¡Vigila!

Errores en las facturas: detéctalos y paga menos

Las equivocaciones en las facturas de suministros se producen con más frecuencia de lo que pensamos y pocas veces somos conscientes de ellas. Averigua cómo detectarlas y evitar pagar de más.

errores en la factura consumidor

El encarecimiento de los suministros básicos del hogar ya es un peso lo suficientemente grande para la economía doméstica como para dejar que se cuelen errores en la facturación. Pocas veces revisamos las facturas con la atención que merecen. Solemos hacerlo cuando el importe nos parece elevado, pero no hace falta que sea así para que haya un error. Pueden estar cobrándote unos pocos euros de más pero todos los meses durante años.

Te contamos los puntos que suelen ser más conflictivos en cada caso para que puedas identificarlos para ponerles remedio y evitar pagar de más.

Luz y gas, qué tienes que vigilar

  • Consumo. Desde la entrada en vigor del Real Decreto 1718/2012 de 28 de diciembre, la facturación de los suministros de energía de baja tensión con potencia contratada no superior a 15 kW es bimestral y con lecturas reales. En 2013 se eliminaron las estimaciones de consumo. A pesar de esto, si no se puede recoger la lectura del consumo de energía, la empresa dejará un aviso en tu casa indicando cómo puedes facilitar la lectura. Si no se lleva a cabo la lectura, la empresa sí podría realizar un consumo estimado, en base al consumo histórico realizado el año anterior durante el mismo periodo. Si es desproporcionadamente alto, puede haberse producido un error y tendrán que compensártelo en futuras facturas. Pero cuidado, si es muy bajo tal vez el contador esté estropeado. Comunícalo lo antes posible porque tendrás que hacer frente a los atrasos.
  • Descuentos y penalizaciones. Si tienes un tipo de contrato de discriminación horaria en la factura eléctrica, tienen que cobrarte menos por las horas valle, vigila que eso se refleje en la facturación. También pueden cobrarte penalizaciones por consumo en horas punta y por superar la potencia máxima contratada.
  • Mantenimiento-revisión de instalaciones. Tal vez te lo estén cobrando sin que tú seas consciente de ello. No estás obligada a tener contratado este servicio. Si te parece caro o ya lo tienes cubierto por otro lado, estás en tu derecho de anularlo.

Para saber cuánta potencia necesitas, mira cuánto gasta tu electrodoméstico más potente (normalmente los que producen calor) y súmale la de los de uso continuado, como por ejemplo el frigorífico. Habla con la compañía para que hagan la adaptación técnica. Dependiendo de la tarifa contrada, si bajas un tramo de potencia, podrás ahorrar unos 50€ al año.

Agua, la más complicada

La factura varía en cada Comunidad. Incluye conceptos como la cuota de servicio, el saneamiento o el tratamiento de residuos, pero el consumo es el punto débil.

  • No te pases. En este caso es más importante que controles el gasto porque se penaliza por medio de un sistema de facturación por tramos. Cuanta más agua gastas, más caro te sale el litro.
  • Vigila las fugas. Si el importe es muy alto y no te están regularizando consumos atrasados, verifica que no haya averías. Si estando todo cerrado el contador sigue funcionando es que tienes una fuga.
  • Quién paga. Si está dentro de tu casa, tendrás que pagar tú. Más allá de la llave de registro es la compañía la que debe hacerse responsable de la fuga.

Teléfono: Sus puntos débiles

  • Llamadas duplicadas. Comprueba en el recibo que la misma llamada no aparezca varias veces de forma consecutiva. Puede ser que algunos registros se dupliquen o se tripliquen.
  • Redondeos al alza. Por ejemplo, si tu tarifa es de 0,125€ por minuto, comprueba que no te estén cobrando 0,130€.
  • Ofertas ignoradas. Si tienes pactada alguna oferta especial o tarifa plana, vigila que se respete.
  • Servicios de más. Otro error frecuente es la aparición de costes por servicios que no tenemos contratados o de los que ya nos hemos dado de baja.

Para reducir los costes, analiza tu consumo: el tipo de llamadas que realizas, a qué operadoras y en qué horarios. Conocer tu patrón de consumo es básico para buscar la mejor fórmula. Además, no te estanques y mantente informada para encontrar siempre la mejor oferta para ti.

5 conceptos clave:

  • Período facturación. Mira bien las fechas, el consumo facturado puede estar solapándose con el del recibo anterior.
  • Histórico. Este gráfico indica los índices de consumo durante el último año. Tómalo como referencia.
  • Lectura. Puede ser real (tomada por la compañía), facilitada (dada por ti) o estimada (a partir del histórico).
  • Alquiler contador. La compañía te cobra un alquiler. Si optas por ser el propietario tendrás que asumir el mantenimiento.
  • Número de contacto. En toda factura debe aparecer un número gratuito al que puedas dirigir tus reclamaciones.

Si no estás de acuerdo con la facturación y no atienden tu queja, entrega una reclamación por escrito a la compañía comercializadora aportando todas las pruebas que dispongas y guárdate una copia. Si no recibes respuesta, acude a la Oficina Municipal de Información al Consumidor de tu localidad o a la Dirección General de Consumo.

Relacionados

Loading...