Recetas

Empieza el día con energía

Tostas de queso, rúcula y nueces

Una alternativa energética, deliciosa e irresistible a las clásicas tostadas de queso de toda la vida.

Receta de tostas de queso, rúcula y nueces
Ingredientes:
4 rebanadas de pan de hogaza
1 cebolla morada
4 lonchas de queso tierno
4 lonchas de queso cheddar
4 lonchas de queso emmental
Unos germinados
50 g de rúcula
50 g de nueces peladas
25 g de pasas de Corinto
Pimienta roja en grano
Aceite de oliva
Sal

Tanto si estás harta de repetir un día tras otro el mismo tipo de tostadas, como si quieres sorprender a alguien (o a ti misma), prueba nuestras tostas de queso con rúcula y nueces.

Tienen un sabor delicioso, un look espectacular y son aptas para vegetarianos. Una receta perfecta para darte una fiesta de los sentidos nutritiva y muy energética, además de una forma infalible de añadir los beneficios de los frutos secos a tu dieta. No existe mejor forma de empezar el día. ¡Con energía!

Cómo realizarlo paso a paso

  1. Preparar los ingredientes. En primer lugar, deja las pasas en remojo en agua templada. Luego, corta en tiras las lonchas de los tres tipos de queso. Y mientras tuestas ligeramente las rebanadas de pan de hogaza, lava la rúcula y sécala.
  2. Hornear las tostadas. Sobre cada rebanada de pan, dispón tiras de los tres tipos de queso alternadas. Añade una parte de las pasas escurridas y trituradas. Y acaba de tostar las rebanadas un par de minutos más o menos en el horno precalentado a 180º, para que se funda el queso con las pasas.
  3. Hacer la cobertura. Mientras se hornean las tostadas, mezcla el resto de pasas con las nueces cortadas en trozos pequeños. Aliña la rúcula con aceite y sal. Mézclala con la cebolla pelada y cortada en rodajitas finas, las pasas y las nueces troceadas, y reparte el conjunto sobre las tostas de queso.
  4. Decorar y servir. Solo te falta añadir los germinados enjuagados y escurridos, espolvorear con pimienta recién molida y servir enseguida.

TrucoClara

pasas en su punto y otras versiones

Para que las pasas adquieran la textura deseada, ponlas en remojo en agua mineral durante una hora al menos. Así se rehidratan y quedan más jugosas.

También puedes improvisar con otros tipos de queso o, si quieres una versión más ligera, cambiarlos por queso light.

Actualizado el

Relacionados

Loading...