#reto21díasClara

Adelgazar siguiendo la dieta Clara

El reto de nuestra redactora de belleza era perder peso siguiendo las pautas de la dieta de Clara. ¿Creéis que lo consiguió? Averigüémoslo.

reto 21 dias encarna

Mi número favorito es el 7, pero cuando lo vi como primer dígito en mi báscula, me dije "Encarna, ¡hasta aquí!". Tenía que ponerme manos a la obra. Así que cuando nuestra directora, Mamen Lorenzo, me dijo "¿Quieres hacer tú el reto de adelgazar siguiendo la dieta de Clara durante 21 días?", le contesté "Sííííí". Porque, otra cosa no, pero cuando una se compromete, va a por todas.

Mi situación antes de iniciar el reto

Hace 4 años me detectaron un cáncer de mama y poco después me extirparon los ovarios como medida preventiva para evitar que se reprodujera a nivel hormonal. Hasta ahí, todo correcto. ¡Viva la prevención! Pero con lo que no contaba era con los efectos de la menopausia, mi metabolismo se ralentizó y fui ganando peso progresivamente. Durante todo este tiempo, no he estado muy por la labor de hacer ejercicio, pero sí que me he concentrado en comer más sano. He intentado en la medida de lo posible evitar grasas saturadas y azúcares, según recomendación del oncólogo. Un consejo que seguro ya habéis leído en Clara multitud de veces, porque repercute favorablemente en la salud de cualquier mujer. Pero, observando mi alimentación en detalle, me he dado cuenta de que había muchas cosas que podía mejorar.

Qué cambios he introducido en mi alimentación

Proteína en el desayuno

Antes del reto mi desayuno era prácticamente todo líquido: una infusión de jengibre, miel y limón; un zumo de naranja con dos cucharadas de semillas de lino trituradas y un té verde, que acompañaba con una magdalena integral. A ver, aumentar las defensas está bien. Pero reconozco que no era un desayuno muy equilibrado. Ahora, en vez del zumo (que son tres naranjas exprimidas, lo que implica demasiado azúcar), como una naranja pelada (es decir, no solo aporto vitaminas, sino fibra). Los gajos de la naranja los acompaño de una porción de queso fresco o un par de lonchas de pavo o una tortilla de un huevo (esa proteína tan necesaria para nuestro cuerpo) y sigo tomando mi té verde, que tiene propiedades antioxidantes y me encanta.

Desayuno proteína reto 21 días CLARA

La proporción de los nutrientes

Muchos días pecaba de un exceso de verde, pero me olvidaba de que los hidratos de carbono también son importantes, ¡hay que darle energía al cuerpo! Por lo que he introducido más colorido a mis platos, intentando respetar las proporciones de 50% verdura, 25% proteína y 25% hidratos de carbono.

Reto dieta Clara Encarna seitán con tomates cherry

Cenas ligeras

Si me paso todo el día sentada frente al ordenador, ¿qué necesidad tengo de homenajearme con una cena pantagruélica? Está muy bien lo de la ley de la compensación, pero hasta cierto punto. Si me he portado muy bien con la comida, puedo tomarme una licencia con la cena, pero no por norma. Eso de unas tostaditas con foie, o jamoncito del bueno con una copa de vino, porque no te apetece nada ponerte a cocinar, ha pasado a la historia. Pues ¡anda que no hay alternativas! Por ejemplo, un rico hummus con crudités de hortalizas o una rica ensalada de escarola con granada y trocitos de bacalao. No hay excusas, se pueden preparar platos ligeros y sabrosos sin elaboraciones complicadas.

Reto dieta Clara Encarna Hummus zanahoria

Cocción y aliños

Naaaaada de fritos. En vez de unas mairas rebozadas en harina, mejor a la plancha, que también están muy buenas. En vez de merluza frita con mayonesa, mejor al vapor y con unas gotitas de aceite de oliva y un chorrito de limón por encima.¡Deliciosa! Incluso no se camufla el sabor del pescado y lo aprecias más. Y los filetes de pollo, si en vez de hacerlos con salsa, los haces a la plancha y les añades un poco de orégano o curry, la cosa cambia totalmente. Mucho más si los acompañas de unas judías verdes al dente y un poco de quinoa o cuscús con un puñadito de frutos secos. Te queda un plato de lo más exótico, rico y nutritivo, sin aportar apenas calorías. En las recetas de Clara he encontrado un auténtico filón.

Reto dieta Encarna Pollo con quinoa

Las bebidas

Durante estas tres semanas he desterrado el alcohol de mi vida. Tampoco es que bebiera mucho, pero he prescindido incluso de las cervezas sin alcohol que, aunque tienen menos calorías, no nos engañemos, la cebada está ahí. Por lo tanto, el agua siempre a mano, que hidrata, engaña al estómago y ayuda a eliminar líquidos. Los fines de semana me preparo una mega olla de caldo depurativo (apio, puerro, zanahorias, cebolla, nabos) y por la noche acompaño la cena con un vasito, al que añado un poco de limón y pimienta. Si estoy en casa por la tarde, también me he aficionado a los batidos verdes para hacer un tentempié. El de apio, manzana, pepino y espinacas con bebida de avena es mi favorito.

Los resultados

La primera semana. Oeeeee, oeeee, oee, oee.. ¡Perdí más de 2 kilos! Pasé de 70 kg 300 gramos a 68 kg. Estaba eufórica. Lo primero que noté es que me deshinché, mi vientre bajó y, poco a poco, la cintura ha vuelto a "aparecer". Esas chaquetas que llevaba abiertas, ya me las puedo abrochar. Plas, plas, plas (aplauso virtual).

Reto dieta Encarna peso primera y segunda semana

La segunda semana. ¡Meeeeck! No es que fuera un fracaso total, no. Pero me mantuve en el peso. ¿Qué pasó esta semana? Me pilló el puente del 12 de octubre y, claro, al salir fuera, a visitar pueblos medievales por la zona de L'Empordà (Girona), era muy difícil no caer en la tentación de algún capricho gastronómico. No voy a entrar en detalles. Pero solo diré que no gané peso porque aparcamos literalmente el coche y decidimos acceder a los pueblos paseando por senderos ya marcados. ¡Qué bueno es caminar para bajar un delicioso coulant de chocolate!

La tercera semana. No se puede pedir peras al olmo. Bajé solo medio kilo. La inicié con el cumpleaños de una amiga que nos agasajó en su casa con todo tipo de manjares (su marido es un excelente cocinero). Tuve mucha fuerza de voluntad y opté por lo menos calórico que había en la mesa: gambas, navajas, berberechos. Lo malo es que había paella como plato fuerte y me tuve que contener para no repetir. Eso sí, el brindis con cava era "obligado". El resto de semana me porté bastante bien e introduje algo básico para dar un empujón "hacia abajo" a los dígitos de mi báscula: el ejercicio. Es, sin duda, lo que me hace falta para seguir perdiendo peso. Como no encuentro el hueco para apuntarme al gimnasio (hago yoga dos veces a la semana, pero no se queman tantas calorías como me gustaría), he decidido ahorrarme el transbordo del metro y andar el equivalente a tres paradas. Todo suma.

Reto dieta Encarna peso final

Mi próximo objetivo

Para atrás ni para coger impulso. Me he propuesto llegar a los 65 kilos en las próximas tres semanas y sé que manteniendo las efectivas pautas nutricionales de la dieta de Clara, más la incorporación de actividad física, lo voy a conseguir. ¡Sigo con mi reto!

Relacionados

Loading...