Recetas de arroz y pasta

Ligeros y deliciosos

Tallarines con jamón

Una receta llena de energía, poca grasa y fácil de cocinar que te puede solucionar más de una comida improvisada e ideal si buscas un plato único. ¿Se puede pedir más?

Receta de tallarienes con jamón
Ingredientes:
240 g de tallarines
1 loncha de 150 g de jamón cocido bajo en sal
Unas hojas de rúcula
6 ajos
Unas ramitas de perejil
Zumo de 1 limón
Aceite de oliva
Sal

Si te apetece un plato de pasta ligero pero nutritivo al mismo tiempo y facilísimo de cocinar, prueba estos tallarines con jamón.

¿El secreto? No pasarse con la cantidad de pasta, no más de 60 g por persona, y hacer un acompañamiento sabroso y bajo en grasa como este: ajitos, rúcula, perejil y taquitos de jamón cocido.

Una combinación muy equilibrada gracias a la combinación de los hidratos de carbono de la pasta con las proteínas magras del jamón y, por tanto, ideal como plato único.

Cómo prepararlo paso a paso

  1. Cocer los tallarines. Hazlo en agua ligeramente salada y el tiempo necesario para dejarlos al dente según las instrucciones del paquete. Escúrrelos y alíñalos con un hilo de aceite y el zumo del limón.
  2. Preparar el acompañamiento. Mientras se cuecen los tallarines, lava el perejil, sécalo y pícalo. Pela los ajos y córtalos en láminas finas. Corta la loncha de jamón en taquitos. Y lava la rúcula y pícala muy fina, reservando unas hojitas para decorar.
  3. Saltear el conjunto. Coge una sartén y calienta en ella 3 cucharadas de aceite. Añade las láminas de ajo y saltéalas durante un par de minutos, hasta que se doren ligeramente. Incorpora los taquitos de jamón y las hojas picadas de rúcula y saltea 2 minutos más. Agrega el perejil picado, retira del fuego y remueve bien.
  4. Emplatar y servir. Añade el acompañamiento a los tallarines, remueve y sirve enseguida con las hojitas de rúcula que habías reservado como decoración.

Truco Clara

Cómo conseguir una pasta perfecta

Al cocer pasta larga, para evitar que esta se pegue, puedes añadir al agua de cocción un chorrito de aceite de oliva. Y recuerda una de las máximas de la pasta al dente: es la salsa la que espera a la pasta y no al revés.

Es decir, prepara el acompañamiento mientras se cuece la pasta o incluso un poco antes para que, cuando ya esté al dente, solo lo tengas que mezclarlo todo y servir.

Jamón cocido, proteínas con apenas grasa

A diferencia de otros embutidos, el jamón cocido es muy magro, apenas contiene grasa. Pero, al comprarlo, desconfía si tiene un aspecto demasiado uniforme. Es una señal de que ha sido muy procesado y contiene muchos aditivos y colorantes.

Relacionados

Loading...