Recetas

"Save food"

Recetas y trucos para aprovechar las sobras

Buenas ideas para aprovechar al máximo los restos de comida y alimentos y no desperdiciar nada. Ahorra y disfruta con buenas recetas que harán que te chupes los dedos.

Croquetas anticrisis

Croquetas anticrisis

Uno de los trucos tradicionales para no tirar la comida y aprovechar sobras de carne, pescado, verduras ¡y hasta paella! es hacer croquetas con ellas. Y si no sabes cómo hacerlas, nosotras te damos todas las claves paso a paso.

Ver cómo hacer croquetas paso a paso.

1 / 13

Cremas y purés last minute

Cremas y purés last minute

Otro de los trucos de la abuela para aprovechar verduras o legumbres que han sobrado de un guiso o que se han quedado olvidadas en el frigo y están a punto de pasarse es hacer purés o cremas como esta de garbanzos.

Ver receta de crema de garbanzos.

2 / 13

Divinas lasañas

Divinas lasañas

Las lasañas y las ensaladas de pasta pueden ser un recurso súper socorrido para aprovechar sobras de verduritas, carnes o pescados. Solo tienes que mezclarlas con la pasta o una bechamel ligera y montar una lasaña, y listo para gustar.

Descubre una lasaña 100% libre de culpa.

3 / 13

Sopas para todos los gustos

Sopas para todos los gustos

Si tienes unas hortalizas que están un poco pochas o te han sobrado unas verduritas, o unos fideos, puedes hacer tus propios ramen caseros, la típica sopa de fideos japonesa. Como los fideos ya los tienes hechos, el truco es incorpórarlos al final de la cocción para que no se pasen mucho. Y para darle el toque oriental le puedes añadir jengibre, curry u otras especias exóticas.

4 / 13

Ensaladas de batalla

Ensaladas de batalla

Las ensaladas son las reinas de la cocina de aprovechamiento fresca y ligera. Solo tienes que coger unas hojas verdes y mezclarlas con lo que te haya sobrado. Desde carnes y pescados cortados en taquitos hasta frutas que te sobren o te hayan salido sosas. La manzana, el melón, la sandía, el mango, el melocotón, la nectarina, los cítricos y los frutos rojos encajan a la perfección.

Ver receta de ensalada de aguacate y frutos rojos con salsa de naranja.

5 / 13

Canelones para las grandes ocasiones

Canelones para las grandes ocasiones

Es una de las formas tradicionales de darle la vuelta a la economía doméstica y convertir un plato de aprovechamiento en un plato de fiesta ¡vistoso y exquisito! Y sirve para aprovechar carnes, pescados y verduras. O sea, una auténtica joya culinaria.

Ver receta de canelones de verdura.

6 / 13

Buenas compañías

Buenas compañías

Además de en ensaladas, las frutas sobrantes o que han quedado sosas son un perfecto acompañamiento –y mucho más ligero que otros de toda la vida– para carnes y pescados.

Ver receta de tiras de pollo con sandía y melón.

7 / 13

Versátiles hamburguesas

Versátiles hamburguesas

Otro clásico de la "save food" (aprovechar toda la comida y no tirar absolutamente nada) es hacer hamburguesas como estas de pescado. Sí, sí, hay vida más allá de las hamburguesas de carne, incluso 100% vegetales con legumbres o calabaza y nueces, por ejemplo.

Ver recetas de hamburguesas de pescado.

8 / 13

Revueltos y desmenuzados

Revueltos y desmenuzados

En casi todas las zonas existen platos tradicionales para aprovechar las verduras y carnes sobrantes, aplastándolas o desmenuzándolas y salteándolas con huevo, panceta, morcilla... Es el caso de los revueltos de huevo, las recetas de "ropa vieja" y los "trinxats".

Ver receta de huevos revueltos con pimiento.

9 / 13

Refrescantes macedonias

Refrescantes macedonias

La cocina de aprovechamiento también tiene su espacio en los postres. Con las sobras de frutas no solo se pueden hacer tartas, sino también macedonias. Mucho más ligeras y refrescantes.

Ver receta de macedonia de cítricos.

10 / 13

Compotas y mermeladas

Compotas y mermeladas

Sin olvidar el truco más clásico de todos para sacarle todo el partido a sobras y excedentes de frutas en forma de compotas y mermeladas.

11 / 13

Soluciones imaginativas

Soluciones imaginativas

O incluso aprovechar la fruta en recetas más sorprendentes, pero no por ello difíciles como estos polos de sandía, naranja y limón súper fáciles de hacer.

Ver receta.

12 / 13

Y muchos platos más

Y muchos platos más

Si quieres más ideas para cocinar sin tenerte que rascar excesivamente el bolsillo, no te pierdas nuestras recetas económicas.

13 / 13

1 /13

¿Conoces la moda "save food"? No es otra que la técnica de toda la vida de nuestras abuelas: aprovechar los restos de comida y todos los alimentos que tienes en casa, y no tirar absolutamente nada a la basura.

Antes que nada, lo que tienes que hacer es conservar la comida adecuadamente y congelar lo que no vas a consumir a corto plazo, sin olvidar que hay que usar recipientes adecuados para que los alimentos no se estropeen. Y luego, aprovechar todas las sobras para preparar recetas baratas, fáciles y deliciosas. Aquí tienes algunas ideas.

Cómo aprovechar las sobras de pescado

  • Croquetas, albóndigas o hamburguesas. Uno de los recursos más habituales es retirar las pieles y las espinas, desmenuzar el pescado y hacer croquetas, albóndigas o hamburguesas. Otra opción es cocer unos huevos, picar el pescado junto con las yemas, mezclar con mayonesa y rellenar los huevos.
  • Pudin de pescado. Solo tienes que pasar el pescado por la batidora con huevos, miga de pan, leche y tomate frito. Vuelca la mezcla en un molde y cuécelo al baño María en el horno precalentado a 180º durante unos 45 minutos.
  • Reciclar pescado frito. Cortado en dados, puedes añadir el pescado frito a una ensalada templada. Antes, recaliéntalo ligeramente en el microondas. También puedes quitarle el rebozado y aprovecharlo de alguna de las formas anteriores.

Cómo aprovechar las sobras de carne

  • Reutilizar una salsa boloñesa. Pon en una fuente puré de patatas. Cúbrelo con la salsa boloñesa, ponle queso por encima y gratínalo en el horno. ¡Y ya tienes otra deliciosa comida!
  • Hacer croquetas. Si te sobra pollo asado o carne de caldo, los puedes desmenuzar y triturar, mezclar con bechamel y hacer unas deliciosas croquetas. Si en las sobras de carne también hay cebolla rustida, añádela. ¡Quedan riquísimas!
  • Canelones y lasañas. Además de para croquetas, cualquier sobrante de carne sirve también para hacer el relleno de canelones y lasañas.
  • Reaprovechar carne estofada. Si te ha sobrado un filete o carne estofada, haz un salteado de puerro, zanahoria y nabo y añádele la carne en tiras o a trozos. Ponle garbanzos y salsa de soja y acompaña con cuscús.

Cómo aprovechar las sobras de verdura

  • Larga vida a la verdura hervida. Con las sobras de verdura hervida, se puede hacer un riquísimo revoltillo con huevo batido. Solo tienes que cortarlas en trozos pequeños, rehogarlas un poco en una sartén, añadir el huevo batido y hacer el revoltillo.
  • Patés de legumbres. Ideales para desayunos, meriendas o aperitivos y, en todo caso, para aprovechar los restos de lentejas, garbanzos o alubias que hayan sobrado de alguna comida. Pasa por la batidora las legumbres con un ajo crudo, un par de cucharadas de tahini (puré de sésamo), comino y sal. Luego añade un poco de pimentón y de aceite de oliva. Están deliciosos si se toman con pan de pita, triángulos de maíz, tostadas, etc.
  • Caldo (casi) gallego. Si te han sobrado unas judías blancas, puedes cocer berros o grelos y patatas cortadas en dados. Añade un sofrito de ajo y pimentón y sal de hierbas, y agrégalo a las judías blancas.
  • Ensalada rápida. ¿Te ha sobrado pipirrana (cebolla, tomate y pimiento verde picado) de una salsa vinagreta? No lo tires, prepara un cuscús y mézclalo. Tendrás una ensalada riquísima al minuto.

Cómo aprovechar las sobras de fruta

  • Salvar el pellejo. En lugar de tirar la piel de la fruta, puedes preparar con ella mermeladas o gelatinas. Por ejemplo, con la piel de la manzana o de la pera: basta con cocerlas junto con 50 g de azúcar, una cucharada de gelatina en polvo y un poco de canela en rama. Y en el caso de los cítricos, puedes usar la cáscara para aromatizar platos de pasta, arroces, escabeches y marinadas.
  • Mermeladas, compotas y purés. Si tienes piezas de fruta que están demasiado maduras o a punto de estropearse, no las desperdicies. Puedes hacer mermeladas, compotas o incluso purés para acompañar carnes y pescados, en lugar del clásico acompañamiento de patata y cebolla asadas o rustidas.
  • Ensaladas y macedonias. Otro uso de las frutas maduras o estropeadas consiste en incorporarlas a ensaladas o hacer con ellas una macedonia. Para ensalada, solo hay que pelarlas, trocearlas y añadirlas a la ensalada como un ingrediente más. Y para macedonia, pelar y trocear también y dejarlas macerar en el frigorífico en un bol con zumo de limón o de la fruta que más te guste y un toque de azúcar moreno, por ejemplo.

Relacionados

Loading...