Sexo

Echando al reloj de la alcoba: deja de medir el placer en minutos

¿Cuánto debe durar el sexo? ¿Y los preliminares? ¿Cuántos orgasmos puedes tener? Te respondo a estas y otras dudas para que multipliques el placer en tus encuentros sexuales.

Consejos y trucos para disfrutar del sexo

¿Cuánto debería durar el sexo? Para responder a esta pregunta, antes nos surgen multitud de dudas más. ¿Con qué objetivo? ¿Para considerarlo placentero o suficiente? ¿Y suficiente según quién? Los números son algo muy personal y dependen de cada pareja. Hoy descubrirás que el reloj no es amigo del buen sexo y que lo mejor es que os toméis vuestro tiempo. Las prisas nunca fueron buenas consejeras.

¿Por qué es importante estimular el clítoris?

Si empiezas la relación sexual pensando en que quieres tener un orgasmo ya mismo, vamos mal. El orgasmo se construye por capas y lleva su tiempo. Alcanzar el orgasmo depende de muchos factores y de cómo te sientas en ese momento. No es lo mismo tener una relación sexual con alguien que conoces poco que con tu pareja, a la que tienes un gran apego. Cuanto más cercana sea la relación, mayor será la descarga de oxitocina y mejor será el orgasmo.

En el proceso del orgasmo también participan unas glándulas y neuroquímicos que envían las señales de ida y vuelta a la columna vertebral y que conseguirán que dé la explosión de placer. Además, los estímulos adecuados, ya sean de manera directa o indirecta al clítoris, son muy básicos para prepararnos para la relación sexual y el orgasmo. Recuerda que la vagina NO te llevará al orgasmo, sino que es el clítoris el responsable de catapultarte al clímax.

¿Importa el tamaño?

Es muy difícil que exista un orgasmo si no hay estimulación del clítoris. No importa cuál sea el tamaño del pene de tu pareja o cuántas horas dure la penetración. Si no hay estimulación del clítoris, te resultará muy complicado alcanzar el orgasmo. Algunas mujeres pueden lograr orgasmos exclusivamente vía penetración porque el clítoris se extiende hasta ocho centímetros en el interior y toca con la pared anterior de la vagina: la famosa zona G, donde se unen.

Por lo tanto, la talla del pene no es un determinante a la hora de alcanzar el orgasmo. Por muy grande que sea no significa que vayamos a tener una mejor relación sexual. Si la postura sexual que elegís o tu morfología no colaboran, la longitud o la anchura del pene será lo de menos.

¿Cuánto tiempo dedicar a los preliminares sexuales?

Aunque siempre os digo que los preliminares son básicos para tener una relación sexual satisfactoria, existen momentos en los que apenas necesitas un poco de estimulación. Otras veces, en cambio, agotas tu paciencia sin alcanzar el orgasmo. Depende de tu nivel de excitación y de la conexión que hayas establecido con tu pareja. Por este motivo no podemos establecer un tiempo medio para dedicar a los preliminares. Es imposible decir un número de minutos concreto en los que una mujer debe ser estimulada para alcanzar el orgasmo.

A pesar de esto, existen estudios de terapeutas sexuales que aseguran que al menos necesitamos 15 minutos de juegos previos para que nuestra vagina esté suficientemente lubricada y relajada para la penetración. A veces solo queremos algo rápido, simple y salvaje; y otras, un encuentro más profundo que dure toda la noche. ¿Ves por qué el reloj deja de ser un aliado en este caso?

¿Existe la eyaculación precoz?

Parece que el “estigma” de la eyaculación ya no está tan presente en el mundo de las relaciones sexuales, y menos mal. Hasta hace poco, a todo hombre que eyaculara antes de tres minutos una vez empezada la penetración se le tachaba de "eyaculador precoz". Por suerte, la visión y los estudios actuales han cambiado esa perspectiva. Ahora no se habla de tiempo sino de control.

Te explico, si echáis al reloj de la habitación y os enfocáis en vuestros propios tempos, todo cambiará. No existe un tiempo establecido en el que se considera que una relación sexual es satisfactoria, sino que cada pareja tiene el suyo. Lo importante es que ambos disfrutéis del encuentro y exista un control que consiga que vayáis los dos “a una”. Si ves que él está a punto de alcanzar el orgasmo y tú aún no estás lista, probad a cambiar de posición y relajaros para alargar el encuentro.

Entonces, ¿cuándo hay problemas?

El único punto en el que él debería buscar ayuda médica es si tiene una absoluta falta de control, es decir, si eyacula con un simple estímulo. Esta es una situación poco frecuente y existe terapia farmacológica para ello.

¿La penetración es el objetivo final?

Por otro lado, están las que yo llamo "vaginas precoces". Son aquellas mujeres para las que el valor de la penetración es bajo y con lo que realmente disfrutan es con los juegos, los besos y el sexo oral. La penetración pasa a un segundo plano, sería la culminación de todo el encuentro.

Incluso puede ser que si la penetración dura más de lo que necesitan se sientan doloridas, aunque no exista ningún desorden hormonal ni ginecológico y su lubricación sea perfecta y abundante. Simplemente, prefieren disfrutar de los preliminares más que de la relación sexual como tal.

Si, por el contrario, prefieres sentir la penetración durante más tiempo y él no consigue aguantar todo el rato que a ti te gustaría, puedes seguir estos consejos:

  • Pídele que aprenda a combinar sus ritmos y distancias de penetración. Es decir, que entre poco a poco, se quede un poco inmóvil y luego entre y salga de golpe, combinando a su gusto (y el tuyo) las velocidades y las entradas. Su cerebro se entrenará y tendrá mayor control eyaculatorio.
  • Cambiad la postura si ves que durará poco, un par en cada encuentro ayuda a calmar el impulso.
  • Colócate en posiciones donde tú puedas manipular la entrada, por ejemplo, sobre él. Y lleva tú el ritmo, columpiando tu cadera hacia delante y atrás, no subiendo y bajando.

Como puedes ver, la matemática del placer no existe, no se trata de coleccionar minutos sino experiencias y expresiones de tu sexualidad.

¿Cuántos orgasmos puedes tener en un mismo encuentro?

Los que tú quieras. Todas tenemos un potencial multiorgásmico, así que no hay límites para nosotras porque no tenemos periodos refractarios como ellos –tiempos entre la pérdida de erección tras eyacular y la obtención de la siguiente-.

Así que conócete y no te pongas límites ni te exijas mucho. Déjate llevar por el placer del sexo y echa al reloj de tu habitación.

Relacionados

Loading...