¡Es posible!

Trucos para no tener que planchar nunca más

¿Estás harta de planchar? Aquí tienes buenas ideas para desterrar la plancha de una vez por todas. Con nuestros trucos, ¡el planchar se va a acabar!

trucos dejar de planchar

Si como a muchas de nosotras, planchar no solo te resulta cansino y aburrido, sino también una auténtica tortura prehistórica, libérate y… ¡no planches más! Sí, sí, así de fácil. Con nuestros trucos podrás reducir a nada el planchado, o hacerlo de la manera más fácil posible cuando no haya más remedio.

Elige bien la ropa que compras

Mira la composición. Los tejidos con un porcentaje de fibra sintética (lycra, acetato, poliéster… hasta en un 25% aproximadamente) se arrugan mucho menos que los que son 100% naturales, y no disminuyen en calidad.

También hay telas que lucen bien sin planchar, como la seda, el algodón de calidad o la viscosa. No sucede igual con el lino, que siempre hay que plancharlo, o el algodón fino. Otras prendas están diseñadas para vestirlas arrugadas, opta por ellas.

Atención a cómo pones la lavadora

Hay lavadoras con programas que reducen la necesidad de planchado y productos con el mismo efecto que se añaden en el lavado. Además, ten en cuenta los siguientes consejos:

  • Carga normal. No llenes al límite la lavadora. Un exceso de ropa dificulta el lavado y el aclarado y, además, hace que salga más arrugada. Sigue las indicaciones del fabricante.
  • Centrifugado. Usar un programa a demasiada velocidad aumenta las arrugas. 600 rpm bastan para eliminar el 30-40% de la humedad, suficiente para un tendedero aireado.
  • Suavizante. Utilízalo, pues "ablanda" las fibras de los tejidos y disminuye las arrugas. Añade la cantidad que indica el envase y que depende de los kilos de ropa, la dureza del agua y el tipo de producto.

Y si usas secadora…

  • Escoge un programa de secado delicado a una temperatura no muy alta para no resecar demasiado las prendas, ya que eso produce arrugas. Es mucho mejor que salgan con algo de humedad.
  • No la llenes excesivamente, ya que si lo haces, acabarás con la ropa apelmazada.

TrucoClara

estirar en lugar de planchar

Cuando te vayas a duchar, cuelga en el cuarto de baño la ropa que pienses ponerte ese día. El vapor conseguirá "estirar" cualquier arruga o doblez.

Cómo tender estratégicamente para planchar menos

  • Tiende nada más terminar la lavadora. Si la ropa se seca en la máquina, quedará arrugada.
  • Una vez seca, no tardes en recogerla o quedará acartonada.
  • Antes de colgarla, sacúdela y colócala lo más extendida posible para que se seque bien estirada.
  • Para evitar las marcas de las pinzas, sujeta la ropa coincidiendo con sus costuras. En pantalones y faldas coloca las pinzas en la cinturilla; cuelga las camisas y camisetas hacia abajo o en una percha y coloca los jerséis en plano, bien extendidos.
  • El tendedero ideal para que la ropa no quede áspera es el que está ventilado, sin humedad ni sol directo.

Las pinzas de plástico suelen tener menos agarre que las de madera y, por tanto, dejan menos marca.

Guarda bien para evitar arrugas

  • Alisada y doblada. Nada más recoger la ropa del tendedero, alísala con tus manos sobre una superficie plana y guárdala bien doblada y sin que queden arrugas.
  • Sin apretar. La ropa necesita su espacio. No cuelgues camisas, pantalones o faldas muy apretados o se arrugarán. Las camisetas y los jerséis tampoco se pueden guardar en pilas muy altas, ya que el peso hará que se arruguen los de más abajo. Haz pilas de cinco prendas como mucho.
  • Accesorios. Hay algunos que facilitan la tarea de doblar perfectamente la ropa. Es el caso de las plantillas de doblado que ayudan a doblar camisas, camisetas, jerséis y sudaderas sin arrugas y, además, con el mismo tamaño. Así tendrás el armario en perfecto orden.

Y si no queda más remedio… simplifica el planchado

Incluso con estos trucos, hay prendas que se arrugan tanto que deberás plancharlas. Estas pautas te facilitarán la tarea:

  • Usa la función vapor de la plancha, te ayudará a alisar los tejidos. Si tu plancha no la tiene, usa un vaporizador. La ropa un poco húmeda se plancha más fácilmente.
  • Los mejores resultados se logran planchando en la dirección del tejido. Como norma, lo primero que se debe planchar de una prenda son las costuras y las pinzas, ya que le confieren su forma de base.
  • Para la tabla de planchar hay fundas con tratamiento de aluminio que reflejan el calor y facilitan el planchado exprés. Un truco casero pero más laborioso consiste en forrar la tabla con papel de aluminio. En ambos casos, el calor de una cara de la prenda se transmite a la otra rápidamente.
  • Las cortinas no es necesario plancharlas. Si las cuelgas un poco húmedas, la ley de la gravedad y el propio peso de la cortina harán que queden bien estiradas y sin una sola arruga mientras se acaban de secar del todo.
  • Las toallas no solo no es necesario plancharlas sino que además se recomienda no hacerlo. Si lo haces, endurecerás su rizo natural y quedarán ásperas. Basta con estirarlas y doblarlas nada más recogerlas.

Relacionados

Loading...