Date permiso para disfrutar

Eres dueña de tu placer

Sentir placer y disfrutar es una necesidad básica. Todas podemos inundarnos de gozo a cada minuto, echando a un lado la culpa. Pon sabor a tu cama y a tu vida con esta guía. ¡Te lo mereces!

placer sexo elsy reyes

Si no crees que te lo mereces, nunca te vas a permitir disfrutar al máximo. Y si no disfrutas de tu cuerpo, no podrás gozar con tu pareja. Hay que aprender a disfrutar de uno mismo y a crear un entorno que alimente los sentidos. No es solo sexo, debes poner tus cinco sentidos en todo lo que haces.

Por dónde empezar

Tú decides si comienzas por experimentar placer sexual o al revés, desarrollar una conciencia sensorial diaria para llevártela a la cama. Da lo mismo, no hay una fórmula. El caso es cumplir con tu propósito por el simple hecho de existir: sentir. Y sentir bonito.

Rediseñando el autoerotismo

Seguro que cuando hablo de darte placer piensas en masturbación. Pues no, o no únicamente. No hablamos solo de manipulación genital, sino de un estilo de vida y un “estilo de cama”.

Tu cuerpo pide comodidad

Nadie puede tener un triple orgasmo o generar la idea creativa del siglo si su cuerpo no está cómodo. No es solo la postura de tu cuerpo o una sensación física sino algo más general, cómo te percibes respecto a tu entorno, a las personas con las que contactas y al sentir de ti misma. Si tu pareja sexual no te hace sentir bien contigo misma, no tendrás una vivencia sexual plena.

Necesitas sentirte bien en tu piel

El poder de darte placer

Nadie te pide que escapes de tus responsabilidades, pero te aseguro que lo mismo que haces en tu rutina diaria se puede modificar aquí y allá para que te resulte mucho más agradable.

Céntrate en ti y no olvides qué te da placer

A veces llevamos la mente a aspectos del encuentro sexual como que dure más, la postura… y no a lo que es tu principal vía hacia el orgasmo: el clítoris. Siempre que la postura te lo permita, masajea tú misma tu clítoris con los dedos lubricados o con un juguete que vibre.

Descubre qué es lo que te gusta

Jugar con tu pareja

Recostada, pon varios almohadones debajo de las nalgas, y pídele a él que te penetre y se mueva poco o nada. Coloca el vibrador primero sobre tu monte de Venus para que vaya enviando las señales, recorre tus labios mayores y menores hasta que le dejes hacer su trabajo sobre el clítoris. Eso, junto a sentir tu vagina ocupada por su pene, hará que la sensación orgásmica sea increíble.

Posturas que te encienden

  • Con él recostado, súbete a su pelvis. No vayas directa a la penetración. Deja un espacio entre ambos genitales para estimularos; toma incluso su pene y desliza su glande por tu vulva.
  • Si estáis, por ejemplo, en el clásico misionero, eleva tus piernas en su pecho o coloca tu pelvis sobre almohadones. Sube ambos tobillos a uno de sus hombros y después déjate caer de lado para hacer una semicuchara.
  • Que la penetración sea como a cámara lenta, hasta que llegue a tope. Columpia tu cadera adelante y atrás, como en un vaivén. Si lo hacéis con rapidez desde el inicio, bloquearéis vuestra capacidad sensorial y no disfrutaréis tanto.

Descubre qué quieres

Diversifica tu repertorio, ¿te gusta dar o recibir sexo oral? Hazlo más, o ponle toques distintos. ¿No te gusta? No lo hagas. Lo mismo para dinámicas donde incluyas cualquier novedad. Todo debe cumplir con la estrategia: poder disfrutarlo sin obligarte y rechazarlo si te incomoda.

Nunca hagas nada que te haga sentir incómoda

Busca tu “momento placer” en el día a día

Puede ser en esa ducha semanal en la que te tomas más tiempo, o cuando te quedes sola en casa. Crea una atmósfera que te apetezca, puedes poner música o escenas de pelis que te parezcan eróticas. Y desliza tus dedos por todo tu cuerpo. Usa algún juguete, un aceite de masaje… Es un momento para ti que redefinirá tu autoimagen sexual y tu creación de un repertorio sexual para cuando estés con tu pareja. Ya lo comprobarás.

Relacionados

Loading...