Salud

¡Toma nota!

11 maneras de bajar y controlar la tensión arterial de forma natural

Pasear, meditar, una dieta equilibrada y tomarte la vida de otra manera te ayudarán a tener una presión normal incluso sin medicación.

bajar y controla hipertension

Ya has tomado antihipertensivos pero tu presión sigue sin bajar. ¿Has pensado que quizá sea por el estrés que sufres? O quizá no duermes bien o tienes sobrepeso. ¿Reconoces estos síntomas? Muchos factores pueden influir en una presión alta, pero la buena noticia es que la tensión se puede controlar sin recurrir a los fármacos. Cambiando tu alimentación y tu estilo de vida podrás hacer que tu presión baje y vuelva a ser normal.

1. Relajarse para controlar la presión

Yoga, taichí, etc., son técnicas de relajación. Elige la que más vaya contigo, porque realmente pueden ayudarte a canalizar el estrés y a reducir los valores de tu tensión. Y es que cuando estamos estresados nuestro ritmo cardíaco se acelera, ya que nuestro cuerpo libera adrenalina para mantenernos en guardia. Aprende a vencer el estrés en solo 5 pasos.

2. Meditar baja la tensión

En casos de hipertensión causada por estrés, la meditación trascendental, es decir, la basada en la repetición de mantras, ha demostrado ser eficaz.

3. Escuchar música relajante

Inhala, exhala y "abre" tus oídos. Un estudio realizado por la Sociedad Estadounidense de Hipertensión concluyó que escuchar música relajante durante al menos 30 minutos, por ejemplo música clásica, mientras se realizan respiraciones ayuda a mejorar los valores de hipertensión leve.

4. Hipertensión por obesidad

La hipertensión es dos y tres veces más frecuente en personas obesas que en aquellas que se encuentran en su peso ideal. Está demostrado que las personas que padecen sobrepeso y logran quitarse 5 kilos también reducen en 4,4/3,6 mmHg su tensión arterial. Así que... ¡deshazte de esos kilos de más! Hazlo fácilmente con nuestro #RetoClara.

5. El ruido estresa

¿Te pasas horas con ruido de fondo? Si cada día estás expuesta a ruido de tráfico, del aparato de aire acondicionado, del ventilador de tu ordenador, etc,, seguro que contribuye a tu estrés. Aunque no seas consciente, el ruido te va calando, te estresa y acaba teniendo efecto en la tensión. Evítalo al máximo y, si es necesario, ponte tapones para dormir.



6. No dormir favorece la hipertensión

Dormir bien es muy importante. Cuando duermes, el corazón se relaja y tu presión baja, así que mejor no pierdas ni una hora de sueño. Un estudio realizado por la Universidad de Chicago (EE. UU.) confirma que el riesgo de hipertensión puede aumentar un 37% si se duerme una hora menos durante cinco años seguidos. Y algo parecido les sucede a las personas que sufren apnea del sueño –interrupción breve de la respiración mientras se duerme–, su riesgo de padecer de tensión alta aumenta un 30%. Descubre si tus problemas para dormir son algo pasajero o crónico, haciendo nuestro test.

7. Alimentos que bajan la tensión

A través de diversos estudios se ha demostrado que las personas que tienen niveles bajos de vitamina C tienden a tener la tensión más alta. La naranja, además de ser fuente de vitamina C, es rica en bioflavonoides, unos pigmentos antioxidantes que mejoran la permeabilidad de los capilares venosos, lo cual mejora la hipertensión.

8. Ejercicio físico para hipertensos

Practicar deporte es clave. El ejercicio puede reducir un 70% el riesgo de hipertensión. Al moverte, aunque sea andar de manera moderada, los vasos sanguíneos se ensanchan y mejora la frecuencia cardíaca. Se calcula que haciendo ejercicio aeróbico (andar, ir en bicicleta, correr) de forma habitual la presión baja 4,6 mmHg, y tomando menos sal, 3,6 mmHg. Ponte en forma sin pisar el gimnasio siguiendo estas rutinas.

9. Tomar el sol, un remedio natural

Los rayos solares te ayudan a sintetizar la vitamina D, muy necesaria para controlar la presión. Un estudio de la Universidad de Michigan (EE. UU.) demostró que las mujeres que llegaban a la menopausia con déficit de vitamina D tenían más riesgo de padecer hipertensión.

10. El estado de ánimo influye en la salud

Y en la presión arterial. Según distintos estudios, sentirse solo puede conducir a ansiedad y depresión y un estado anímico bajo, está ligado a la tensión alta. Mantén una vida social activa, te ayudará a controlar la presión. Si tus amigos de siempre tienen poca disponibilidad, amplía tu círculo de amistades. Puedes apuntarte a talleres, cursos, unirte a grupos que compartan tus intereses para conocer a gente nueva.

11. Alimentos para hipertensos

Comer sin sal. Casi lo primero que suele recomendar el médico a los pacientes con presión alta es quitarse la sal de las comidas. Sin embargo, solo 2 de cada 10 personas son sensibles a la sal y pueden llegar a mejorar con esta medida. Descubre algunos alimentos con sal oculta... ¡y evítalos! Beneficios del potasio. 
Estudios recientes recomiendan aumentar el consumo de alimentos ricos en potasio más que reducir drásticamente la sal. Los más ricos en potasio son frutas (plátano, chirimoya) y verduras (acelgas, espinacas, coles). Otros serían los lácteos, las legumbres, las setas (champiñón) y los frutos secos.

Relacionados

Loading...