Salud

Adiós astenia primaveral

Recupera tu energía sin medicamentos ¡y en tan solo dos semanas!

¿Fatigada, decaída, con sueño y de mal humor? La llegada de la primavera suele traer consigo alguno de estos síntomas. Con nuestro plan antifatiga volverás a sentirte llena de energía y a punto para la primavera.

chica sonriente combatir cansancio

Después de superar los meses de frío puede que notes que a tu cuerpo le cuesta adaptarse a la nueva estación. A pesar de que las temperaturas son más agradables, tenemos más horas de sol y en general, parece que todo el mundo está más feliz, puede que te invada una sensación de apatía, tristeza o irritabilidad. ¿No sabes qué te pasa? Nosotras sí y además, tiene nombre y apellido: astenia primaveral.

La astenia primaveral afecta más a mujeres de entre 20 y 50 años

El cambio de temperatura, humedad y el aumento de luminosidad altera nuestros biorritmos. Se reduce el nivel en sangre de betaendorfinas, unas sustancias que regulan nuestro bienestar, y feniletilaminas, de efecto euforizante.

La buena noticia es que este trastorno tiene fácil solución y no pasa por tomar medicamentos. Solo necesitas dos semanas y hacer unos pequeños cambios en tus hábitos y actitud, debes descansar más y mejor y reforzar tu alimentación. Con el plan antifatiga que te proponemos a continuación recuperarás toda la energía que creías perdida. Dile adiós a la astenia y prepárate para empezar la primavera con las pilas cargadas.

No es una enfermedad y no es necesario tomar fármacos de ningún tipo

1. El café, en una terracita con sol

En primavera tenemos más horas de sol así que aprovecha cualquier momentito para ponerte al sol. Exponerte a sus rayos aumentará tus reservas de vitamina D, una barrera contra la debilidad, el cansancio y las jaquecas. Si después de comer tienes un rato libre, tómate el café en una terraza o sal a dar un mini paseo para recargar pilas para el resto del día. Estar al aire libre hará que estés mucho más feliz.

2. Gym, lo que cansa ¡es no ir!

Vale, cuesta coger la bolsa e ir hasta allí, pero si escoges una actividad que te motive, ¡todo son beneficios! Hacer deporte multiplica tu energía al activar la circulación sanguínea y hacer que segregues más endorfinas, que aportan sensación de bienestar y vitalidad. En cambio, calentar el sofá lo único que hace es aumentar tu apatía. Te aseguramos que si sigues estos consejos el gimnasio dejará de ser un suplicio.

3. Estiramientos día y noche

Los estiramientos evitan que el estrés se acumule en tus músculos y provoque dolor, cansancio corporal y agujetas. Puedes empezar el día con un saludo al sol, típico del yoga, o simplemente desperezándote a conciencia en la cama y luego, de pie, elevar los brazos como queriendo tocar el techo. Y por la noche, antes de meterte en la cama, repítelos. Además, si practicas actividades relajantes conseguirás reactivar y despejar tu mente.

4. Establecer un horario

La llegada del buen tiempo puede llevarte a alterar tus horas de sueño o a llevar un mayor desorden en tus comidas cuando lo que tienes que hacer es todo lo contrario. Márcate un horario saludable y cúmplelo. Procura acostarte y levantarte cada día a la misma hora, adelantando la cena todo lo que puedas para dormir más y mejor.

Para dormir bien, no trabajes hasta más tarde de las 9 de la noche

5. Ritual para conciliar el sueño

Y como no solo es importante meterte antes en la cama, también lo es cerrar los ojos pronto. Para conseguirlo, encuentra un ritual que te ayude a dormir fácilmente. Puede consistir en una ducha caliente, un rato de lectura (mejor si no es muy adictiva), música suave y luces tenues que ayuden a segregar melatonina y a caer en brazos de Morfeo en un santiamén. Y no olvides que la cena es muy importante a la hora de favorecer el sueño.

6. Aligerar la dieta

  • Ahora, nuestro cuerpo necesita menos calorías ya que no debe hacer frente al frío pero si más sales minerales. Es el momento de aprovechar las frutas y verduras de temporada, y mejor si las tomamos crudas, evitando que los nutrientes se pierdan en el proceso de cocción.
  • Otros aliados son el pescado, las legumbres y los cereales integrales, ricos en vitaminas del grupo B, de efecto antifatiga y potenciadores de la producción de serotonina, un neurotransmisor que incide en el estado de ánimo. Si necesitas un aporte extra de energía apuesta por los frutos secos, un complemento ideal para las ensaladas.
  • La cebolla, ajo, pimienta o el curry... estimulan la circulación y reparten mejor el oxígeno y la glucosa, combatiendo el cansancio.
  • Evita los precocinados, los procesados y la carne, sobre todo la roja. Y no olvides beber mucho, tanto agua como infusiones, pero no tomes más de dos tazas de café al día.

7. Desayunar: obligatorio

Un estudio americano que observó a 30.000 personas durante 15 años, concluyó que su salud y bienestar dependían de siete factores y uno era desayunar. Cereales, lácteos y fruta es la combinación estrella. Los cereales sin azucarar, como los copos de avena, reducen el nivel de cortisol, la hormona del estrés, un potente ladrón de energía.

8. Di sí a la fitoterapia

Algunos complementos dietéticos o plantas medicinales pueden ayudarte a recuperar la energía perdida. La jalea real, por ejemplo, tiene un efecto reconstituyente, el polen es vigorizante, la levadura de cerveza ayuda a paliar el cansancio y el ginseng estimula nuestro sistema nervioso, aumentando nuestra resistencia al estrés. Evita tomar suplementos vitamínicos o hazlo, siempre bajo la supervisión de un especialista, en casos puntuales.

9. Personalizar un "kit de la risa"

Nada como reír a mandíbula batiente para liberar endorfinas que nos hagan sentir bien. La risa nos permite mejorar el estado de ánimo casi automáticamente. Pon una sonrisa en tus labios e intenta mantener una actitud abierta. El resto vendrá solo. Cuando algo nos hace gracia nos reímos, pero está demostrado que el proceso también se produce a la inversa, cuando sonreímos es más fácil que algo nos produzca risa. Prepara tu “kit de la risa”: una comedia de la tele, jugar con la familia, quedar con amigos... ¡Todo vale!

10. Salir guapa de casa

Por cansada que estés, no descuides tu aspecto. Verte guapa produce el llamado “efecto halo”, que amplía el sentimiento positivo que genera tu imagen, sintiéndote más fuerte y vital. Aplica estos pequeños trucos mágicos de belleza o hazte un cambio de look, ¡todo suma!

Si te agotan los nervios, cierra los ojos y visualiza un lugar que asocies a la calma durante unos minutos

11. Escuchar música

Actualiza tu lista de reproducción. Oír música aporta bienestar al producir secreción de dopamina, la hormona del placer. Y si te gusta la lectura, un buen libro también te ayudará a estar más feliz. Descubre nuestros libros favoritos ¡y a disfrutar!

12. Perfumarse con cítricos

Según un estudio de la Universidad de Ohio (EE. UU.), los aromas cítricos levantan el ánimo. ¿Por qué no incorporarlos a tu colonia habitual?

Relacionados

Loading...