Recetas

Dan energía y buen humor

5 buenas ideas para comer más frutos secos

Si quieres aprovechar al máximo los beneficios de los frutos secos, no te pierdas nuestros trucos y recetas.

Tostas de queso, rúcula y nueces. Tosta de queso, rúcula y nueces

Tosta de queso, rúcula y nueces

Aquí tienes una alternativa a la clásica tostada de embutido o de mermelada, mucho más equilibrada y con una buena dosis de nueces, uno de los frutos secos más beneficiosos que existen en la despensa.

1 / 5

Tallarines con pesto de espárragos y piñones

Tallarines con pesto de espárragos y piñones

Nuestra versión del pesto tradicional con espárragos y piñones está francamente deliciosa. Y da buenas ideas para incorporar frutos secos a la pasta, otra de las formas de añadir este alimento esencial a la dieta.

2 / 5

Bombones de queso y pistacho. Bombones de queso y pistachos

Bombones de queso y pistachos

Otra idea para incorporar frutos secos a la dieta es triturarlos y usarlos para empanar carnes y pescados. O, como en este caso, para hacer unos bombones de queso y pistachos que están más que ricos.

3 / 5

Pavo con verduras y anacardos

Pavo con verduras y anacardos

No solo en picadas y platos de cuchara tienen cabida los frutos secos, también puedes incorporarlos a carnes y aves salteadas, como acompañamiento. Aquí hemos puesto anacardos en un asado de pavo y verduras.

4 / 5

Manzanas asadas con frutos secos

Manzanas asadas con frutos secos

Algo tan sencillo como añadir unos frutos secos y unas frutas desecadas puede convertir la típica manzana asada de toda la vida en un plato exquisito y sanísimo. Encaja tanto para sorprender a los invitados como para darte una fiesta a ti misma, ¡por supuesto!

5 / 5

Los frutos secos aportan muchos beneficios y son una gran fuente de nutrientes esenciales, así que vale la pena consumirlos con frecuencia. Sin embargo, la fama de que engordan hace que muchas veces queden relegados a un capricho puntual.

¿Es tu caso? ¿Te limitas a picar unos cuantos entre horas o a echarlos al yogur o a la ensalada? Descubre 5 maneras de incorporarlos a primeros, segundos y postres, y 5 recetas que lo demuestran. Así aprovecharás todas las beneficiosas propiedades de los frutos secos.

1. En el desayuno

Si siempre tomas la tostada del desayuno con mermelada o embutido, fíjate en la tosta de queso, rúcula y nueces de nuestra galería, y verás cómo repites. La fórmula es súper fácil y muy versátil. Solo tienes que poner una capa del queso que más te guste y combinarlo con tus frutos secos preferidos y un plus de fibra vegetal: lechuga, rúcula, canónigos, olivas, pepinillos... Pero si eres más de dulce, además del queso y los frutos secos, añade un poquito de mermelada o miel.

2. En salsas para la pasta

El pesto de toda la vida se hace con piñones, albahaca, parmesano y aceite de oliva. Pero no es la única forma de comer frutos secos con la pasta. Además de pesto rojo (una versión con tomates secos), también hay salsas con nueces y queso azul o con almendras y nata, por ejemplo. En el caso de nuestra receta, lleva espárragos y piñones.

3. En el empanado

En lugar de pasar el pescado, el pollo o el lomo por harina después de por huevo, hazlo por una picada del fruto seco que más te guste. Incluso puedes picarlos con parmesano y el resultado será todavía más sorprendente. Así le darás un aire nuevo a esta socorrida receta de cada día. En nuestra propuesta, hemos optado por prescindir incluso de la carne y el pescado, y hemos hecho unos bombones de queso y pistacho. Un tentempié delicioso con un look espectacular.

4. En guisos y menestras

La verdura cocida y cualquier guiso también ganan sabor con un puñado de frutos secos. Puedes añadir, por ejemplo, unas almendras cuando falten 5 minutos para la finalización de la cocción de una menestra. Así como incluirlos en platos de pollo, de pescado, salteados de todo tipo, o en asados al horno, como en el nuestro de pavo y verduras.

5. En el postre

Recuerda que no solo pueden sustituir o mezclarse con la harina en pasteles, magdalenas o galletas, con frutos secos también puedes darle un giro a la típica manzana al horno, como la que te proponemos en la galería. Francamente, nos ha quedado... ¡deliciosa!

6. Anacardos, estrellas de la cocina vegana

Los anacardos muchas veces pasan desapercibidos entre los pistachos, las nueces y las almendras. Pero no son para nada secundarios. En la cocina vegana (la que no usa ningún alimento de origen animal, ni siquiera huevos, leche o queso) son los protagonistas indiscutibles. Los veganos los utilizan, por ejemplo, para hacer versiones de quesos sin leche o sustituir a la nata de cocina en muchas recetas. Si tienes problemas con la lactosa, puedes probarlo.

Relacionados

Loading...