Cómo superar la falta de deseo sexual

Puede que, sin razón aparente, notes que no te apetece tener sexo con tu pareja. ¡Te doy las claves para remediarlo!

recuperar deseo sexual

1. Elimina el estrés

La testosterona, hormona responsable del deseo, se ve comprometida cuando produces cortisol, la del estrés. Date tiempo para respirar, priorizar y valorar lo que de veras importa.

2. Estimula el tacto

Daos la mano, acariciaos, acercad vuestros cuerpos… Un roce de piel con piel es vital. El contacto físico nos hace producir sustancias que nos encienden.

3. Búscale con la mirada

Observa a tu pareja como si no le conocieras. Cómo se comporta en una fiesta, al leer, al trabajar o vestirse. Obsérvale. Recupera esos momentos que te hacen admirarle. El deseo viene, en gran parte, de ahí.

4. Busca crear expectativas

Explícale qué os espera cuando estéis frente a frente… Usa textos con palabras picantes o vídeos mostrando una poco por aquí y allá… Esto hará que disfrutéis por adelantado de lo que vendrá.

5. Apuesta por la fantasía

El imaginario erótico es ilimitado, y un sitio seguro en el que os lo podéis permitir todo. Fantasear no necesariamente significa hacer. Convertir la fantasía en palabras ya eleva la temperatura…

6. ¡A disfrutar de la vida!

Si no experimentáis placer en el día a día –al comer, al estar con gente…–, será complejo que sintáis deseos de encuentros eróticos. Daos permiso para saborear la vida. Buscad placeres cotidianos y disfrutadlos juntos o por separado.

7. Dile lo mucho que te gusta

Sentir atracción es fruto de la química, pero también del enfoque. Centraos en las zonas del rostro o cuerpo que os agradan del otro. No olvidéis deciros cuánto os atraen esas partes.

8. A solas, no solo en la cama

Sin ruido, ni móvil, ni hijos, ni amigos. Tened al menos una vez al mes ese espacio que solo os pertenezca para deciros quiénes deseáis ser como personas y amantes.

9. Busca tu inspiración

Puede ser literatura erótica o fem-porn, o porno clásico; una peli con ese actor que te encanta; pero permítete excitarte, fantasear. Y –te lo pido– autoerotízate: date placer. Activarás tu apetito sexual.

Actualizado el

Relacionados

Loading...