Recetas

Contra el calor

Refrescantes ensaladas, las reinas del verano

De hojas verdes, de pasta, de arroz, de legumbres, de fruta... Aquí tienes ensaladas para todos los gustos, e infinitas ideas para sacarles todo el partido.

ensalada de sardinas. Ensalada de sardinas

Ensalada de sardinas

Si te decantas por unas buenas sardinas (incluso de lata son sanísimas) y las sirves sobre un mézclum de lechugas y algún ingrediente más, tendrás lista esta ensalada de sardinas en menos de lo que suena un mensaje en un grupo de WhatsApp. Una receta fácil y rápida que, además de estar buenísima, beneficia al cuerpo y seduce al paladar.

Ver receta.

1 / 14

Ensalada de aguacate y naranjas

Ensalada de aguacate y naranjas

Si buscas una ensalada nutritiva, no muy pesada pero que sea muy refrescante, prueba esta de aguacate y naranjas. Una receta vegetariana y muy fácil de hacer, que solo requiere 15 minutos de preparación. Te enamorará.

Ver receta.

2 / 14

ensalada de pasta alcachofas tomatitos queso fresco. Ensalada de pasta con alcachofas, tomatitos y queso fresco

Ensalada de pasta con alcachofas, tomatitos y queso fresco

Una deliciosa ensalada a base de espirales, hortalizas y queso que se come tanto caliente como fría y te la puedes llevar a todas partes cuando te toca comer fuera de casa.

Ver receta.

3 / 14

huevo poche con aguacate y langostinos. Ensalada con huevo poché, aguacate y langostinos

Ensalada con huevo poché, aguacate y langostinos

Si buscas una ensalada, nutritiva, resultona y económica, el huevo poché con aguacate y langostinos es el plato perfecto. No solo tiene el triple poder nutritivo del huevo, el langostino y el aguacate sino que, además, resulta muy vistoso para una comida o una cena de fiesta.

Ver receta.

4 / 14

ensalada garbanzos queso fresco. Ensalada de garbanzos y queso fresco

Ensalada de garbanzos y queso fresco

Una buena idea para comer más legumbres es hacerlo en ensalada. Y si quieres darle un toque mucho más exótico, servirla, por ejemplo, en pan de pita como en esta receta de ensalada de garbanzos con verduritas y queso fresco.

Ver receta.

5 / 14

ensalada de patatas espinacas jamon. Ensalada de patatas, espinacas y jamón

Ensalada de patatas, espinacas y jamón

Una alternativa a la típica ensalada de patata con tomate y atún es esta ensalada de patatas con espinacas y jamón. Por un lado, resulta deliciosa porque las espinacas combinan muy bien con el queso y las pasas. Y por otro es un plato muy equilibrado y nutritivo, gracias a la combinación de patatas, espinacas, jamón y queso.

Ver receta.

6 / 14

ensalada de aguacate y frutos rojos. Ensalada de aguacate y frutos rojos con salsa de naranja

Ensalada de aguacate y frutos rojos con salsa de naranja

Ensaladas hay infinitas, pero ninguna tan colorida como nuestra ensalada de aguacate y frutos rojos con salsa de naranja. Un plato súper fácil de hacer que no solo es vegetariano, sino también 100% vegano (sin rastro de ingredientes de origen animal), y repleto de nutrientes y vitaminas.

Ver receta.

7 / 14

ensalada de judias. Ensalada de judías

Ensalada de judías

La combinación de alubias blancas y judías verdes en ensalada es una receta muy refrescante para cuando buscas un plato equilibrado, saciante y nada pesado.

Ver receta.

8 / 14

Ensalada de aguacate cebolla y tomate con pipas de girasol. Ensalada de aguacate, tomate y cebolla con pipas de girasol

Ensalada de aguacate, tomate y cebolla con pipas de girasol

Si te gusta el guacamole, te encantará esta ensalada de aguacate, tomate y cebolla con pipas de girasol. ¿Por qué? Pues porque lleva los mismos ingredientes que este típico snack: aguacate, tomate y cebolla. Además del aderezo clásico: limón y guindilla.

Ver receta.

9 / 14

ensalada de pasta. Ensalada de pasta y garbanzos

Ensalada de pasta y garbanzos

Una equilibrada y sana combinación de espirales, verduritas y garbanzos que te sirve de plato único y te puedes llevar a cualquier sitio en el que no puedas cocinar.

Ver receta.

10 / 14

aguacate relleno de ensalada y salmon. Aguacate relleno de ensalada y salmón

Aguacate relleno de ensalada y salmón

Si quieres una deliciosa y saludable ensalada, que sea nutritiva pero no muy pesada, y se prepare en un plis plas, prueba esta idea: aguacate relleno de ensalada y salmón ahumado. Un auténtico chute de beneficiosos omega 3 y que se prepara en solo 15 minutos.

Ver receta.

11 / 14

ensalada de salmon marinado. Ensalada de salmón marinado

Ensalada de salmón marinado

Es la reina de las ensaladas fáciles. Solo necesitas brotes tiernos, germinados y unas lonchas de salmón marinado o ahumado y lista para gustar.

Cómo hacer salmón marinado casero.

12 / 14

ensalada de guisantes tomatitos huevo duro. Ensalada de guisantes salteados con tomatitos y huevo duro

Ensalada de guisantes salteados con tomatitos y huevo duro

Una genial receta para incorporar a la dieta las tres raciones de legumbres recomendadas. Y como verás en esta ensalada de guisantes salteados con tomatitos y huevo duro, no siempre se comen guisados y calientes. También están riquísimos tan solo cocidos y combinados con verduritas.

Ver receta.

13 / 14

coctel langostinos aguacate receta navidad ligera. Cóctel de langostinos y aguacate

Cóctel de langostinos y aguacate

Los langostinos cocidos tienen muy poca grasa y mucho sabor, un tándem perfecto si lo acompañas de ensalada, como en este caso, un primer plato que no te deja KO.

Ver receta.

14 / 14

¿Qué fue primero, el verano o la ensalada? Quién sabe... Pero lo que está claro es que, para combatir el calor, nada mejor que una refrescante ensalada.

Un plato muy versátil como verás en las recetas que te proponemos en la galería. Y que da mucho juego con los trucos que te damos a continuación.

Trucos infalibles para sacarle todo el partido a tus ensaladas

  • Hojas verdes. Si utilizas una base de lechuga, mejor que sea romana que iceberg, que tiene mucha agua y sacia menos. Y recuerda que también puedes usar hojas de espinacas, canónigos, rúcula, brotes tiernos...
  • Coles. Además de la col lombarda, prueba a incoporar col kale, es baja en calorías, antioxidante y muy rica en fibra, hierro y calcio. Unta las hojas con una mezcla de aceite de oliva, zumo de limón y sal para reducir su amargor. Y prescinde de los tallos, ya que son muy duros.
  • Legumbres. Para aumentar el contenido en fibra y proteínas de una ensalada, añádele legumbres. Un alimento que deberíamos comer por los menos tres veces a la semana según los expertos. Lentejas, garbanzos y alubias son ingredientes perfectos para añadir a una ensalada fresca.
  • Cereales. Otra opción es añadir cereales, como arroz, quinoa o cuscús... Si los usas en versión integral, te saciarán más y aguantarás más tiempo sin hambre.
  • Pasta. Mejor fría y siempre al dente. Comerla fría provoca un aumento progresivo de los niveles de glucosa y nos llena durante más tiempo. Y si está al dente, la tienes que masticar más y así te sientes llena mucho antes.
  • Huevo. Es un complemento perfecto para que la ensalada sea más energética sin necesidad de añadirle muchas calorías. Puedes poner huevo escalfado, ralladura de huevo cocido, taquitos de tortilla francesa, huevos duros de codorniz...
  • Carnes magras. Es otro de los complementos ideales para convertir la ensalada en un plato único o comida para el tupper sin que sea muy pesada. Los más indicados: carne o fiambre de pavo, pechuga de pollo, jamón cocido, jamón ibérico. Tanto en taquitos, como en virutas, encajan a la perfección.
  • Pescado azul. Tanto el atún en conserva, como la caballa y las sardinas, o el salmón ahumado, marinado o a la plancha, te complementan una ensalada en un pis pas, y resultan súper convenientes gracias a su elevado contenido en grasas saludables.
  • Marisco. Las gambas, langostinos, mejillones y almejas aportan un montón de proteínas con muy pocas grasas. Ideales para añadir como tropezón a una ensalada siempre y cuando no tengas problemas de colesterol.
  • Aguacate. Es rico en grasas monoinsaturadas, que reducen el colesterol “malo”, y tiene efecto saciante. Eso sí, como es bastante calórico, con un cuarto de pieza es suficiente por ración.
  • Frutas frescas. Mucho mejor que frutas desecadas. Las pasas y los arándanos secos, por ejemplo, tienen mayor concentración de azúcar debido a la pérdida de agua. Así que decántate por las versiones frescas y otras frutas refrescantes: manzana, kiwi, fresas, mango, melocotón...
  • Frutos secos y semillas. Aunque puedan tener muchas calorías, aportan grasas saludables, fibra y proteínas y muchos nutrientes beneficiosos. El truco es no pasarse con la cantidad. Con un puñadito pequeño para cuatro personas ya es suficiente.
  • Piel de cítricos. También puedes añadir un poco de ralladura de naranja o de limón, que además de aportarle un sabor y un aroma muy especial, resulta muy saludable para reducir el riesgo de padecer cáncer de piel.
  • Quesos. Es otra forma de incorporar proteínas y calcio. Pero opta por una versión fresca. Cuanto más curado sea el queso, más grasa tendrá debido a la pérdida de agua.
  • Ensalada exprés. Y de vez en cuando, atrévete con las ensaladas de un solo ingrediente. Te solucionan una comida en un abrir y cerrar de nevera y ayudas a que tu estómago no trabaje de más. Solo tienes que añadir un delicioso aliño ¡y a disfrutar!

Truco Clara

Picatostes caseros

Si no quieres renunciar a los picatostes de pan frito, hornéalos en lugar de freírlos después de rociarlos con un poco de aceite en spray.

No te pierdas nuestras recetas fáciles.

Relacionados

Loading...