Recetas de arroz y pasta

Desterrando falsos mitos

7 recetas para adelgazar ¡comiendo pasta!

Bajar de peso y seguir comiendo pasta no es una misión imposible. Aquí tienes 7 recetas para disfrutarla sin remordimientos.

macarrones con gambas. Macarrones con gambas

Macarrones con gambas

Si buscas una receta completa, equilibrada y rica, atrévete con nuestros macarrones con gambas. Las gambas son bajas en grasa y además este plato contiene chile que le da sabor a la pasta y, de paso, te ayuda a adelgazar. Contiene capsaicina, una sustancia que sube la temperatura corporal y ayuda al cuerpo a quemar la grasa.

 

Ver receta de Macarrones con gambas.

1 / 7

ensalada de pasta. Ensalada de pasta light

Ensalada de pasta light

Una equilibrada y sana combinación que te sirve de plato único. Y es que, al combinar la pasta con legumbres, se obtienen proteínas de alto valor biológico, haciendo que el plato sea nutricionalmente más completo. Además, al ser muy ricos en fibra, los garbanzos tienen un gran poder saciante.

 

Ver receta de Ensalada de pasta.

2 / 7

canelones de verdura. Canelones de verdura

Canelones de verdura

Hacer dieta y comer canelones es posible con esta sencilla receta a base de verduritas, queso de untar bajo en calorías para el relleno, y sin rastro de bechamel.  El queso para untar ligero, con muchas menos calorías y rico en calcio y proteínas, es un sustituto ideal de la bechamel o la nata.

 

Ver receta de Canelones de verdura.

3 / 7

tallarienes con jamon. Tallarines con jamón

Tallarines con jamón

Un plato llena de energía, poca grasa y fácil de cocinar que te sirve de plato único. Su secreto para ser ligero está en el jamón cocido, ya que a diferencia de otros embutidos, apenas contiene grasa. Si al comprarlo tiene un aspecto muy uniforme, desconfía: indica que ha sido muy procesado, y contiene muchos aditivos y colorantes.

 

Ver receta de Tallarines con jamón.

4 / 7

lacitos con verduras. Lacitos con verduras

Lacitos con verduras

Si lo que necesitas es una opción sana y equilibrada, que te aporte energía y te llene al mismo tiempo este es tu plato. Además, como contiene calabacín, te ayudará a eliminar líquidos y deshincharte. Eso sí, el calabacín cuando absorbe mucho el aceite, así que cocínalo hervido o con muy poca grasa.

 

Ver receta de Lacitos con verduras.

5 / 7

macarrones al pesto. Macarrones al pesto ligero

Macarrones al pesto ligero

Una receta nutritiva y muy equilibrada a base de pasta, gambas y brócoli, que no es nada pesada gracias a su pesto ligero. En lugar de piñones, albahaca y mucho aceite. Este pesto lleva 1 cucharada de aciete por persona, 2 nueces, queso ligero y albahaca. Una delicia que te va a sorprender.

 

Ve receta de Macarrones al pesto ligero.

6 / 7

espaguetis a la marinera. Espaguetis a la marinera

Espaguetis a la marinera

Si buscas una combinación de pasta nutritiva, ligera y con un toque de fiesta, prueba los espaguetis a la marinera.  Su secreto está en los mejillones. Estos moluscos dan mucho sabor a la pasta y aportan gran cantidad de proteínas y hierro. Pero, en cambio, muy pocas grasas (y la mayoría son ácidos grasos omega 3).

 

Ver receta de Espaguetis a la marinera.

7 / 7

Una de las primeras cosas que eliminamos de nuestra dieta cuando queremos adelgazar es la pasta porque "engorda", un mito que conviene desterrar.

No hay que olvidar que pertenece al grupo de alimentos ricos en hidratos de carbono que deben consumirse a diario, porque aportan la energía necesaria para mantener la actividad física y mental. Y en el caso de la pasta, en concreto, son hidratos de carbono con poquísimas grasas.

Que engorde o no depende de la ración de pasta que tomes y de otros factores, como la "compañía", ya que –cuando hablamos de engordar– la salsa suele ser el principal "culpable". Como puedes ver en nuestra galería, eligiendo bien la compañía, puedes disfrutar de la pasta mientras cuidas tu peso.

La cantidad adecuada

No te pases de la raya. Se calcula que con unos 60 gramos de pasta por persona, ya es suficiente. Es decir que un paquete de medio kilo no es para 4 personas, si no para 8. Para completar la receta, puedes añadir al plato de pasta setas, verduras o proteínas magras y bajas en calorías (pechuga de pollo, huevo, queso bajo en grasa, colas de gambas...), con lo que obtienes una receta sana y muy equilibrada.

El tipo de pasta indicado

Cuanto más se refina el cereal, menor es la calidad nutritiva de la pasta. Por el camino se ha perdido parte de la fibra, proteínas, minerales y vitaminas del grano original. Por este motivo, la pasta integral es más nutritiva, saludable y saciante que la pasta blanca o de harina refinada; ya que aporta más cantidad de fibra, que ayuda sentirse llena y también facilita el tránsito intestinal.

La cocción correcta

Lo ideal es dejarla al dente. Así está más durita y tienes que masticarla más, lo que ayuda a que se te pase antes la sensación de hambre. Además, así la digestión se alarga y te sientes llena durante mucho más tiempo. Lo mismo sucede si la cueces el día antes y, luego, la comes fría o recalentada. Sacia más y se digiere más lentamente.

La salsa ideal

Hay que tener mucho cuidado con las salsas porque estas pueden ser tanto o más calóricas que la propia pasta. Si quieres darle más sabor, puedes añadirle simplemente especias o ajo. Y si recurres a alguna salsa, procura que sea a base de tomate en lugar de las que son a base de nata o quesos o frutos secos, porque pueden ser auténticas bombas calóricas. Si no, también tienes el yogur como aliño ligero. Solo tienes que mezclarlo con una pizca de sal, aceite, plantas aromáticas y cítricos al gusto. ¡Y a disfrutar!

Relacionados

Loading...