Bricolaje para negadas II

Los mejores trucos para reparar sillas, armarios y otros muebles

Aquí tienes todo lo que necesitas saber para arreglar y reparar asientos, cajones, pomos, bisagras... Y que todos los muebles queden como nuevos sin necesidad de llamar a un profesional del bricolaje.

trucos para reparar sillas armarios muebles

¡Se acabaron las bricoangustias! Arreglar y reparar muebles y otros elementos de la decoración no es tan difícil como lo pintan. Con unos sencillos trucos puedes convertirte en una experta del bricolaje ya mismo.

Muebles y otras piezas sin desperfectos

  • Cómo arreglar una pata coja. Con mucha paciencia venda con un hilo de nailon la punta que se ha aflojado, luego aplica cola para madera y vuelve a encajar la pata. Finalmente, aprieta fuerte y pasa un trapo húmedo para limpiar la cola que se filtre por los costados.
  • Tornillos bien ajustados. Si un mueble tiene un tornillo imposible de ajustar, retíralo y enrolla hilo de coser a su alrededor. Luego, sumérgelo en cola sintética para madera y vuelve a colocarlo. Cuando seque la cola, el tornillo quedará fijo.
  • Para reparar asientos de rejilla hundidos. Dale un baño de agua caliente y ponlo al sol para que se seque y encoja. Puedes conseguir el mismo efecto con el uso de un secador. Después, aplícale limón para evitar que se agriete y, pasadas 24 horas, dale brillo con el producto acostumbrado.
  • Cajones de apertura suave. Si te cuesta abrir y cerrar algunos cajones, comprueba primero que los topes del fondo están al mismo nivel que el resto del mueble. Si no lo están, simplemente tienes que alinearlos. También puede suceder que las guías tengan algún defecto. En estos casos, lo que conviene hacer es lijarlas bien por la zona de rozamiento y, después, frotarlas con cera o jabón seco. Los polvos talco proporcionan idéntico resultado.
  • Cajones trabados. Cuando el cajón de un mueble se atasca con frecuencia, también puedes solucionar el problema frotando las ranuras con una vela o una pastilla de jabón. Volverá a deslizarse con facilidad.
  • Pomos aflojados. Si se afloja el pomo de un cajón o una puerta de armario, pinta el tornillo que lo sujeta con esmalte de uñas incoloro antes de atornillarlo. Una vez seco, el esmalte aguantará con firmeza el tornillo.

Si la cerradura no va, calienta el extremo de la llave con un encendedor y después hazla girar sin forzarla

  • Reparar muebles de madera. Los golpes y agujeros en los muebles de madera puedes repararlos con una pasta a base de serrín y cola blanca. Después de rellenar los desperfectos, lija con suavidad la parte afectada y coloréala con betún o cera del mismo tono de la madera. Y para reparar los pequeños golpes en muebles barnizados o encerados, puedes utilizar la cera dura teñida que usan los zapateros.
  • Bisagras silenciosas. Si la puerta de una habitación o un armario chirría, puedes solucionarlo frotando la bisagra con la punta de un lápiz. El grafito de la mina es un excelente lubricante para piezas metálicas. Si la bisagra gira con dificultad, puedes hacer una pasta con una mina de lápiz triturada y aceite y untar con ella la pieza.
  • Restaurar un espejo antiguo. Si el espejo tiene un gran valor sentimental para ti o crees que por su antigüedad es valioso, lo mejor es no arriesgarse y llevarlo a un restaurador. Pero si solo tiene unas pequeñas rayaduras, prueba lo siguiente: espolvorea ceniza de tabaco sobre un paño suave y ligeramente humedecido. Frota la zona afectada con pequeños y lentos movimientos circulares. Lleva un poco de tiempo, pero funciona.
  • Pintar muebles que amarillean o desfasados. Lija para quitar el barniz (si es de poliuretano, da una imprimación y pinta encima) y da esmalte al agua. Mézclalo con agua: se extiende mejor y cunde más. Hazlo con brocha y suaviza con el rodillo para gastar menos.

Armarios bajo control

  • Si la chapa se levanta en los lados o las esquinas… Pon cantos preencolados: se pegan fácilmente con la plancha.
  • Si las bisagras se descuelgan… Basta con apretar los tornillos. Pero si los agujeros se han ensanchado, pon unos más gruesos para fijarlas mejor.
  • Si la barra se cae… Cuando los tornillos se aflojan, lo más conveniente es taladrar unos agujeros nuevos y tapar los antiguos con masilla.

Y todo como nuevo

  • Cristales como el primer día. Con el paso del tiempo, las mesas de cristal sufren imperfecciones y rayas muy visibles. Para devolverles su buen aspecto, aplica pasta de dientes de color blanco sobre los desperfectos y, una vez seca, limpia el cristal con un paño fino.
  • Sacar brillo al roble. El roble es una madera de gran calidad y calidez, pero suele perder el brillo con cierta facilidad, por lo que hay que tratarla periódicamente para que vuelva a revivir. Un remedio que no es agresivo para esta madera consiste en preparar una solución que tenga dos tercios de litro de agua y un tercio de cera incolora. Hierve la mezcla durante unos minutos con dos cucharadas de azúcar. Deja enfriar y luego pasa una brocha o un pincel impregnado de la mezcla por todo el mueble. Insiste bien por todos los recovecos. Espera a que esté bien seco el mueble y, para acabar de sacarle brillo, pásale una bayeta o, incluso mejor, un trapo de lana (te puede servir un jersey viejo que ya no uses y que puedes convertir en retales para este fin).
  • Pintura en los espejos. Si los cristales de un espejo o un cuadro se salpican con barniz o esmalte sintético, pasa quitaesmaltes de uñas. Deja actuar unos minutos y después frota con un paño.
  • Despegar cinta adhesiva. Coloca papel secante sobre la cinta y pasa por encima la plancha a temperatura media.
  • Quitar pegatinas y sus restos. Empapa una esponja en vinagre caliente y rasca con cuidado hasta que desaparezca. Otra solución eficaz consiste en aplicar sobre el adhesivo un algodón mojado con quitaesmalte. O bien un paño empapado en aceite para eliminar los restos.
  • Restaurar la bañera. Repara un desconchón aplicando un esmalte para porcelana o loza. Se da con pincel y se seca en 24 horas.
  • Recuperar y decorar tu vajilla. Si tu vajilla está desgastada por el uso y tienes cierta habilidad con el pincel (también hay plantillas) puedes recuperarla y decorarla con las pinturas especiales para vajillas que se venden en droguerías. Se secan en un horno precalentado a 140º durante 30 minutos.

Relacionados

Loading...