Malas prácticas en restaurantes y bares: qué te pueden cobrar y qué no

No es nada raro descubrir al pedir la cuenta que nos han cobrado un extra por los cubiertos, el pan o por los cubitos. Te cuento qué deberías hacer en estas situaciones para que tus derechos como consumidora no se vean vulnerados.

malas practicas restaurantes

Quien más, quien menos, todos nos hemos sorprendido alguna vez al ver que en un bar o restaurante nos han cobrado por servicios que no sabíamos que tenían un coste extra o que, directamente, no habíamos pedido y considerábamos una cortesía por parte del establecimiento.

Ante estas situaciones, ya sea por el desconocimiento de la ley o por el apuro de reclamar al camarero, la mayoría de las personas no suele quejarse. No obstante, algunas de estas prácticas representan una vulneración de nuestros derechos esenciales como consumidores y, por lo tanto, tenemos derecho a exigir una rectificación.

A continuación, te cuento algunos conceptos legales básicos para que sepas qué debes hacer ante las malas prácticas de algunos bares y restaurantes.

Qué debes tener en cuenta al acudir a un restaurante

  • Los precios deben incluir el IVA. Imagina que, al pedir la factura, descubres que el importe final es superior al que habías calculado al pedir los platos de la carta. La explicación está en que el menú no incluía el precio final con IVA. Si te sucede esto, debes saber que puedes reclamar, porque el precio indicado por el servicio ha de ser el importe total a satisfacer por parte del cliente. Es decir, también debe incluir los impuestos.
  • Hay que informar del precio global del menú. Puede que te decidas a comer en un bar, porque el precio del menú te parece muy razonable. El problema llega cuando, al pagar, descubres que ni las bebidas ni el pan estaban incluidos y que debes pagar un suplemento extra sin que nadie te haya avisado de ello. Esto no está permitido, ya que los establecimientos deben facilitar información detallada a la clientela y especificar el precio global en la carta, los rótulos o los folletos informativos. A lo que no tienes derecho es a exigir un descuento o rebaja del menú si decides no comer alguno de los platos.
  • El uso de la terraza puede tener un coste adicional. En caso de que decidas tomarte un refresco en la terraza exterior, los establecimientos sí pueden cobrarte un suplemento. No obstante, este coste adicional debe estar bien especificado en la publicidad o la carta que se facilite. Así pues, es legal cobrar un precio diferente en función de si tomas tu consumición en la barra, la mesa o la terraza.
  • No se puede cobrar por el uso de los lavabos. En ningún caso aceptes pagar por hacer uso del baño en un bar o restaurante en el que estás tomando algo o comiendo. Es una práctica prohibida y, por tanto, no pueden exigirlo.
  • Ojo con pagar por conceptos como cubiertos o mesa. Si al repasar tu cuenta descubres un importe extra en concepto de cubiertos o mesa del que no habías sido previamente informada, tienes derecho a reclamar al restaurante. Tampoco pueden cobrarte en ningún caso servicios que no hayas solicitado expresamente y que el establecimiento te haya ofrecido como cortesía, como puede ser un aperitivo o una copa de cava.
  • Los horarios deben respetarse. Quizá en alguna ocasión te hayan invitado amablemente a abandonar el restaurante porque quieren empezar a cerrar, a pesar de que quedan más de 30 minutos para la hora del cierre. Debes saber que los establecimientos de restauración deben informar claramente de los horarios de atención al público y respetarlos.
  • La cuenta debe especificar los diferentes conceptos. En la factura o el ticket de caja se debe indicar los distintos conceptos con sus respectivos precios por separado y de forma desglosada, especificando también los impuestos aplicables y otros gastos adicionales.

¿Cuándo debo pedir el libro de reclamaciones?

En caso de que el bar o el restaurante haya realizado alguna de estas prácticas abusivas y ante tu queja no quiera reparar el error, puedes pedir la hoja de reclamaciones para dejar constancia de ello. Posteriormente, deberás entregar la copia pertinente a la Oficina Municipal de Información al Consumidor de tu Ayuntamiento.

Debes saber que todos los establecimientos están obligados a informar oportunamente a los consumidores de que disponen de libro de reclamaciones y que tienen que entregarlo al acto en el momento en que los clientes lo soliciten.

Si se negaran a ello, debes llamar a la Policía Local para que se persone y levante un Acta de Inspección de los hechos con la finalidad de iniciar un procedimiento sancionador contra el restaurante.

Relacionados

Loading...