Recetas

Ligeras y nutritivas

10 sopas y cremas fáciles para combatir el frío

Si eres fan de comer con cuchara, aquí tienes 10 recetas de sopas y cremas que te van a encantar. Bonus track: te damos la fórmula infalible para hacer caldo de verduras.

Sopa juliana

Sopa juliana

Es una de las sopas más sencillas y más deliciosas. Mientras se calienta agua, se limpian y pican muy finas las verduras (dos zanahorias, una rama de apio, una patata, una cebolla y dos hojas de col). Se hierven 10 minutos, se echan dos cucharadas de cuscús, se adereza con un poco de aceite y salsa de soja, y se cuece todo cinco minutos más. Fácil, no, ultrafácil.

 

1 / 10

crema de garbanzos. Crema de garbanzos

Crema de garbanzos

Aparte de las clásicas cremas de puerros, calabacín y calabaza, también se puede hacer una con legumbres como la de garbanzos que tanto nos gusta en Clara. Además de ser muy nutritiva gracias a esta rica legumbre, es también muy saciante por la enorme aportación de fibra que supone el conjunto de sus hortalizas.

Ver receta.

2 / 10

crema de calabaza al curry. Crema de calabaza al curry

Crema de calabaza al curry

Si buscas cremas ligeras, no puedes dejar de probar esta crema de calabaza al curry con cero grasas. Además de ser una receta vegetariana también es 100% vegana, ya que no lleva ningún ingrediente de origen animal, ni siquiera leche o queso.

Ver receta.

3 / 10

crema de judias verdes con gambas. Crema de judías verdes con gambas

Crema de judías verdes con gambas

Es una variación del clásico salteado de judías con gambas pero con la verdura "camuflada", para que pase más desapercibida y entre más fácilmente a los que no les vuelven locos las hortalizas. La puedes tomar tanto caliente como fría. Y las gambas le dan un toque de fiesta. Apetece, ¿verdad?

Ver receta.

4 / 10

sopa de rape al azafrán. Sopa de rape al azafrán

Sopa de rape al azafrán

La sopa de rape al azafrán es un plato tan sencillo como sofisticado que resulta exquisito como plato de fiesta, y muy práctico para incorporar el pescado a la dieta. Nosotras hemos optado por una crema de puerros y patatas con nata para la base, que es bastante calórica. Pero también puede hacer una versión light con el truco para restarle calorías que te contamos.

Ver receta.

5 / 10

crema de verdura y cubitos paso a paso. Crema de verduras

Crema de verduras

Nuestra crema de verduras es un plato súper económico y apto para vegetarianos y veganos –ya que no lleva ningún ingrediente de origen animal–, que se puede comer tanto frío como caliente y que, por lo tanto, encaja en cualquier época del año. Y si te sobra un poco, puedes hacer unos cubitos de crema para enriquecer otros platos.

Ver receta.

 

6 / 10

sopa de pescado ultraligera. Sopa de pescado ultraligera

Sopa de pescado ultraligera

La sopa de pescado ultraligera no solo es una deliciosa receta de pescado que encaja en fiestas y celebraciones, si no que también es apta cuando estás a dieta ya que solo tiene 205 calorías y, por lo tanto, es un plato 100% libre de culpa.

Ver receta.

7 / 10

Vichyssoise súper ligera

Vichyssoise súper ligera

Si eres aficionada a esta crema de puerros de origen francés, te enamorarás de nuestra vichyssoise súper ligera, una receta con 125 calorías menos que la tradicional y todo el sabor.

Ver receta.

8 / 10

crema de zanahoria. Crema de zanahoria

Crema de zanahoria

Una alternativa a la típica crema de calabaza o de puerro que se puede tomar tanto fría como caliente y muy sana y equilibrada gracias al poder quemagrasa del jengibre, el ingrediente con el que le hemos dado un toque más exótico y sofisticado.

Ver receta.

9 / 10

sopa de fideos con hortalizas. Sopa de verduras con fideos

Sopa de verduras con fideos

Para hacer esta sopa, solo tienes que añadir al caldo básico de verduras que tienes a continuación un cuarto de col, un puñado de guisantes y unas alubias rojas cocidas. Y cuando falten unos minutos para acabar la cocción, añadir también un puñado de fideos.

10 / 10

El invierno es sinónimo de frío... ¡y de sopas! No hay nada tan reconfortante cuando baja la temperatura como una sopa o una crema bien calentitas. Son un tesoro lleno de nutrientes y, en la mayoría de los casos, sin demasiadas calorías.

Nosotras te hemos propuesto diez, pero hay infinitas. Para que puedas hacer tus propias versiones, aquí tienes la fórmula para hacer un caldo de verduras, que suele ser la base de cualquier sopa.

Ingredientes

  • 1 patata
  • 1 nabo
  • 1 puerro
  • 1 tomate
  • 1 penca de apio
  • 1 cebolla
  • 1 calabacín
  • ½ pimiento rojo
  • 2 zanahorias
  • Laurel, aceite y sal

Cómo hacer un caldo de verduras paso a paso

  1. Preparar las hortalizas. Limpia y lava el apio y el pimiento. Raspa y lava las zanahorias y el nabo. Corta todo en juliana fina. Pela y pica el tomate. Pela la patata, lávala y córtala en rodajas y, luego, en bastoncitos finos. Lava y seca el calabacín, despúntalo y córtalo igual. Limpia el puerro, lávalo y sécalo. Pela la cebolla. Corta ambas hortalizas en juliana fina.
  2. Sofreír y rehogar. Calienta 3 cucharadas de aceite en una cacerola amplia, añade la cebolla y el puerro y sofríelos durante 6-7 minutos, hasta que empiecen a cambiar de color y estén blanditos. Incorpora el resto de las hortalizas y rehógalas durante unos minutos.
  3. Hervir a fuego lento. Una vez sofritas y rehogadas todas las hortalizas, vierte 2 litros de agua, añade 1 hoja de laurel lavada y sazona. Tapa y cuece, a fuego lento, durante unos 30-40 min, espumando de vez en cuando para eliminar bien todas las impurezas.

Infinitas opciones

  • Una vez cocidas, puedes retirar todas las verduras y utilizar el caldo para hacer una sopa de fideos, de arroz o de sémola, por ejemplo, o también para enriquecer arroces y otros guisos que requieran líquido.
  • También puedes congelarlo en un tupper o en cubitos, del mismo modo que lo hacemos en nuestro paso a paso para hacer crema de verduras y cubitos. Así te aguantará más tiempo y te dará mucho juego.
  • Nuestra versión es una receta vegetariana y 100% vegana, ya que no lleva ningún ingrediente de origen animal. Pero si te gusta de carne, solo le tienes que añadir a la preparación un poco de pollo, tocino, o un hueso de jamón, por ejemplo.

Relacionados

Loading...