Salud

¡Esto te interesa!

Tengo un bulto en la axila, ¿es algo grave?

Descubrir un bulto en la axila suele alarmarnos. Sin embargo, puede deberse a muchas causas y la mayoría no son graves. Averigua si tienes razones para preocuparte o no.

tengo un bulto axila

Reconozcámoslo, el simple hecho de pensar en un bulto en la axila nos pone la piel de gallina. En muchos casos las causas que lo provocan no son graves, pero en otros puede que tengas que vigilarlo más de cerca.

Entonces, ¿qué debes hacer si has encontrado un bulto en tu axila? Antes de preocuparte, acude a tu médico para que, además de la historia clínica, te haga una cuidadosa exploración física. Según su valoración, puede solicitarte una analítica de sangre y, en el caso de las mujeres, una mamografía. Si no se ha podido llegar a un diagnóstico o se sospecha que el origen de la inflamación es maligno, suele ser necesaria una biopsia del ganglio.

Si encuentras un bulto en tu axila acude a tu médico para que lo valore

¿Cuál es la causa más común?

Lo más probable es que se trate de un forúnculo, es decir, una infección del folículo piloso, o de una hidradenitis, inflamación de las glándulas sudoríparas. Ambos son procesos muy identificables en una exploración clínica. En el caso del forúnculo, su tratamiento es claro: se empieza con pomadas desinfectantes y compresas calientes; puede que se precisen antibióticos e incluso, en algunos casos, es necesaria una incisión con bisturí para facilitar la salida del pus.

También puede deberse a la inflamación de un ganglio linfático. En este caso será necesario analizar su origen, ya que puede deberse a una enfermedad grave.

Puede deberse a una infección del folículo piloso o una hidradenitis

¿Qué son los ganglios linfáticos y qué función tienen?

Son estructuras pequeñas en forma de nódulos que se encuentran en los vasos linfáticos y que, como todo el sistema linfático, participan en la defensa del organismo. La función de los ganglios linfáticos es filtrar el líquido linfático o linfa, recoger y destruir microorganismos como bacterias y virus.

¿Por qué se inflaman?

Cuando el cuerpo está luchando contra una infección, los linfocitos (células del sistema inmunitario) presentes en el interior de los ganglios se multiplican rápidamente y los ganglios se inflaman. Pero estos también pueden aumentar de tamaño cuando contienen metástasis de células cancerosas.

Y en el caso concreto de los ganglios de las axilas...

Pueden hincharse por una inflamación en el brazo o en la mama, pero también ser síntoma de cáncer de mama o linfoma. Aunque en la mayoría de las ocasiones, la inflamación se debe a procesos inofensivos y no debes preocuparte. Como hemos dicho, lo mejor es que acudas directamente a tu médico.

Puede ser una inflamación en el brazo o la mama, o ser síntoma de cáncer

¿Es importante el tamaño que tiene el ganglio?

El tamaño es variable y no hay que tener solo este elemento en cuenta, sino también dónde está. En personas sanas, el tamaño puede variar de 0,5 a 1 cm de diámetro, aunque los ganglios situados en la ingle pueden llegar a tener 2 cm y eso no siempre implica que haya un problema.

En cambio, un ganglio en el cuello que es palpable es siempre signo de que existe un problema. Y los ganglios de la axila solo se consideran problemáticos en caso de que superen 1 cm de diámetro.

¿Y si duelen? ¿Y si no?

Los síntomas de los ganglios linfáticos inflamados son muy variables, ya que a veces son dolorosos y otras no. A menudo se asocia una inflamación repentina y dolorosa de los ganglios linfáticos con una causa infecciosa; y la hinchazón lenta e indolora, con un cáncer o un tumor. Sin embargo, no siempre existe esta concordancia entre dolor del ganglio y gravedad o levedad de la causa, por lo que no se puede considerar el dolor como un buen criterio para discriminar entre benignidad y malignidad.

El dolor no es un buen criterio para identificar la benignidad o malignidad de la inflamación

¿Y si son duros o blandos?

Los ganglios inflamados blandos suelen deberse a una infección. Mientras que los de consistencia dura son propios de las metástasis de cáncer. Aparte, los ganglios que se pueden mover suelen estar asociados a infecciones, y aquellos que están fijos, anclados en el tejido, a procesos cancerosos.

¿La edad tiene algo que ver?

La edad es el factor de pronóstico más importante en cuanto a la probabilidad de benignidad o malignidad. En gente joven, las causas suelen ser infecciosas o benignas. En cambio, a partir de los 40-50 años, aumenta la incidencia de enfermedades malignas.

¿Tengo que prestar atención a la aparición de otros síntomas?

Sí, porque pueden darnos pistas para realizar un diagnóstico y poder determinar cuál es la causa de la inflamación del ganglio. Por ejemplo, si además de inflamado también duele, es blando y móvil y se presentan síntomas como dolor de oído, dolor al tragar, rinitis o lesiones cutáneas, entonces es muy probable que la causa sea de origen infeccioso.

En cambio, si el paciente es joven y presenta ganglios inflamados que no duelen y van acompañados de fiebre, sudoración nocturna, picor, pérdida de peso inexplicable y cansancio, son síntomas de un posible linfoma Hodgkin.

Relacionados

Loading...