Salud

Sin darte cuenta

10 hábitos "inocentes" que dañan tus huesos

Tenemos costumbres que repetimos a diario y que pueden perjudicar a nuestros huesos. Descubre cuáles son y evítalas.

hábitos que dañan los huesos

No te parecerá nada nuevo si te decimos que el calcio y la vitamina D son amigos inseparables de los huesos. Tampoco te sorprenderá si afirmamos que el tabaco, el alcohol, la falta de ejercicio físico y llevar una vida sedentaria dañan tu salud. Pero puede que sí te sorprenda saber que existen muchos hábitos aparentemente inocentes que te están perjudicando. Si quieres evitarlos, sigue leyendo...

Crujir los dedos

Reconozcámoslo, sabemos que crujir los dedos no es bueno para nuestra salud, pero como todo vicio, resulta difícil dejarlo. Si lo haces, debes saber que la repetición de este movimiento favorece la aparición de artrosis.

Evitar el sol por completo

Los rayos del sol te permiten obtener la dosis de vitamina D necesaria para fortalecer los huesos. Tómalo con precaución y hazlo durante 20 minutos al día. No esperes a exponerte al sol en verano, sino que debes hacerlo durante todo el año.

Los zapatos ajustados

Llevar un zapato demasiado ajustado, además de ocasionarte molestias, puede dañar los huesos y la piel del pie. Para evitarlo, cómprate zapatos cómodos y mejor que sean de cuero, con talón de caucho y punta ancha.

Los tacones altos

El tacón ideal es aquel que no supera los 3 cm ni tampoco es más bajo. Si utilizas tacones altos, obligas al cuerpo a desplazarse hacia delante y haces que los dedos y el antepié soporten todo el peso. En mujeres que llevan tacón muy alto son frecuentes los dolores en rodillas y columna. Y si no, mira lo que le ha pasado a Victoria Beckham, una vida de tacones le ha provocado una hernia discal y ahora siempre debe ir plana. De todas formas, si quieres saber cuáles son los tacones más cómodos mira este post.​

Cinturón muy apretado

En personas con kilos de más, el cinturón puede comprimir la zona lumbar y acabar dando molestias que lleguen a la cadera. En estos casos lo mejor es llevar tirantes.

Descansar y no hacer nada

Sabemos que cuando llega el fin de semana la necesidad de descansar es vital. Para evitar que tus huesos se resientan, lo mejor es no parar en seco, sino hacer actividades y ejercicios diferentes que consigan distraerte de la rutina.

Pasar de cero a 100

Es fatal pasar de una inactividad deportiva durante la semana a una actividad desenfrenada sábados y domingos. Lo mejor es que dosifiques el ejercicio durante toda la semana y así evitarás posibles molestias y lesiones.​

Esperar con los pies juntos

Si estás esperando a alguien, adelanta un pie y al cabo de un rato el otro, ve alternando para favorecer que el cuerpo descanse. Los pies separados a la anchura de las caderas también permiten un mejor apoyo.​

Exponerte a corrientes frías

Si sufres problemas de cervicales, evita situarte cerca de corrientes de aire, porque pueden incrementar aún más esta dolencia. Y cuando estés en reposo o sentada en una silla, intenta no encoger los hombros. Siempre que puedas mantén la espalda recta, el cuello alineado y los hombros relajados.

Correr sobre asfalto

¿Te va el running? Es un deporte fantástico, muy completo y barato. Eso sí, practícalo siempre sobre superficies intermedias. Lo ideal es en el parque, sobre tierra, en lugar de hacerlo sobre asfalto o en la arena de la playa. De esta manera evitarás que tus cartílagos se resientan y sufrir lesiones.​

Relacionados

Loading...