Salud

No lo dejes pasar...

¿Por qué se me duerme la mano o el pie?

Aunque en la mayoría de ocasiones no tiene mayor importancia y se trata de algo esporádico, también puede ser síntoma de una dolencia más seria.

se me duerme la mano o el pie causas y como evitarlo

A todos se nos ha dormido alguna vez una mano o un pie, o hemos notado una sensación de hormigueo en ellos. El doctor Carlos Tejero, vocal de la Sociedad Española de Neurología, nos explica cuáles son las posibles causas de este entumecimiento de las extremidades y cómo podemos saber si se trata de algo más grave.

¿Cuál es la causa de que se duerman las manos o los pies?

De forma general, esa sensación de adormecimiento en alguna de las extremidades o en cualquier otra zona del cuerpo aparece porque hay alguna parte del sistema nervioso (ya sean los terminales nerviosos que tenemos en la piel, los nervios, la médula espinal, el tálamo o el cerebro) que tiene algún tipo de lesión o problema. Estos pueden ser de muy diverso tipo y afectar a una u otra zona del cuerpo. Concretar dónde se encuentra el entumecimiento constituye, de hecho, una gran pista para saber dónde está el problema.

  • Nervio comprimido entre dos superficies. Es la causa más habitual del adormecimiento. Se produce, por ejemplo, cuando hemos tenido mucho tiempo una pierna cruzada sobre otra, o hemos estado sentados encima de una pierna… Al volver a la posición normal y al cabo de poco tiempo, se recupera la sensibilidad.
  • Migraña con aura. Un adormecimiento de la mitad de la cara puede ser uno de sus primeros síntomas. Tomar un analgésico o tumbarse en la cama a oscuras puede ayudar a que el dolor no vaya a más.
  • Diabetes. Si no está diagnosticada ni controlada, puede provocar alteraciones y lesiones en los nervios que pueden manifestarse con hormigueo y entumecimiento en las extremidades.
  • Hipotiroidismo. Este provoca una ralentización del metabolismo que a su vez causa una retención de líquidos e hinchazón de los tejidos, que pueden presionar los nervios periféricos y generar entumecimiento.
  • Artritis reumatoide. El hecho de que las manos se duerman puede ser una señal de advertencia de esta enfermedad degenerativa. Suele ir acompañada de otros síntomas, como cansancio o rigidez al levantarse.
  • Tener una costilla de más. Es una causa no tan habitual ni tan conocida. Afecta aproximadamente a 1 persona de cada 500 y se conoce como “síndrome de la costilla cervical”. Es decir, la persona tiene una costilla de más que surge de la séptima vértebra cervical. Si esta comprime los vasos sanguíneos y algunos nervios puede provocar entumecimiento en las manos.
  • Una dieta muy drástica. Los nervios están protegidos por un almohadillado graso que evita su compresión. Si hay una pérdida de peso muy repentina (por dieta muy restrictiva, tumores...) esa protección disminuye, facilitando que el nervio pueda comprimirse y haga que se duerma una parte del cuerpo.

Normalmente es esporádico pero puede ser síntoma de algo más serio

CUÁNDO HAY QUE PREOCUPARSE

  • Cuando esa sensación de adormecimiento no desaparece al cabo de una hora, puede haber algún problema más serio de fondo. Puede ir desde un pinzamiento cervical, una ciática o un síndrome del túnel carpiano hasta una hernia discal o una esclerosis múltiple.
  • Otra señal de alarma tiene lugar cuando es la mitad exacta del cuerpo (mitad de la cara, brazo y/o pierna de un lado) la que se ve afectada por la sensación de adormecimiento, ya que cuando esto ocurre suele tratarse de un ictus. En este caso hay que acudir al médico con rapidez, ya que existen medidas de tratamiento para que un paciente se recupere y sobreviva sin secuelas que solamente se pueden aplicar en las 4 horas y media inmediatamente después de que comiencen los síntomas.

PREVENIR EL PROBLEMA

Dentro de las medidas que tenemos a nuestro alcance para intentar evitar el adormecimiento de alguna parte de nuestro cuerpo se encuentra el cuidar nuestros nervios. Si el cuerpo nos está mandando algún mensaje, hemos de hacerle caso y no persistir en esa circunstancia que le provoca malestar. Si vemos que se nos empieza a dormir el pie, por ejemplo, hay que cambiar de calzado, descansar o hacer algo para que eso no vaya a más, ya que tras una sensación de adormecimiento, se puede pasar a que también se vea afectada la parte motora del nervio.

En este sentido, también es importante ser cuidadosos con nuestra postura. Cualquier cosa que haga que la columna vertebral se gire de forma inadecuada o le suponga un esfuerzo excesivo (sentarse mal, dormir en una mala posición, llevar bolsos muy pesados...) puede acabar afectando al sistema nervioso y provocar un adormecimiento de alguna zona corporal.

Cuida tus nervios y evita situaciones incómodas para tu cuerpo

3 EJERCICIOS PARA ALIVIAR EL ADORMECIMIENTO

Si el entumecimiento está provocado por alguna de estas causas habituales, estos sencillos ejercicios pueden ayudarte a minimizar las molestias:

  1. Por un pinzamiento cervical. Sentada en el suelo, con las piernas cruzadas, debes inclinar la cabeza hacia el hombro derecho, aguantar unos segundos y girar la cabeza hacia atrás, como si quisieras mirar algo que queda a tu espalda. Repite lo mismo hacia el otro lado.
  2. Por síndrome del túnel carpiano. Te aliviará coger una pinza de colgar la ropa y abrirla y cerrarla despacio con el pulgar y cada uno de los otros dedos. También te ayudará apretar una pelotita de goma sin forzar demasiado.
  3. Por una ciática. Tumbada de lado en el suelo, prueba a doblar las rodillas y subirlas, acercándolas al pecho. Después, baja y estira las piernas.

Relacionados

Loading...