Recetas de arroz y pasta

Ligeros y deliciosos

Canelones de verdura

Hacer dieta y comer canelones es posible con esta sencilla receta a base de verduritas, queso de untar bajo en calorías para el relleno y sin rastro de bechamel

Receta de canelones de verdura
Ingredientes:
8 placas de canelones
1 manojo de espárragos verdes
2 tomates
2 zanahorias
350 g de queso de untar light
Unos tallos de cebollino
Aceite de oliva
Pimienta
Sal

¿Quién dijo que los canelones no pueden incluirse en una dieta? Aquí tenemos una receta de canelones sana, suculenta y muy vistosa –para un día de fiesta, por ejemplo–, que no tiene por qué engordar si prescindes de la nata y la bechamel y los sustituyes por queso de untar bajo en calorías para el relleno.

Además, como prescindimos de la cobertura, también se pueden dejar hechos y comerlos fríos cuando aprieta el calor.

Cómo prepararlo paso a paso

  1. Lavar, pelar y cortar. Primero pela los tomates. Luego, raspa la zanahoria y lávala. Y finalmente, corta ambas hortalizas en daditos.
  2. Cocer los espárragos. Límpialos y córtalos por la mitad. Cuécelos en agua salada durante unos 8 minutos y escúrrelos y refréscalos.
  3. Mezclar el queso. Pica el cebollino muy fino. Reserva un poco para emplatar y mezcla el resto con el queso de untar, la sal y la pimienta. Resérvalo en la nevera.
  4. Cocer las placas de canelones. Una vez cocidas, retira las placas con una espumadera y déjalas escurrir extendidas sobre un paño.
  5. Rellenar los canelones. Reparte la mezcla de queso sobre ellos. Agrega el tomate, la zanahoria y los espárragos, y enróllalos.
  6. Emplatar. Sírvelos espolvoreados con el cebollino picado que habías reservado y riégalos con un hilo de aceite.

Truco Clara

Para intensificar el sabor

A la hora de emplatar, en lugar de añadir el aceite y el cebollino por separado, tritúralos juntos y vierte la mezcla sobre los canelones.

Sustituir la nata o la bechamel

A menudo, las recetas de pasta y, en especial los canelones, incluyen nata o bechamel para darle una textura cremosa tanto al relleno como a la cobertura.

La primera opción para reducir su contenido calórico es sustituir la nata y la leche por leche desnatada o leche vegetal baja en grasa, esta última imprescindible si queremos hacer una versión vegana del plato.

Otra opción es la que hemos escogido en nuestra receta: usar para el relleno queso de untar light, que tiene muchas menos calorías que la nata o la bechamel, y conserva su riqueza en calcio y proteínas.

Finalmente, podemos cambiar la cobertura clásica por una cobertura ligerísima a base de yogur desnatado con una pizca de sal, aceite, plantas aromáticas y un puntito de cítrico al gusto.

Relacionados

Loading...