Recetas de postres

Fácil, sana y deliciosa

Macedonia de cítricos

Un postre sano y muy refrescante a base de naranjas, pomelos y yogur que te resultará muy sencillo de elaborar y que está para chuparse los dedos

Receta de macedonia de cítricos
Ingredientes:
3 naranjas
2 pomelos rosados
150 g de yogur natural desnatado
1 cucharada de miel
2 ramitas de menta

Una alternativa muy refrescante a la típica macedonia de toda la vida es hacerla solo de cítricos, en este caso una macedonia de naranjas y pomelos. Lo que te aporta una dosis extra de vitamina C –un potente antioxidante– y una buena cantidad de fibra y propiedades que nos ayudan a combatir el estreñimiento y la acumulación de grasas.

Cómo realizarlo paso a paso

  1. Lavar y pelar. Por un lado, lava la menta y sécala. Y por otro, lava 1 de las naranjas, sécala y ralla la mitad de la piel. Luego, retira la cáscara de todas las naranjas y la de los pomelos también, eliminando toda la parte blanca.
  2. Cortar en gajos. Utiliza un cuchillo afilado y sepáralos cortando junto a la membrana que los divide para poder retirar esta y sacar los gajos totalmente limpios, sin la piel que los recubre. Y recoge el jugo que se vaya soltando.
  3. Montar las copas. Reparte los gajos en 4 copas de cristal. Añade el jugo que han soltado los cítricos y la menta picada, y mezcla. Remueve el yogur con una cucharilla para que adquiera una textura más cremosa y repártelo en las copas. Espolvorea la fruta con la ralladura de la piel de naranja y riégala con un hilo de miel antes de servir.

Truco Clara

Para potenciar el aroma a naranja

Si quieres que la macedonia sea más aromática, rocía la fruta con unas gotas de agua de azahar. De esta manera, le aportarás un aroma a naranjos en flor muy refrescante.

Yogur y cítricos para quemar la grasa

El calcio del yogur no es bueno únicamente para la salud de nuestros huesos, sino que también ayuda al organismo a reducir la creación de nuevos depósitos de grasa y a metabolizarla mejor. Elígelo desnatado, con el mismo calcio pero menos calorías.

Las naranjas y los pomelos, como otros cítricos, son fuente de fibra y vitamina C, y ayudan a bajar la insulina, algo esencial para quemar grasas ya que no es posible cuando el nivel de insulina es alto.

El pomelo, además, es muy rico en flavonoides (sobre todo, en la pulpa), lo que hace que esta fruta tenga la capacidad de proteger y reforzar las paredes arteriales y venosas e impedir, en parte, que se formen placas de grasa en ellas. Contribuye, por tanto, a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, pero también de anemia y cataratas.

Relacionados

Loading...