Recetas de postres

¡Súper sabrosa!

Tarta de queso súper ligera

Una tentación totalmente permitida con casi la mitad de calorías de la tarta de queso tradicional y mucho más sabrosa. ¿Quieres saber el truco...?

Receta de tarta de queso súper ligera
Ingredientes:
200 g de queso blanco para untar 0% M. G.
1 yogur natural desnatado
150 ml de leche desnatada
6 hojas de gelatina
1 manzana
1 bandejita de grosellas
85 g de azúcar glas

(Versión ligera 240 kcal | Versión tradicional 425 kcal)

Di tarta de queso en voz alta y enseguida saldrá una legión de seguidores diciendo: "¡Me encanta!". Pero es probable que también oigas unos cuantos: "Pero no me la puedo permitir porque estoy a dieta".

Pues se acabaron las restricciones. Nuestra tarta de queso súper ligera tiene casi la mitad de calorías que una tradicional. Y, en cambio, el doble de gusto.

Sí, sí. Verdad de la buena. Utilizando la versión light de los ingredientes de la crema (queso, leche y yogur), y sustituyendo la base de galleta o pasta quebrada por una base de manzana, tienes como resultado una tarta de queso 100% libre de culpa y con 0% de remordimientos.

Además, la incorporación de grosellas a la crema y la manzana como base, hace que sea mucho más dulce y sabrosa sin necesidad de azúcares añadidos ni grasas. No nos digas que no es para hacerle la ola…

Cómo realizarlo paso a paso

  1. Preparar la base. Primero de todo, pela la manzana, retírale el corazón y córtala en láminas muy finas. Luego, cuécelas con 4 cucharadas de agua y media de azúcar removiendo durante unos 2 minutos más o menos. Y por último, retíralas y déjalas enfriar.
  2. Realizar la crema. Por un lado, deja la gelatina en remojo con agua. Por otro, mezcla 80 gramos de azúcar junto con el queso hasta que estén bien mezclados. Mientras, calienta la leche y, cuando llegue casi a ebullición, retira del fuego y añade la gelatina escurrida. Entonces, remueve unos instantes, y mézclala con la preparación de queso y azúcar, así como con el yogur.
  3. Montar las tartitas. Reparte las láminas de manzana en cuatro aros de repostería. Añade la mayor parte de las grosellas lavadas y cubre con la crema que has realizado en el paso anterior. Y deja las tartitas resultantes en la nevera alrededor de 3 o 4 horas aproximadamente para que cuajen. Una vez cuajadas, retira los aros y sirve las tartitas decoradas con el resto de las grosellas lavadas.

Truco Clara

Y para decorar

Aparte de las grosellas lavadas, también puedes fundir un poco de chocolate negro en un cazo y rematar las tartitas con unos hilos de chocolate por encima. ¡Delicioso!

Relacionados

Loading...