Bricolaje para negadas I

Los mejores trucos de los expertos para convertirte en una reina del bricolaje

¿Estás harta de tener que llamar corriendo a un profesional cada vez que hay algo que reparar o arreglar en casa? Pues estás de enhorabuena. Con estos trucos pro, lo podrás hacer tú misma.

trucos bricolaje

Con los trucos infalibles de los expertos del bricolaje y sus tácticas para tener las herramientas siempre a punto, ya no hay excusas para no reparar o arreglar las cosas de casa tú misma. De hecho, te resultará tan fácil y sencillo que no te extrañe que el bricolaje se acabe convirtiendo en una de tus aficiones favoritas.

Los secretos mejor guardados de los profesionales

  • Aflojar un tornillo. Si no puedes sacar un tornillo mal encajado, moja su cabeza con agua oxigenada; y en caso de estar oxidado, con aguarrás o refresco de cola. Deja actuar durante unos minutos y podrás aflojarlo sin dificultad.
  • Atornillar sin esfuerzo. En ocasiones, los tornillos se resisten a entrar donde deben. Úntalos con vaselina y los introducirás sin problemas. El mismo truco funciona con los clavos.
  • Fijar el destornillador. Para que el destornillador no resbale, como suele ocurrir, frota la punta con una tiza antes de ponerte a trabajar.
  • Clavar sin grietas. Antes de colgar un espejo o un cuadro pesado, marca el lugar con una cruz de cinta adhesiva. Coloca el clavo en el centro de la marca y después retira lentamente la cinta. Y si quieres que no se mueva, taladra a través del orificio de una bobina de hilo apoyada en la pared.
  • Para taladrar un azulejo. Agujerea justo en el centro de la baldosa: es donde llevan el cemento; el resto podría estar hueco y romperse enseguida.
  • Clavar en yeso. Las paredes de este material suelen desconcharse al poner un clavo. Lo evitarás si antes lo sumerges en agua hirviendo y lo clavas aún caliente.
  • Marcar la posición de un cuadro. Moja la yema de un dedo y aprieta el lugar de la pared que hayas elegido para colgar el cuadro. La huella digital húmeda marca el sitio exacto donde poner el clavo. Se seca y desaparece sin dejar rastro.

Truco Clara

Para que no caiga polvo al taladrar

Pega con celo un sobre abierto justo debajo de donde vayas a clavar el taladro para que el polvo caiga dentro.

  • Cuadros inmóviles. Para conseguirlo, basta con enrollar un poco de cinta adhesiva en el centro del clavo que sostiene el cuadro o en las cuatro esquinas del mismo, apretándolo a continuación contra la pared.
  • Rellenar sin dejar rastro. Para arreglar agujeros en las puertas chapadas o grietas en las parades, conviene rellenarlos con papel de periódico antes de colocar el yeso o la masilla.
  • Pulir el lijado. Ponte en la mano una media de nailon y frota suavemente la superficie. Será la fórmula más eficaz para detectar las zonas que han quedado rugosas.
  • Serrar con eficacia. Pasa el filo de la sierra por una pastilla de jabón seca. La herramienta se deslizará con facilidad y el corte quedará más uniforme.
  • Cortar madera chapada. La madera contrachapada o hueca se astilla con facilidad. Para evitarlo, pega una cinta adhesiva por la parte donde empezarás a serrar.
  • Rebarnizar o abrillantar el parqué. Si solo quieres darle brillo y cubrir arañazos, usa un renovador para parqué barnizado (no necesita acuchillado, es decir, no hay que retirar previamente la capa de barniz). Pero si vas a rebarnizar la habitación, sí hay que lijar con lija fina y limpiar el polvo. Luego, da una imprimación; dilúyela con un 5-10% de agua: penetrará mejor y se harán menos burbujas. Deja secar 20 h y pasa una lija fina en el sentido de la veta. Aspira y da 2 o 3 manos de barniz, dejando 24 h entre una y otra.
  • Eliminar el goteo de un grifo. Desmonta la manilla (cierra antes la llave de paso) y limpia los filtros del cartucho y los del aireador (la pieza por donde sale el agua) con un cepillo y agua. Pueden haberse obstruido por la cal. Si el cartucho se ha obstruido por dentro, te compensa cambiar el grifo.

Truco Clara

manchas de barniz

Si se te mancha la pared cuando barnizas puertas y ventanas, puedes eliminar el barniz aplicándole un limpiador de vitrocerámicas. Espera 5 minutos y pasa un trapo.

Herramientas y materiales siempre a punto

  • Herramientas que no abren. Cuando hace bastante que no utilizamos los alicates, las tenazas o las tijeras de jardinería, a veces cuesta volver a abrirlas. Si sumerges la herramienta atascada en un recipiente con vinagre durante una noche, a la mañana siguiente podrás abrirla sin ningún problema.
  • Combatir el óxido. Solemos guardar las herramientas en lugares húmedos. Para mantenerlas en perfecto estado y protegerlas del óxido, lo mejor es colgarlas de un clavo en una tabla de madera y untarlas cada seis meses con aceite de linaza cocido.
  • Tenazas y alicates en buen estado. La grasa, el polvo acumulado o la herrumbre pueden estropearlos. Para que recuperen su aspecto y queden como nuevos, límpialos con un cepillo de dientes mojado en alcohol y lubrícalos dejándolos en aceite de oliva durante toda una noche.
  • Martillo como nuevo. Evita que se cubra de herrumbre mojando en aceite una tela esmerilada y frotándolo hasta que recupere el brillo. Si la cabeza de hierro no encaja bien, ponla en agua fría durante unos 10 minutos y verás cómo se soluciona.
  • Pinceles perfectos. Antes de estrenar un pincel, asegura su resistencia sumergiéndolo durante 1 o 2 horas en un recipiente con vinagre.
  • Conservar el papel de lija. Humedece ligeramente el dorso y enróllalo alrededor de un taco de madera o un tubo de cartón. De esta forma durará mucho más y lijará mejor.

Relacionados

Loading...