Infracciones de tráfico por las que te pueden multar y no lo sabías...

Para evitar sorpresas, te cuento algunos hábitos muy comunes a la hora de conducir y por los que te pueden multar.

multas infracciones de tráfico

A pesar de que el carnet por puntos ha hecho aumentar la concienciación al volante, aún hay infracciones de tráfico que resultan desconocidas para la mayoría de las personas y que pueden comportar multas económicas y la pérdida de puntos. Te cuento algunas de las más habituales.

A estas alturas, seguramente te pones el cinturón de seguridad nada más subir al coche y activas el manos libres si tienes que hablar por teléfono. Del mismo modo, te abstienes de beber si sabes que tienes que conducir en las próximas horas y respetas los límites de velocidad establecidos.

Sin embargo, puede que te guste conducir descalza en verano porque te molesta hacerlo con sandalias, que aproveches los semáforos en rojo para retocar tu maquillaje o peinarte, desayunes a lo largo del trayecto o tengas la costumbre de apoyar tu codo izquierdo en la ventanilla bajada. En tal caso, tienes que saber que todos estos hábitos, en un momento dado, pueden interpretarse como una conducción de riesgo y, por tanto, puedes ser multada por ello.

¿Te gusta conducir descalza? ¿Aprovechas para desayunar de camino al trabajo? Ojo...

Si bien es cierto que estas sanciones son poco habituales y que la Ley de Tráfico no las castiga expresamente, debes tratar de evitarlas para eludir multas, pero sobre todo para prevenir posibles accidentes por culpa de distracciones al volante. Lo mismo que si tienes uno de los brazos o las piernas escayolados.

Prácticas por las que te pueden multar, sí o sí

Por otra parte, hay prácticas que sí están penadas específicamente por la Ley de Tráfico y que, a pesar de ello, siguen siendo muy frecuentes entre los conductores. Probablemente porque la gran mayoría desconoce que son infracciones y que están castigadas con sanciones económicas. Se trata, por ejemplo, del uso indebido del claxon y de conducir por el carril izquierdo cuando el de la derecha está libre. Concretamente, lo primero puede sancionarse con 100 euros de multa, y lo segundo, con 200 euros. Así pues, no recurras a la bocina a la primera de cambio y utiliza el carril izquierdo tan solo para adelantar. Finalmente, son bastante habituales las sanciones por mal estacionamiento como consecuencia del desconocimiento de algunas de las señales.

Si no quieres que te multen, utiliza el carril izquierdo solo para adelantar

Del mismo modo, debes saber que está prohibido tener instalado un inhibidor de radares en el coche y que, además, esta infracción es la más cara de todas: se sanciona con 6.000 euros y la retirada de seis puntos.

¿Hay posibilidades de recurrir las multas?

Siempre es posible presentar alegaciones en contra de una multa de tráfico. No obstante, hay que valorar muy bien las razones, pues el solo hecho de presentarlas ya supone renunciar a la bonificación del 50% del importe de la sanción por pronto pago.

Asimismo, debes tener presente que la ley establece que la palabra de un agente encargado de la vigilancia del tráfico se tomará como cierta salvo que la persona denunciada pueda demostrar lo contrario. Y es aquí donde reside el problema, porque es muy complicado disponer de pruebas que puedan rebatir la palabra del agente.

La palabra de un agente se tomará como cierta a menos que la persona denunciada pueda demostrar lo contrario

En caso de una multa por mal estacionamiento, por ejemplo, podemos hacer una fotografía del lugar de la denuncia para acreditar nuestra versión o aportar la declaración de un testigo. Si se trata de una multa por exceso de velocidad, en cambio, habrá que atender a las pruebas que nos aportan, como la fotografía captada por el radar o que sea correcto el certificado de homologación y verificación periódica del aparato. Respecto a los casos de sanciones por alcoholemia, deberemos comprobar que las pruebas se han realizado correctamente y que el etilómetro está homologado y con la revisión en vigor.

En cuanto a la forma, las alegaciones únicamente serán viables en caso de que la denuncia esté incompleta o alguno de los datos que contenga sea incorrecto (fecha, lugar, matrícula, etc.). También podemos recurrir si identificamos algún error en la tramitación del expediente por parte de la Administración. Algunos ejemplos serían la prescripción de la infracción, la caducidad del expediente o un error en las notificaciones practicadas.

En caso de duda, lo más práctico y eficaz es consultar cada caso en concreto con un experto que nos indique cómo y cuándo podemos recurrir la multa y nuestras posibilidades de éxito.

Relacionados

Loading...