Tenemos todas las claves

Cómo organizar y ordenar la casa para siempre

Disfrutar de una casa ordenada puede hacer por ti más de lo que piensas… En Clara te descubrimos cómo el orden puede mejorar tu vida y las claves para mantener todo en su sitio de forma fácil y sin apenas esfuerzo.

Todas las claves para ordenar tu casa para siempre

Tener una casa ordenada va más allá de que esta esté en perfecto estado de revista; también influye en tu bienestar físico y emocional y determina el ánimo con que afrontas tus quehaceres diarios. Ordenar la casa puede ser el primer paso para poner orden en tu vida y para cambiarla a mejor.

¿Qué aporta el orden en tu vida?

No hay duda de que el orden tiene muchas ventajas a nivel práctico: encontramos las cosas más rápidamente, facilita la tarea de limpiar... Sin embargo, a menudo, no somos conscientes de que los beneficios que nos aporta son mucho más profundos:

  1. Combate el estrés. Para ver la conexión, basta con que pienses en lo nerviosa que te pones cuando, a punto de salir de casa con el tiempo justo, no encuentras las llaves. Además, un ambiente ordenado transmite inconscientemente una sensación de calma. Y en cambio uno donde reina el caos, inquietud, desasosiego.
  2. Mejora tu salud. Lo más habitual es que quien tiene una casa ordenada también lleve un estilo de vida más ordenado; lo que se traduce en tener una alimentación más equilibrada, mejores hábitos de sueño, de ejercicio, etc.
  3. Te pone más guapa. Al combatir el estrés, elimina la causa de muchos males estéticos como los granitos, la caída del pelo, etc. Aparte, una casa ordenada favorece la limpieza y que en el aire haya menos impurezas que perjudican a la piel. Además, ordenar quema 230 kcal por hora aproximadamente.

Ordenar aclara los pensamientos

Las claves del orden

Una de las grandes abanderadas del orden como forma de mejorar la vida es la japonesa Marie Kondo, autora del best seller mundial La magia del orden. Te desvelamos su método y otras claves para no ser víctima del desorden:

  • Desecha cosas. El primer paso antes de ordenar es deshacerte de lo que no uses o no quieras.
  • Ordena por categorías. No lo hagas por habitaciones. Eso te permite saber qué es lo que tienes realmente, y poder decidir qué quieres guardar y qué tirar.
  • Empieza con lo más fácil. Así no abandonarás a la primera de cambio. Comienza por la ropa. Luego los libros, papeles, cosas varias y, al final, las fotos y los recuerdos.
  • Hazlo de una sola vez. Tendrás resultados inmediatos y te motivará. Haz una primera gran intervención, y después trata demantener el orden diario.

En el armario de la ropa: por colores y bien doblada y colocada. Son dos de las claves de Marie Kondo para mantener la ropa a raya.

En la cocina y en el baño: aprovecha el espacio al máximo. A menudo olvidamos, paredes, bajos de armarios y otros espacios donde se puede almacenar todo aquello que no nos cabe en los lugares habituales. Te contamos cómo resolverlo en nuestro artículo sobre cómo aprovechar al máximo el espacio en la cocina y en el baño.

Papeleo, facturas y otros enemigos del orden. La propaganda que llega por correo, los cupones de descuento, los recibos de los suministros, las revistas, o los juguetes de los niños son algunos de los enemigos más temidos del orden. Te contamos cómo combatirlos clicando aquí.

¿Sabías qué...?

¿Desordenada por naturaleza?

La ciencia no ha encontrado ningún gen que determine nuestra mayor o menor capacidad para organizar las cosas. Como ocurre con otros rasgos de la conducta, el orden es algo que se aprende. Lo que sí es cierto es que una vez el desorden ha arraigado en tu día a día, será difícil corregirlo. Pero no imposible.

¿Te cuesta mucho tirar cosas?

Desprenderse de aquello que no usamos o no necesitamos no siempre resulta fácil. Estas estrategias pueden ayudarte a decir adiós definitivamente a aquello que te sobra.

  • La prueba de la caja. Si hay objetos que no sabes si tirar o conservar, mételos en una caja, ciérrala y pon la fecha. Si pasado un año no has tenido que abrirla es porque no necesitas nada de lo que hay dentro, así que tírala directamente.
  • Aprovecha el cambio de armario. Es un gran momento para hacer “limpieza” de tu ropa. Distribuye la ropa en 3 montones: uno con lo que tienes claro que quieres quedarte, otro con las cosas para tirar directamente, y un tercero con lo que necesitarías arreglar. Con el montón de lo que se queda en mente, valora si realmente te compensa arreglar esas cosas, o si es mejor que las pases a la pila para tirar.
  • Más vale prevenir. Para no tener que deshacerte de cosas, lo mejor es que no las acumules. Fija la regla de que por cada cosa (ropa, utensilios para la cocina...) nueva que metas en casa,otra u otras dos deben salir.

El desorden también tiene su lado bueno

Un estudio de la Universidad de Minnesota ha relacionado el orden con una mayor tendencia a llevar una dieta saludable, ser generoso y tener una actitud convencional en la vida. La explicación estaría en que un ambiente ordenado alienta a que se haga lo que se espera de uno.

Pero el desorden también tendría sus beneficios, ya que este inspiraría una ruptura con la tradición y eso da lugar a nuevos enfoques e ideas más interesantes y creativas, de acuerdo con esta misma investigación.

Relacionados

Loading...