¡Que comience la fiesta!

Trucos para ser más feliz en la cama

Conecta contigo misma y con tu pareja. Deja que tu lado divertido domine tus deseos y redimensionemos el verbo "jugar" en la cama.

Trucos para ser feliz en la cama sexo pareja

Tenemos que ser congruentes con nuestros deseos, pero en ocasiones la mayor limitación que tenemos para atrevernos a explorar está en que nos da miedo hacer el ridículo. En ese momento creamos una “autoimagen sexual” que no nos permite jugar e ir más allá. Si quieres dar un vuelco a tus relaciones y empezar el año feliz bajo tus sábanas, sigue los consejos que te dejo a continuación.

Suéltate el pelo

Tú mejor que nadie sabes cómo es esa chica a la que quieres liberar: tal vez quiere atreverse a desnudarse en una playa o hacer el amor en un ascensor… Eso sí, no todo pasa por salir a vivir una aventura extrema o llevar a la práctica tus fantasías. La felicidad sexual puede estar en tu propia casa, donde puedes crear un ambiente diferente o un estado de ánimo distinto.

Reíd juntos

La risa crea una atmósfera de complicidad, nos libera. Ya sea con una pareja con la que hemos estado años o con alguien que estamos conociendo. Necesitamos quitarle tanto peso al encuentro sexual.

No hay nada más sexy que una persona que disfruta sin miedos

Deja el drama

A veces caemos en el error de tener una gran lista de defectos que señalar, de lecciones que dar. En ocasiones hacemos sentir a nuestra pareja que solo tenemos una lista de desilusiones. Pocas veces nos decimos las cosas que nos gustan, las que mejoran nuestro día y el lado bueno. Comienza por ahí. Es mucho más fácil desatar el deseo y la necesidad de conectar eróticamente cuando te sientes valorado por el otro.

Crea un ambiente alegre

Se trata de fomentar la producción de todas esas sustancias de bienestar en vuestros cerebros. Hablad de experiencias que os traigan buenos recuerdos o que os hagan morir de risa. Mirad pelis divertidas. Sí, no suena muy sexy, pero en eso consiste. Lo importante es entrar en un estado de alegría, en esa deliciosa relajación que nos entra después de la euforia de reír y reír. Ya que ese es el momento perfecto para encender la pasión e inspiración sexual.

ser feliz en la cama sexo pareja

Invítale al juego

Con esa comodidad que os ha dejado ese rato que parecía de lo más inocente, déjate llevar y comienza a besarle, baila con él y acércate en ese humor festivo. Sin miedo al rechazo o al ridículo. Notarás que sus dinámicas serán mucho más frescas, atrevidas y –lo más valioso– con mucha mayor conexión.

No poses, no ocultes

Puede suceder, porque ya tienes el hábito, que en cuanto entre en el plano sexual, la femme fatale que llevas dentro quiera salir y tomar las riendas. Contrólala un poco. No poses, no tomes de nuevo ese rol de mujer preocupada por mostrar un cuerpo perfecto (o por no ser vista, apagando la luz), ni empieces a poner peros a todo.

Todo tu cuerpo está preparado para dar y recibir placer

Prueba cosas nuevas

Todas tenemos caricias favoritas, posturas… Pero ¡prueba! Verás que los dos estáis más abiertos a experimentar. Aprovéchalo. Y si él propone algo (y su idea no te supone ningún riesgo físico o emocional), que tu respuesta no sea “¡No!”. ¿Quién te dice que de ahí no salís con una nueva práctica para ampliar vuestro repertorio?

No trates de complacer

Tu trabajo no es el de complacerle. Si te centras en ello no podrás divertirte. Cada persona –hombre o mujer– es responsable de su propio placer. Por ello debemos conocernos y comunicar lo que queremos. Esperar a que el otro decida qué debe gustarnos, o bien adecuarnos a su estilo sexual, a su frecuencia o a sus deseos, es como volvernos invisibles. Lo mismo va para ti, es hora de que conozcas y reconozcas tus deseos, y –repito– seas congruente con ellos. Eso es ser feliz como amante.

Cierra tu mente a pensamientos negativos sobre ti misma

Maestra del erotismo

El “erotismo” no es sexo; el sexo es parte de nuestra erótica. Erotizarte consiste en comunicarte con tu cuerpo a través de tus cinco sentidos y permitirte a ti misma disfrutar. Tu erotismo debe estar presente en cada momento de tu vida, es habitar tu cuerpo. Sentirlo, recordarle que está hecho para sentir y sentir placer. Nada te hará más feliz en la cama que ser receptiva al placer.

Relacionados

Loading...