartén amplia, calienta un fondo de aceite y rehoga la cebolleta y el pimiento durante unos 2 minutos más o menos. Después, añade el tomate y la guindilla, y prosigue la cocción alrededor de 2 minutos más, removiendo de vez en cuando para que no se quemen. Acto seguido, agrega el tomate frito y sazona. Y finalmente, agrega los frijoles (o alubias rojas o azukis) y saltéalos unos instantes para que se impregnen de todos los sabores.
  3. Montar las fajitas. Para hacerlo, calienta las tortillas unos segundos en una sartén, sin añadir grasa. Reparte un par o tres de cucharadas de la preparación en ellas, dóblalas sobre el relleno, y sirve a razón de un par por comensal de media.

Una inyección de energía sin rastro de carne

En muchas culturas con tradición vegetariana o donde escasean las proteínas de origen animal combinan cereales con legumbres para aumentar el valor de su respectivas proteínas, y compensar así sus respectivas carencias. La combinación de estos dos vegetales equivale a carne.

Es el caso de las tortillas de maíz o trigo combinadas con frijoles tan características de la cultura mexicana y que aquí mostramos. También lo es el thali indio, un plato único que combina arroz con legumbres y verduras repartidos en varios boles; los falafels con hummus y pan de pita típicos de Oriente Medio; o el tradicional cuscús de arroz y garbanzos de la cultura bereber –muy parecido a nuestros pucheros de toda la vida a base de arroz con garbanzos, lentejas o alubias.

Truco Clara

versión más light

En vez de guindilla, puedes añadir unas gotas de tabasco o prescindir de picante. Y poner las verduritas en crudo –como si fueran para ensalada–, aliñadas con aceite, sal y pimienta. Así picarán menos y te ahorrarás la grasa del sofrito.

Relacionados

Loading...