Recetas de huevo

Un reponefuerzas ideal

Tortillas de queso y albahaca

Un plato sencillo, económico y muy nutritivo a base de huevos y queso para arrancar el día con energía o reponer fuerzas después de una jornada agotadora.

Así te quedarán al presentarlas

Así te quedarán al presentarlas

Para hacerlo, sirve dos minitortillas por ración. Puedes espolvorearlas con unos granos de pimienta recién molida y acompañarlas con un poco de jamón serrano. Llévalas a la mesa decoradas con unas hojas de albahaca, lavada y seca. Pero antes, sigue el paso a paso para cocinarla receta.

1 / 4

Preparar los huevos

Preparar los huevos

Separa las claras de las yemas. Monta las primeras a punto de nieve con una pizca de sal. Bate las yemas con la levadura, sal y pimienta recién molida. Incorpora dos cucharadas de clara a las yemas con movimientos envolventes. Vierte el resto igual.

2 / 4

Iniciar la cocción

Iniciar la cocción

Lava, seca y pica la mitad de la albahaca. Pon a calentar un cacito, o sartén pequeño, untado con aceite. Vierte una octava parte de los huevos, agrega la parte proporcional del queso granulado que hayas elegido y de albahaca picada.

3 / 4

Cuajar las tortillas

Cuajar las tortillas

Realiza unos movimientos suaves mientras se cuaja la tortilla aproximadamente durante 2 minutos. Voltea entonces con ayuda de una tapadera o plato. Cuaja por el otro lado 2 minutos más. Repite el proceso para hacer ocho tortillitas vaporosas.

4 / 4

1 /4

Ingredientes para 4 personas

  • 3 huevos grandes (L)
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 100 g de requesón, ricotta o queso fresco granulado
  • Sal
  • Pimienta en grano
  • Albahaca fresca

Combinar huevos con queso es un clásico en el infinito mundo de las tortillas. Un plato muy nutritivo para desayunar, almorzar o cenar, y muy fácil de preparar, lo que te puede sacar de más de un apuro en la cocina.

Una combinación perfecta

Aparte de ser uno de los alimentos más nutritivos y completos que tenemos en la despensa, los huevos son uno de nuestros mejores aliados a la hora de cocinar. Solucionan cualquier comida improvisada, y en tortilla, como en esta receta, se preparan en un plis plas.

Si, además, le añades queso y albahaca, como en este caso, te sale una tortilla que está para chuparse los dedos. Y si temes perder la línea, tiene solución: optar por un queso granulado bajo en grasa en lugar del normal reduce considerablemente las calorías de este plato.

Recuerda que para hacer una tortilla a la francesa (sin relleno), solo es necesario esperar unos segundos a que los huevos batidos se cuajen a fuego rápido, y luego plegar y voltear. Para las tortillas rellenas como la de nuestra receta, en cambio, la temperatura ha de ser un poco más suave para darle tiempo a que coja cuerpo y aguante el relleno sin quemarse por fuera.

Y no olvides que en verano es preferible que consumas la tortilla bien cuajada para evitar posibles infecciones. Y en el caso de que te guste un poco crudita, nunca dejar sobras para el día siguiente.

Cómo conseguir una tortilla más esponjosa

Unos de los secretos para conseguir tortillas más esponjosas es batir las claras a punto de nieve y agregar un poco de levadura al conjunto como te explicamos en el paso a paso de la galería de fotos. Otro truco para que queden mulliditas sin sumar calorías es añadir un poco de agua a la mezcla. Al calentarse, el vapor del agua crea pequeñas burbujas que esponjan la tortilla.

Truco Clara

Y si te sobra queso...

Los quesos frescos granulados tipo ricotta o requesón deben consumirse enseguida y desecharlos si pierden su color blanco característico.

Para aprovecharlos al máximo, si te sobra algo de queso, aromatízalo con cebollino picado, por ejemplo, y elabora unas sabrosas tostas para desayunar o merendar.

Relacionados

Loading...