Salud

Así de fácil

27 recetas del médico para estar sana, fuerte y feliz todo el año

Leer un libro, darte un masaje o comer pistachos son "tratamientos" avalados por la ciencia que el médico todavía no receta, aunque debería.

recetas médico estar sana fuerte feliz

Aunque estas 27 "recetas" que te proponemos a continuación no están recetadas (aún) por el médico, son ideales para cuidar de tu salud y ahorrarte tiempo y dinero en pastillas. Miniconsejos que puedes aplicar a partir de ya y que no te costarán mucho esfuerzo.

Para tener más energía y llegar a todo

1. Empieza el día con una ducha fría

Según la Sociedad Española del Sueño, lo ideal para tener energía desde primera hora de la mañana es una ducha de agua fría o templada (de 24 a 30 grados). De esta forma, activarás las terminaciones nerviosas de tu piel y harás que tu corazón lata más deprisa. Además, según la psicóloga Shelley Carson, autora del libro Tu cerebro creativo y profesora de Psicología en la Universidad de Harvard (EE. UU.), una ducha antes de ir a la oficina hará que tus procesos cognitivos se relajen y surjan ideas mucho más interesantes.

2. Tonifícate con jengibre

Tiene un sabor muy particular, pero es perfecto para estimularte y darte energía. Si quieres beneficiarte de sus propiedades tómalo en infusión, calentando un vaso de agua y sumergiendo en ella una rodaja de jengibre (aunque puedes añadirlo a un té verde, por ejemplo). También puedes tomarlo en ensalada, rallando una raíz de jengibre y mezclándola con la vinagreta. Además, en aquellos momentos en los que las temperaturas son bajas, el jengibre te ayudará a combatir los resfriados.

3. Desestrésate con acerola

Combate el bajón provocado por el nerviosismo. La clave está en que la acerola tiene entre 30 y 40 veces más vitamina C que una naranja, y la vitamina C favorece la producción de hormonas antiestrés. En España es difícil encontrarla en el mercado, pero sí la hay en comprimidos.

4. Recupera la fuerza con magnesio

Este mineral es fundamental para tener “las pilas” siempre cargadas. A pesar de su importancia, se calcula que un 75% de la población tiene déficit de magnesio. Para evitarlo, toma dátiles, albaricoques y frutos secos como nueces, almendras o pistachos, que son buenas fuentes de este mineral. Si es en comprimidos, toma de 300 a 400 mg de sales de citrato o cloruro de magnesio al día.

5. ¿Estás de bajón? ¿Y si es por hambre?

Cuando pasas mucho rato sin comer se produce una bajada de glucosa en sangre que provoca una sensación de fatiga. Por eso es importante que comas al menos 5 o 6 veces al día, dejando dos o tres horas entre una comida y otra, lo que viene a ser 3 comidas principales y 2 o 3 tentempiés. Por otro lado, para que la digestión no te robe energía, evita hacer comidas muy copiosas, que luego provocan una sensación de sopor.

6. Duerme bien con dos kiwis diarios

Un estudio de la Universidad de Taipei (Taiwán) demuestra que aquellas mujeres que toman dos kiwis diarios una hora antes de irse a dormir durante un mes concilian el sueño hasta 15 minutos antes que aquellas que no lo han hecho. Todavía tienen que acabar de comprobar cuál es el secreto de esta fruta, pero los investigadores creen que podría deberse a sus altos niveles de serotonina combinados con su capacidad antioxidante.

7. ¡No te olvides del sol!

Es cierto que cuando estamos inmersos en nuestra rutina diaria no es tan fácil tomar el sol, pero siempre puedes ponerte 10 minutos en algún momento del día. La exposición a los rayos del sol aumenta tus niveles de serotonina, un neurotransmisor que nos mantiene despiertas y animadas, y de vitamina D, que se sintetiza casi exclusivamente a través de la piel cuando esta se expone al sol y que es una barrera contra la debilidad.

8. Levántate al sonar el despertador

No te hagas la remolona y salta de la cama en cuanto oigas el despertador. Según algunos estudios, atrasarlo para dormir unos minutos más hace que tu cuerpo entre en un nuevo ciclo de sueño sin poder llegar a completarlo. El resultado: te sientes cansada durante todo el día. Si estás acostumbrada a retrasarlo, déjalo lejos de tu alcance para tener que levantarte y así evitar caer en la trampa de los 5 minutos más.

9. Acupuntura para estar pletórica

Un estudio de la Universidad de Georgetown (EE. UU.) lo deja claro: esta técnica milenaria actúa sobre los mismos mecanismos biológicos que los medicamentos utilizados para tratar el estrés o el dolor. Si no tienes ninguna dolencia concreta y lo que quieres es mantener tu buen estado de salud, la doctora Teresa Leiva, especialista en acupuntura, recomienda una sesión de acupuntura al principio de cada temporada. El acupuntor te hará un chequeo previo para detectar tus desequilibrios energéticos.

Defensas a tope

10. Busca ayuda en las abejas

Los ácidos grasos de la jalea real la convierten en un antibiótico natural perfecto para combatir resfriados o gripes. Tómala fresca o liofilizada, de 100 a 800 mg en momentos de más cansancio. Si lo prefieres, también venden la jalea real en ampollas y se recomienda tomar una al día.

11. Con açaí, fuerte como un roble

Esta joya del Amazonas refuerza el sistema nervioso y aumenta tus defensas. Tiene un sabor parecido al chocolate y es rica en vitamina C, micronutrientes como el calcio, el hierro o el magnesio, y sobre todo antioxidantes. Toma por la mañana de 400 a 1.200 mg.

12. Agua de mar y defensas

Un estudio de la Universidad de Alicante ha visto que el agua de mar microfiltrada activa el sistema inmunológico del cuerpo al aportar selenio, silicio o zinc, que tienen un efecto inmunomodulador que se suma a la acción del sodio o el cloro, fundamentales para el correcto funcionamiento de tus defensas.

13. Curcumina y olvida el síndrome premenstrual

Ni sensibilidad en los pechos, ni dolor abdominal o de cabeza, problemas para dormir, irritabilidad… antes de la regla. Despídete de ellos con curcumina. Según un estudio, tomando 100 mg de esta planta 2 veces al día, entre 7 días antes y 3 días después de la regla, reduces las molestias del síndrome premenstrual

14. Oro, cobre y plata antigripe

La combinación de estos componentes activa tu sistema inmunitario. Como es muy difícil obtener el aporte necesario de estos minerales a través de la dieta, tendrás que recurrir a los preparados homeopáticos.

15. Fortalécete con pescado y marisco

Y también con algas, tres grandes fuentes de yodo, un mineral que contribuye a estimular tu actividad tiroidea y a fortalecer tu sistema inmunológico. Además, son un alimento antifatiga, ya que contienen vitamina D, magnesio y hierro. Si quieres que tu cuerpo aproveche todos estos beneficios, la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación te recomienda que tomes 4 raciones de pescado a la semana y que 2 de ellas sean de pescado azul.

16. Taichí relajante

El estrés reduce notablemente tus defensas. La práctica diaria de taichí, como se hace en muchos países orientales, ayuda a mantenerlo a raya, porque se centra en la respiración y, como cualquier ejercicio físico, produce una liberación de endorfinas que aumenta el bienestar.

17. Cuida tu intestino

Un 80% de tus defensas se encuentran en tu intestino. Para cuidarlo, debes consumir unos 25 gramos de fibra al día (de verduras, fruta, legumbres, cereales integrales) y alimentos probióticos (yogur, chucrut, miso, tempeh, etc.).

18. Las amigas, tus “defensoras”

Según un estudio de la Academia Nacional de Ciencias de EE. UU., la soledad favorece la aparición de enfermedades. Los investigadores afirman que cuando una persona se siente sola, sus niveles de norepinefrina se disparan y el cuerpo pierde capacidad para combatir los virus. Así que las amigas son tu mejor medicina.

De un buen humor increíble

19. Mascotas antiestrés

Según la Universidad Johns Hopkins (EE. UU.), tener un animal disminuye los niveles de cortisol, la hormona del estrés, a la vez que eleva los de la oxitocina, la hormona del bienestar. Otras investigaciones apuntan a que las mascotas pueden ayudar más que los propios humanos a superar cuadros depresivos.

20. Desconecta caminando

Un estudio de la Universidad de Standford (EE. UU.) asegura que un paseo de 15 minutos mejora la salud, el estado de ánimo y aumenta tu creatividad, especialmente si lo haces rodeada de naturaleza. Llegará menos sangre a la parte del cerebro encargada de pensamientos negativos y te sentirás mucho mejor.

21. Siéntete bien con un masaje

Reserva unas horas a la semana para ir a la peluquería, renovar tu fondo de armario o darte un masaje. Cualquier propuesta es válida para librarse de la rutina del día a día. Una opción podría ser un masaje de ayurveda, que ayuda a controlar el estrés al usar plantas como la ashwagandha, conocida por ayudar a equilibrar tus niveles de nerviosismo y ansiedad.

22. Chía, la semilla de la felicidad

Prevenir la ansiedad y la depresión a través de lo que comes es más fácil de lo que imaginas. La chía es una aliada perfecta para aumentar tus niveles de serotonina, la hormona de la felicidad, y hace que te sientas mucho más alegre. Solo debes tomar entre 10 y 15 gramos diarios de chía molida.

23. Elige los mejores libros para ti

Un estudio de Hill Strategies Research afirma que más de la mitad de las personas que leen habitualmente califican su salud de buena o muy buena, frente al 44% de los que no son lectores habituales. Busca un libro que te enganche y no lo sueltes.

24. La felicidad se entrena

Según el doctor de la Clínica Mayo Amid Sood, la felicidad es un hábito que hay que trabajar cada día mediante pensamientos positivos. Para incrementar tu bienestar basta con practicar estos pasos cada día: genera emociones positivas como la gratitud, el perdón y la amabilidad.

25. Alégrate con abrazos

Los abrazos favorecen la liberación de serotonina y dopamina, sustancias que te ayudan a reducir tus niveles de estrés y te hacen sentir mucho mejor al momento. Y si no hay nadie cerca, no te cortes y autoabrázate. Tiene los mismos efectos.

26. Los cítricos mejoran tu día

Un estudio realizado por la Universidad de Ohio (EE. UU.) ha demostrado que oler cítricos puede mejorar tu estado anímico. En concreto, asegura que el olor del limón activa un neurotransmisor encargado de producir sensación de bienestar conocido como norepinefrina. Además, también reduce el cansancio y el nerviosismo.

27. Alimenta tu buen humor

Empieza la jornada tomando alimentos que contengan tirosina, que estimula la producción de neurotransmisores como la dopamina, que aportan bienestar. Los lácteos, la avena, los huevos, las legumbres o los frutos secos son algunos ejemplos de alimentos que te ponen de buen humor.

Relacionados

Loading...