Ahórrate una pasta

10 trucos para que las frutas y las verduras te duren más

Alargar la vida de la fruta y la verdura es posible. Te contamos cómo hacerlo y ahorrar cada mes

Chica comiendo fruta

Según el Parlamento Europeo, cada español tira unos 163 kilos de comida al año. La mitad es fruta y verdura. Te damos los mejores trucos para alargar la vida de estos alimentos y ahorrar un buen dinero cada de mes.

1. Elegir un establecimiento de confianza

Mucha de la fruta y verdura que compramos ha sido recolectada semanas antes. Lo que implica que ha pasado mucho tiempo en cámaras frigoríficas y, por ello, se estropeará a mayor velocidad. Pero con las claves que te damos a continuación podrás comprar estos alimentos casi recién recolectados. Esto es lo que debes buscar:

  • Producto local. En los supermercados deben poner el origen de los productos en las etiquetas. En el mercado, a veces pueden especificarlo en el mismo cartelito donde viene el precio o puedes preguntarlo al vendedor. Si es de un productor local, te aseguras de que la fruta y verdura que compras no ha recorrido miles de kilómetros antes de llegar a tu casa, con el impacto medio ambiental, económico y de sabor que eso tiene.
  • De temporada. Es más fácil que haga poco que ha sido recogida del campo y que se haya hecho en un momento óptimo de maduración, lo que te permitirá disfrutarla durante más tiempo en buenas condiciones.
  • Del agricultor. El comercio online ha facilitado el contacto con campesinos que venden directamente su cosecha. Tiene la ventaja de que apenas pasan un par de días desde que la recolectan hasta que la comes y, además, te la llevan a casa.
  • Cooperativas. Compran directamente al agricultor, reduciendo costes y controlando la calidad. Muchas de ellas se centran en productos ecológicos, ofreciéndolos a precios más reducidos.

2. Como comprar la mejor fruta y verdura

Comprar piezas que estén en un estado óptimo evitará que tengas que tirar más de la cuenta. Estas claves te ayudarán a acertar:

  • Piel tersa. Es signo de frescura. En caso de tener tallos y hojas, estos deben estar firmes.
  • Sin golpes. Opta por las piezas sin manchas, agujeros o señales de golpes. Pero rechaza las que están demasiado perfectas, no es natural y pueden esconder falta de sabor.
  • Olor intenso. Poder apreciar su olor natural es una buena señal.
  • No está dura. Lo ideal es que no esté ni muy blanda ni muy dura.

3. Sacar la compra de la bolsa al llegar a casa

Cuando llegues de la compra o te la traigan a casa, saca la fruta y la verdura de las bolsas de plástico, ya que así se oxigenan y evitas que se acumule humedad.

4. No lavarla hasta consumirla

La humedad acelera el proceso de descomposición, por lo que es recomendable que no las laves hasta el momento en que vayas a consumirlas. Como mucho, puedes pasarles un paño seco.

5. Guardarla en el lugar adecuado

La mayoría de frutas y verduras se puede conservar a temperatura ambiente (en un lugar fresco y seco) siempre que no haga demasiado calor. Solo algunas frutas, como las fresas, al ser muy delicadas y perecederas, es mejor guardarlas en la nevera. Por el contrario, no debes meter nunca en ella los aguacates ya que se ponen negros y duros. Cuando guardes la compra en el frigorífico, hazlo en los cajones especialmente destinados para ello donde la temperatura no es demasiado baja. Y cuando vayas a consumirla, sácala un rato antes para que recupere todo su sabor.

6. Evitar mezclarla con otras frutas y verduras

Procura mantener los distintos tipos de fruta separados entre sí. Algunas, como las manzanas, producen etileno, que hace que las frutas cercanas maduren más rápido.

7. Retirar las piezas estropeadas

Revisa de vez en cuando la despensa para retirar aquellas piezas que se hayan estropeado ya. Una pieza deteriorada puede contaminar y estropear rápidamente el resto.

8. Dejar madurar la que todavía está verde

No la guardes en la nevera. El frío le impide madurar y cuando vayas a comerla estará insípida. Mejor déjala a temperatura ambiente hasta que madure.

9. Proteger lo más delicado

En el caso de fresas, frambuesas, moras... guárdalas en la nevera dentro de un táper forrado con 2-3 capas de papel de cocina. Así te durará más. También la ensalada es mejor guardarla envuelta en papel de cocina, para que sus hojas se mantengan más firmes.

10. Y siempre es mejor reciclar que tirar

No tires nada, aprovéchalo todo antes de que se estropee. Aquí tienes algunas ideas de lo que puedes hacer:

  • Puedes dar una nueva oportunidad a las verduras que estén a punto de pasarse o las hojas y partes "feas" en forma de caldos, cremas o purés.
  • Las verduras "tocadas" o que presentan marcas antiestéticas se pueden reciclar para menestras y ensaladillas.
  • Las frutas demasiado maduras son ideales para hacer compotas, mermeladas y almíbares con menor aportación de azúcar, ya que cuando están maduras es cuando tienen mayor concentración de azúcares.
  • Y las frutas "feas", pasan desapercibidas en zumos, gelatinas y macedonia.

Relacionados

Loading...