Recetas de pescado

Ingeniosas e irresistibles

Buenas ideas (y deliciosas recetas) para comer más pescado

Se recomienda tomar pescado entre 3 y 4 veces por semana, pero si no llegas porque no te gusta, por las espinas o por el precio... con estas propuestas lo conseguirás.

carpaccio de bacalao. En carpaccio

En carpaccio

Una forma de incorporar el pescado a la dieta es en forma de carpaccio, como este de bacalao con olivada de aceitunas negras. Es una opción sofisticada y elegante, además de sana y gustosa. Ideal como plato de fiesta también.

 

Ver receta de Carpaccio de bacalao.

1 / 9

pastel de salmon fresco con judias verdes. En pastel

En pastel

Si lo que quieres es colar el pescado a los niños, lo puedes hacer camuflándolo en forma de pastel como este de salmón fresco y judías verdes. Además, es tan nutritivo que encaja súper bien como plato único o para el tupper.

 

Ver receta de Pastel de salmón fresco y judías verdes.

2 / 9

flanes de merluza al vapor. Flanes individuales

Flanes individuales

Los flanes son otra técnica infalible para ocultar el pescado con unos resultados tan vistosos como gustosos. El marisco y el pescado blanco, como en estos flanes de merluza al vapor, encajan especialmente bien.

 

Ver receta de Flanes de merluza al vapor.

3 / 9

sopa de rape al azafrán. Como tropiezo

Como tropiezo

Casi siempre que queremos añadir tropiezos a un guiso o una sopa pensamos en carne o verduras, pero también podemos poner pescado. Esta sopa de rape al azafrán, por ejemplo, además de estar muy rica tiene un toque festivo que la hace muy indicada para cualquier celebración. 

 

Ver receta de Sopa de rape al azafrán.

4 / 9

empanadillas de pescadilla y verduras. Empanadillas variadas

Empanadillas variadas

El pescado es también un ingrediente perfecto para el relleno de empanadas y empanadillas como estas de pescadilla y verduras. Si quieres ahorrarte unas calorías, recuerda que las empanadillas se pueden hornear igual que la empanada. No es necesario freírlas. Y así no chupan tanto aceite.

 

Ver receta de Empanadillas de pescadilla y verduras.

5 / 9

hamburguesa de pescado. En hamburguesa

En hamburguesa

¿Quién dice que las hamburguesas solo pueden ser de carne? Estas de pescado con un toque de mostaza son súper nutritivas y están riquísimas.

 

Ver receta de Hamburguesas de pescado.

6 / 9

buñuelos de bacalao. Camuflaje de toda la vida

Camuflaje de toda la vida

Una de las maneras clásicas de camuflar el pescado es en forma de croquetas o buñuelos, como estos de bacalao. ¡Sencillamente deliciosos!

 

Ver receta de Buñuelos de bacalao.

7 / 9

ensalada de sardinas. En ensalada

En ensalada

Sí, sí, en ensalada. Solo necesitas unas anchoas o unas sardinas (incluso de lata son sanísimas) y las sirves sobre un mézclum de lechugas y algún ingrediente más. Súper saludable, súper ligera y lista para gustar.

 

Ver receta de Ensalada de sardinas.

8 / 9

tulipa crujiente con salmon salteado salsa tartara receta navidad. Bocaditos de fiesta

Bocaditos de fiesta

El pescado combina muy bien con hojaldres, pasta brisa o pasta filo, mucho más ligera que las anteriores. Estás tulipas de pasta filo con salmón salteado y salsa tartara, por ejemplo, encajan a la perfección como plato de fiesta.

 

Ver receta de Tulipas de pasta filo con salmón y salsa tártara.

9 / 9

Incorporar el pescado a la dieta no tiene por qué ser tan difícil. Con estas ingeniosas ideas y las recetas de la galería, te será imposible resistirte.

En carpaccio

Aparte del marinado con hierbas y especias, la gracia es que el pescado (atún, salmón...) esté cortado en láminas muy finas. Si es un lomo, te será más fácil cortarlo si antes lo envuelves en film y lo dejas unas dos horas en el congelador.

Ahumados, la opción rápida

El más consumido es el salmón, pero también hay bacalao, atún, trucha, anguila... Ahumados aportan casi los mismos nutrientes que frescos. Puedes añadirlos a ensaladas, tostaditas con queso fresco y tomate, sándwiches vegetales... Eso sí, no abuses porque tienen mucha sal.

En pastel, listo con antelación

Prepáralo antes y tendrás la comida resuelta al volver de la piscina o la playa. Solo tienes que mezclar el pescado cocido y desmenuzado con gambas, huevo batido, nata, salsa de tomate, y cuajarlo en un molde en el horno al baño María. Puedes hacerlo más económico si le añades miga de pan. El sabor del pescado se disimula con esta preparación, y más si lo sirves con una mayonesa light o una yogonesa, una mayonesa de yogurt.

Flanes individuales

Otra técnica infalible de camuflaje es en forma de flan. Ni los más reacios al pescado se podrán resistir. Puedes utilizar cualquier clase, pero los filetes de merluza o lenguado cocidos al vapor son ideales porque su sabor es suave. Se hacen más o menos igual que el pastel y el gusto del pescado se “camufla” al mezclarlo con verduritas, sofrito de tomate... También puedes añadir colas de gambas o langostinos. Sírvelos fríos. Y si haces más cantidad, se conservan 2-3 días en la nevera.

Entre 30 y 60 g de pescado azul (sardina, caballa, salmón, bonito, atún…) cubre las necesidades diarias de omega 3.

Con sopa o cremas tibias

Dependiendo de la época, entran muy bien. Puedes prepararlas con todo tipo de pescados, como bacalao desalado con patatas. O también hacer una crema de verduras (espárragos, calabacín...) y añadirle taquitos de pescado. La de espárragos, por ejemplo, combina bien con salmón.

Empanadillas variadas

No te limites a las típicas de atún, puedes utilizar cualquier pescado, como sardinas en aceite desmenuzadas. Si haces una empanada grande, puedes rellenarla con más verduras, como pimientos y cebolla asados, e incluso huevo duro. Es un modo de abaratarlo porque mezclas el pescado con otros ingredientes más económicos.

En hamburguesa

Otra idea para incorporar el pescado es hacer unas hamburguesas de pescado. El truco es mezclarlo con huevo, un poco de leche descremada y cebolla o puerro pochados. Así te quedarán bien ligadas y te resultará mucho más económico.

Buñuelos y croquetas

Las croquetas y los buñuelos, como los clásicos de bacalao, son la técnica de toda la vida para enmascarar el pescado, y también aprovecharlo al máximo. Si te sobra pescado al horno o un poco de paella, puedes aprovechar las sobras para hacer unas deliciosas croquetas.

Sabías que...

Las piezas enteras salen más baratas

A la hora de comprar pescado, recuerda que las piezas grandes salen siempre más baratas que las raciones más pequeñas y se conservan mejor.

Si no la vas a cocinar de inmediato, puedes cortarla por raciones y congelarlas.

Relacionados

Loading...