¡Reduce la factura de la luz!

Trucos para organizar la nevera

Si cambias algunos hábitos y optimizas la organización de tu nevera podrás ahorrar electricidad.

trucos organizar nevera

¿Sabías que la nevera es uno de los electrodomésticos del hogar que más energía puede consumir? Aplicando estos sencillos trucos podrás disminuir significativamente su consumo y, por tanto, reducir la factura de la luz. Toma nota y ¡paga menos!

Cómo distribuir los alimentos en la nevera

Después de ir a la compra, saca las cosas de las bolsas, organiza lo que va dentro o fuera de la nevera, y luego llénala de una sola vez. Tenemos costumbre de buscar primero el pescado, luego la carne y así sucesivamente, abriendo y cerrando todo el rato la nevera, con lo que perdemos más frío y en realidad acabamos tardando más tiempo en total. Por supuesto, destierra la costumbre de cocinar con la puerta de la nevera abierta para “tenerlo todo más a mano”.

Una nevera llena no es aconsejable

Una nevera llena empuja a consumir más cantidades y además no permite enfriar bien. No hace falta correr a poner los huevos en la nevera, en el supermercado están en estanterías. Además, cuando tiramos comida que se ha estropeado o caducado en la nevera no solo tiramos el dinero que nos costó, sino lo que hemos gastado en electricidad haciendo que se mantuviera fresca.

Una nevera llena empuja a consumir más cantidades y además no permite enfriar bien

Cambia de hábitos

  • Aprovecha más el congelador. La nevera conservaría mejor los productos si estuviese cerrada siempre. El continuo abrir y cerrar rompe la cadena de frío y las oscilaciones son fatales para los alimentos. Por eso, pon solo lo que vas a comer en pocos días. Si no ves un uso inmeditato deberían estar congelados o en la tienda. Nada de usar la nevera como un almacén donde todo es por si...
  • Mira el envoltorio. No todos los alimentos se refrigeran a la misma velocidad, y el empaquetado es todavía más importante a la hora de permitir que pase bien el frío.
  • Quita los envases extra (por ejemplo, cartones en los packs de yogures) que no hace falta refrigerar. Y para no romper la cadena de frío, lleva bolsas térmicas al trasladarlos hasta casa.

La lista de la compra

Perdemos tiempo y frío buscando algo. Lo notamos sobre todo al cocinar. Creemos tener algo pero no sabemos dónde. Una lista en la puerta para anotar lo que ya se ha terminado ayuda a elaborar la lista de la compra. Toda empresa lo hace para no quedarse sin materias primas, pero en casa a veces nos comportamos de manera irracional, cuando deberíamos vernos como una pequeña empresa de alimentos.

Haz una lista en la puerta para anotar lo que ya se ha terminado

Enfriar la comida antes de meterla en la nevera

Esto es casi una evidencia. Meter alimentos calientes en la nevera es un grave error. Y no es solamente un problema por el mayor consumo de electricidad que va a suponer. También es un perjuicio para el resto de alimentos, ya que rompe la estructura de frío interna de la nevera y puede deteriorar lo que ya hay dentro.

El test de la nevera: una curiosa radiografía

Tengo un amigo, propietario de una gran empresa de alimentación, que cuando entra en casa de alguien, intenta echar un vistazo al contenido de su nevera. “La nevera es un reflejo de la familia”, suele decirme. El reflejo de nuestro consumo y estilo de vida. Muy llena puede indicar ostentación; con mucha materia prima, gusto por comer sano; con exceso de precocinados indica vida estresada, etcétera.

Crea un espacio para el picoteo

Un consumo de energía importante se debe al tiempo que nos dedicamos a observar la comida que tenemos en la nevera, buscando algo para poder tomar cuando nos pica el gusanillo del hambre. Este aspecto lo podemos optimizar mucho si dedicamos una parte de la nevera específicamente a las “cosillas de picar entre horas”. Irás directa y no estarás rato con la nevera abierta.

Organiza una zona común

Si sois varios en casa, es bueno que haya una zona común y unas zonas personales dentro de la nevera. Cuando compartimos un armario hay que repartir espacios. Una nevera también es como un armario, pero refrigerado y donde conservamos alimentos en vez de ropa. Cualquier ahorro de tiempo al abrirla es un ahorro final de dinero.

Relacionados

Loading...