Salud

Reclamar es un derecho

¿Víctima de una negligencia médica? Descubre qué puedes hacer

Si tú o alguien de tu familia sois víctimas de una negligencia médica, te contamos si es mejor presentar una demanda civil o penal, cómo acreditar que ha habido mala praxis, cuál es el plazo para reclamar, etc.

negligencia medica chica preocupada

Es muy difícil conocer cuántas negligencias médicas se cometen en España, porque solo se registran si hay una denuncia. En 2015 el Defensor del Paciente de España registró 806 notificaciones de muertes atribuidas a una negligencia médica; y en 2014 recibió un total de 14.430 denuncias por negligencias médicas. Si tú crees que has sido víctima de una negligencia médica, te contamos qué puedes hacer, si es mejor poner una demanda civil, penal o si tiene que ser por la vía contencioso-administrativa, cómo demostrar una mala praxis médica, cuál es el plazo para reclamar, etc.

QUÉ SE CONSIDERA UNA NEGLIGENCIA MÉDICA

Estamos ante un error cuando el tratamiento no es el adecuado y provoca lesión al paciente, cuando se ha dejado de actuar o no se ha informado bien. Esa lesión puede ser física o psicológica y la responsabilidad puede recaer sobre cualquier profesional sanitario.

Los casos más habituales son los siguientes:

  • Mal diagnóstico.
  • No realizar un seguimiento adecuado tras la operación.
  • Insuficiente protección ante un tratamiento agresivo.
  • Altas médicas prematuras o tardías.
  • Olvido de material quirúrgico.

¿VÍCTIMA DE UN ERROR MÉDICO? ESTO ES LO PRIMERO QUE DEBES HACER

En primer lugar, debes hacer acopio de toda la información médica de que dispongas e incluso exigir dicha documentación en el centro médico.

Asimismo, será conveniente contar con el testimonio de otros pacientes o testigos que tengas de los hechos (compañeros de habitación, por ejemplo).

Tras ello, y con la sospecha de haber sido víctima de una negligencia médica, sería conveniente contactar con un abogado especializado en estos temas. Será él quien determinará si efectivamente hay una negligencia en la práctica médica y, si la hay, por qué vía debe hacerse la reclamación.

Existen tres vías para realizar una reclamación por negligencia médica: la penal, la civil y la contencioso-administrativa.

negligencia medica

LA VÍA PENAL

Se puede iniciar por una denuncia sencilla exponiendo los hechos y dirigiéndola contra el facultativo responsable, o bien contra el centro sanitario. En esta denuncia deberemos aportar la información médica que tengamos, como es el parte inicial de antes de la lesión y el del estado actual del paciente.

Qué hace el juzgado

El juzgado abrirá el expediente y citará al lesionado para que sea visitado por el médico del juzgado (el médico forense), quien hará un informe en el que constará la lesión, los días necesarios para la recuperación y las secuelas que puedan quedar.

En caso de que el error haya llevado al fallecimiento del paciente, el familiar más cercano puede pedir una autopsia a través de un médico (las autopsias solo puede pedirlas un doctor autorizado por la familia). Los resultados de esa autopsia nos dirán la causa del fallecimiento y nos facilitarán o no el camino para interponer la reclamación contra el causante de ese error.

Si se confirma el error

Si el forense confirma nuestra denuncia y resulta que sí que existe lesión producida por error médico, nos convocarán a juicio contra el responsable. En ese juicio, aparte de la condena penal (el tiempo de cárcel o de prohibición para ejercer su actividad), se exigirá una indemnización por las lesiones (ya sean físicas o psicológicas). Esas lesiones deberán haber sido reflejadas por el médico forense y nuestro abogado nos dirá cuánto podemos exigir.

Por qué escoger la vía penal

Generalmente, la vía penal es la que utilizará tu abogado cuando el resultado del error haya sido una lesión grave o un fallecimiento, ya que esta vía es rápida y económica.

Qué podemos lograr con ella

Con ella buscaremos la pena de prisión o inhabilitación para el profesional médico responsable, además de poder exigir una indemnización.

¿Solo contra el médico?

Puede ponerse contra un centro público o privado y el primer paso será poner la denuncia.

Cuál es el plazo para reclamar

Si se trata de un delito, el tiempo que tenemos para ponerla es de 3 años. Si se tratase de una falta (los daños son menores y no necesitan tratamiento médico), el plazo sería de seis meses.

Ventajas de la vía penal

Aunque pierdas y absuelvan al acusado, es muy raro que el juez te haga pagar los gastos del juicio (la denuncia ha de ser considerada muy temeraria).

Tampoco suele ser necesaria la contratación e intervención de médicos para que declaren a nuestro favor. La comprobación de la documentación médica y la revisión del caso recae en el médico forense del juzgado.

Inconvenientes de la vía penal

El fuerte corporativismo que existe en el sector médico, así como la general reticencia de los jueces a la hora de condenar penalmente a un facultativo.

como evitar negligencia médica medico enfermera

LA VÍA CIVIL

Para casos más leves se suele optar por la vía civil, que si bien es la más cara, también es la más eficaz.

Por qué escoger la vía civil

Esta vía, en principio, queda reservada para aquellos resultados médicos no deseados en los que o bien las lesiones no tienen tanta importancia como para abrir un procedimiento penal, o no se busca la condena penal del profesional sanitario responsable.

Qué podemos lograr con ella

Es un procedimiento legal en el que se busca únicamente la compensación económica del paciente a través de una demanda contra el profesional sanitario, el centro médico o incluso directamente contra la aseguradora responsable del profesional sanitario.

Ventajas de la vía civil

Esta vía recoge el mayor número de sentencias favorables para el paciente y suele ser la más utilizada en la sanidad privada.

Inconveniente de la vía civil

El inconveniente es que es un procedimiento mucho más caro que el penal, ya que implica una provisión de fondos, es decir, adelantar dinero, al abogado y al procurador (necesarios, obligatoriamente), así como el pago al perito médico particular que deberemos contratar para que nos haga el informe y para que más adelante vaya a declarar durante el juicio.

Estos gastos, por supuesto, tampoco garantizan el que ganemos el juicio. Es más, podemos encontrarnos también con la desagradable sorpresa de que, tras haber perdido el juicio, nos veamos obligados a pagar las gastos judiciales del contrario, lo que provocaría un nefasto resultado en nuestra economía.

Estos gastos judiciales pueden suponer aproximadamente un tercio de lo que solicitemos en la demanda. Por ello hay que ser cauto a la hora de interponer una demanda por negligencia médica, porque los resultados pueden ser desastrosos.

negligencia medica chica ordenador

LA VÍA CONTENCIOSO-ADMINISTRATIVA

Esta opción resulta la menos efectiva y la más desesperante, porque puede demorarse unos 4 o 5 años.

Por qué escoger la vía contencioso-administrativa

Pues porque si el error se ha cometido en un hospital público, un ambulatorio o un centro participado (aunque sea mínimamente) por cualquier Administración, es la única vía.

Qué debemos hacer

Se empieza por reclamar al servicio de atención al paciente del hospital. Si no contestan o la respuesta no nos satisface, podremos poner una reclamación administrativa. El hospital puede negar su responsabilidad y a partir de ahí se inicia una demanda con la participación obligatoria de abogado, procurador y el indispensable peritaje médico.

Qué puede pasar

La Administración tiene todo el tiempo del mundo para recurrir. Es decir, de 3 a 7 años de tramitación. Aunque hay “triquiñuelas” legales para evitarlo, como saltarte a la Administración y demandar directamente al seguro del centro sanitario.

Para los casos en los que la atención inadecuada o la información incompleta nos la hayan dado en un centro público, la vía más apropiada es la contencioso-administrativa. Es como la vía civil, pero en lugar de un centro privado es un centro de la Administración.

En esta vía solo se puede obtener una compensación económica y no se ejerce acción alguna contra el médico responsable.

Ventajas de la vía contencioso-administrativa

El procedimiento se inicia con una reclamación contra la Administración por responsabilidad y no tienes que pagar los gastos de la Administración si pierdes. Además, si la reclamación es desestimada o, en un plazo de seis meses, la Administración no ha dictado resolución, el perjudicado tiene otros seis meses más para acudir a la vía judicial.

Inconvenientes de la vía contencioso-administrativa

El mayor es la duración del proceso, que normalmente no suele ser inferior a tres años hasta que se obtiene una sentencia.

VALORA SI TE CONVIENE DENUNCIAR O NO

Independientemente de la mejor vía para reclamar en tu caso, valora antes de lanzarte a ello y piensa en el coste económico que puede suponerte. De entrada, como mínimo, la contratación de un jurista es imprescindible en este tipo de pleitos y ninguno puede darte garantías absolutas de éxito.

Analiza qué indemnización económica podrías llegar a conseguir y compárala con los costes totales que te ocasionará la reclamación. A lo mejor llegas a la conclusión de que no te compensa ni ganando.

Incluso en un juicio civil, únicamente lograrías que la otra parte pagara tus costas si ganases al 100%, es decir, si el juez te concediese todo lo que pides. Solo que resolviera, por ejemplo, una indemnización un euro menor de lo que solicitabas, tus costas las asumirás tú. Y, claro, también puedes perder.

CÓMO ENFRENTARTE AL CORPORATIVISMO MÉDICO

Otro elemento a tener en cuenta es la realidad de este tipo de demandas: la mayoría de veces resulta muy difícil conseguir una condena, salvo que la mala praxis sea flagrante. Son muchos los abogados dedicados a temas de responsabilidad civil y penal que apuntan a que hay corporativismo en el sector de la medicina, es decir, que se defienden en exceso entre ellos.

En la mayoría de ocasiones justifican una práctica de la que se deriva un problema de salud para el paciente en base a los porcentajes de riesgo que conlleva cualquier operación, a problemas anteriores no declarados por el enfermo... Lo mejor es que un jurista muy especializado estudie tu caso a conciencia antes de que te decidas a denunciar.

También puede suceder que el médico forense pueda tener reticencias a la hora de enjuiciar la práctica de otro profesional sanitario. Para poder “borrar” esas reticencias conviene añadir a los informes oficiales (es decir, los aportados a la denuncia) un peritaje médico propio. Se trata de un informe de un médico contratado por nosotros, en el que confirme como experto el error que se ha cometido.

EL MÉDICO ESTÁ ASEGURADO

Una ventaja importante es que todos los médicos de este país tienen la obligación de contratar, mediante una aseguradora, una póliza de responsabilidad civil que responda económicamente de los errores causados por su práctica médica, ya sea a nivel individual o bien a través de su Colegio de Médicos.

¿NO SABES A QUIÉN DIRIGIRTE? AQUÍ TIENES TELÉFONOS

Y si quieres saber qué puedes hacer tú, dentro de tus posibilidades, para evitar un error médico, te lo contamos.

Relacionados

Loading...