Salud

Súper truco

¿Sabes tomarte el pulso? Mira qué fácil con este truco

Te contamos cómo hacerlo, cómo saber cuándo es normal y en qué situaciones es recomendable ir al médico.

como tomar pulso cuidar corazon

¿Se te acelera el corazón? ¿Notas palpitaciones? ¿No sabes si tu pulso es normal o está disparado? ¿Quieres entrenar sin pasar de determinadas pulsaciones? Pues hay una forma muy fácil de tomarte el pulso en cualquier lugar sin necesidad de recurrir a complejos instrumentos.

Dónde tomar el pulso

Aunque es posible tomarlo en cualquier sitio por donde pase una arteria y pueda ser presionada sobre un hueso o músculo, los dos lugares más habituales son el cuello y la muñeca. Pero te recomendamos que lo tomes en el cuello, porque la arteria es más grande y, por lo tanto, más fácil de notar.

Cómo tomar el pulso paso a paso

  • Para saber cuál es tu ritmo cardiaco normal en reposo, antes de medirlo debes estar tranquila, relajada y sin haber hecho ejercicio físico previamente, para que la medición resulte fiable. Un truco para conseguirlo es estirarte un minuto antes de llevar a cabo la medición. Y no olvides tener un reloj o un cronómetro a mano para poder contar el tiempo.
  • En primer lugar, coloca el dedo índice y el corazón –nunca el pulgar porque tiene su propio pulso– sobre el cuello, justo bajo el mentón. Luego, presiónalo ligeramente, sin comprimirlo, hasta que notes los latidos. Si lo hicieras demasiado fuerte, podrías estimular un mecanismo reflejo que provoca que tu corazón vaya más lento y alterar el resultado real.
  • Para medirlo, cuenta los latidos durante 30 segundos y multiplica el número total de latidos por 2 (o cuenta los latidos durante 15 segundos y multiplica por 4). La cifra resultante es la de tus pulsaciones por minuto, que es lo que denominamos pulso.

Es normal cuando...

Aunque depende de muchos factores, por regla general se considera que el pulso es normal cuando en reposo se encuentra entre las 60 y las 100 pulsaciones por minuto en el caso de los adultos. Y entre las 70 y las 100, en el de los menores de 18 años. Aun así, puede haber situaciones, como las de estrés o angustia, que aceleren el ritmo cardiaco momentáneamente.

Ve al médico...

Si tu pulso en reposo alcanza o sobrepasa las 120 pulsaciones por minuto o son más bajas de 45, consúltalo con tu médico. Si observas que además tus pulsaciones son irregulares (diferentes intervalos entre pulsación y pulsación), busca asistencia médica tan pronto como te sea posible.

¿Quieres medir tu pulso durante el ejercicio?

No es necesario que te tumbes durante un minuto ni que te relajes. Al contrario, si lo que deseas es conocer tu ritmo cardiaco durante el ejercicio, debes tomarte el pulso durante la práctica del mismo. En este caso lo que te interesa es conocer la frecuencia máxima que puedes alcanzar durante el ejercicio y esta depende de tu edad, sexo y estado físico.

Lo más recomendable antes de empezar cualquier actividad, sobre todo cardiovascular y si nunca has realizado deporte, es que te sometas a una prueba de esfuerzo y sea un profesional de la salud quien determine tu nivel óptimo de pulsaciones personalizado. Con ello no solo garantizarás que tu corazón no se resienta con el esfuerzo, sino que además podrás multiplicar los efectos beneficiosos del ejercicio que realices.

Relacionados

Loading...