Salud

Rejuvenece tu motor

Plan antiedad para cuidar tu corazón

Cuida más (y mejor) tu corazón para que esté sano durante muchos más años. ¿Cómo? Revisando tus hábitos para que sean más cardiosaludables. Mira qué haces y qué sería mejor que hicieras, y quítale años a tu corazón.

¿Pasas mucho tiempo en tu sofá?

¿Pasas mucho tiempo en tu sofá?

Si tu vida es sedentaria, tu corazón está en riesgo. Piensa que el corazón es un músculo y, como cualquier otro músculo, necesita ejercitarse. Si haces demasiado "sofing" es más fácil que tengas la presión alta y problemas circulatorios.

1 / 26

¡Actívate!

¡Actívate!

Hacer 3 sesiones de 20 minutos de una actividad física intensa (caminar rápido, correr, nadar crowl…) o 4 sesiones de 30 minutos de una actividad moderada (andar a buen paso, ir en bici a menos de 6 km/h…) a la semana te ayuda a perder peso, que es causa de problemas cardiovasculares, pero, a la vez, modificas realmente tu corazón.

¿Cómo? Consigues que aumente el tamaño de sus cavidades y esto hace que bombee más sangre en cada latido. También baja el ritmo cardiaco, lo que significa que tiene que hacer menos esfuerzo para bombear la sangre.

 

2 / 26

¿Cuántas veces a la semana tomas precocinados o fast food?

¿Cuántas veces a la semana tomas precocinados o fast food?

Si la respuesta es más de una o dos… no vamos bien. La comida procesada tiene demasiada sal y grasa, dos enemigos de tu corazón porque se traducen en tensión alta y colesterol. Si crees que no tomas tanto como esto, chequea aquí dónde se esconde la grasa oculta y dónde la sal.

3 / 26

Comida casera

Comida casera

Cocinar en casa es garantizar que usas la cantidad justa de sal y grasas y que estas son saludables, como el aceite de oliva. Además, planificando bien tus menús, llegarás a comer las tres raciones diarias de fruta y dos de verdura que se recomiendan, las tres de legumbres semanales… Si no tienes claro si ya lo estás haciendo bien, haz este test y averigua si tu alimentación es realmente sana.

4 / 26

¿Sueles desayunar de cafetería?

¿Sueles desayunar de cafetería?

Si sueles desayunar un café y un bollo o lo haces con mucha frecuencia tu desayuno será rico en grasas y azúcares y pobre en fibra. ¿Resultado? Tu paladar estará contento, pero tu corazón, no (y tu figura tampoco).

5 / 26

Desayuno rico en fibra

Desayuno rico en fibra

La Asociación Americana del Corazón recomienda hacer un desayuno rico en fibra, por ejemplo, incluyendo cereales integrales, eso sí, no azucarados. Y es que seguir una dieta rica en fibra (unos 25 g diarios) ayuda a controlar el peso, el colesterol y, por supuesto, las enfermedades cardiovasculares.

6 / 26

¿Te levantas llena de la mesa?

¿Te levantas llena de la mesa?

Desayunar un café y comerte una vaca al mediodía es una costumbre muy común pero también muy peligrosa, porque aumenta de golpe el nivel de triglicéridos en la sangre, lo que puede lesionar las arterias y producir coágulos y trombos. Vamos, una película de terror dentro de las venas.

7 / 26

Come menos pero en más tomas

Come menos pero en más tomas

Aunque acabes comiendo la misma cantidad de alimento, es mejor repartirla en  cinco comidas que en tres. Por eso, en Clara solemos recomendar menús con tres comidas principales y dos tentempiés. Esto cuida tu corazón de dos maneras: una es evitando las subidas bruscas de triglicéridos; y otra es ayudándote a controlar el peso, porque comer con más frecuencia mantiene el metabolismo más activo y porque corres menos riesgo de picotear a destajo.

8 / 26

¿Te pierde el azúcar?

¿Te pierde el azúcar?

Pues que sepas que es tan malo como el exceso de sal o de grasa. Y no es solo porque pueda acabar transformado en kilos de más, sino porque también puede subir la presión. Así que ni el salero ni el azucarero son buena compañía.

9 / 26

Para dulce… la fruta

Para dulce… la fruta

Si necesitas saciar tu ansiedad de dulce, siempre puedes recurrir a la fruta de temporada. Si quieres realzar su punto de dulzor, puedes calentarla ya sea en el microondas o en la plancha (sin aceite), también puedes compotarla a fuego lento, con un poco de agua y un dátil para aportar dulzor.

10 / 26

¿Pones las fuentes de servir en medio de la mesa?

¿Pones las fuentes de servir en medio de la mesa?

Entonces, seguro que vas a comer de más. Hay muchos estudios que demuestran que es uno de los factores que pueden llevar al sobrepeso y la obesidad, porque es casi imposible no servirte de más o repetir si tienes la fuente en la mesa. Y los kilos de más no ayudan a la buena salud del corazón.

11 / 26

Sirve los platos en la cocina

Sirve los platos en la cocina

De este modo garantizas que la ración es la que tiene que ser. Si te sobra comida, ponla en tuppers para guardar. Y no te preocupes, también hay estudios que demuestran que poca gente se levanta de la mesa para ir a la cocina a llenarse de nuevo el plato. La pereza le gana la partida a la gula.

12 / 26

¿Eres una carnívora confesa?

¿Eres una carnívora confesa?

Otra mala noticia para tu corazón, porque la carne, sobre todo la roja, suele ir acompañada de grasa. Es mejor que consumas carne roja magra y no lo hagas más de una vez por semana. Siempre que puedas consume carne blanca (ave, conejo), pescado y, por supuesto, proteína de origen vegetal (legumbres, tofu, seitán, frutos secos…). 

13 / 26

Haz tu vida más veggie

Haz tu vida más veggie

Piensa que la OMS recomienda consumir un 25% de proteína de origen animal (carne, pescado, huevos, lácteos) y un 75% de origen vegetal (legumbres, cereales, frutos secos…). La buena noticia es que la moda en gastronomía se alía con la salud y cada vez hay más recetas veggies a tu disposición. Así que no tienes excusa para no tomar más legumbres o hamburguesas vegetales, por ejemplo.

14 / 26

¿Todavía fumas?

¿Todavía fumas?

Sobre ello solo tenemos una cosa que decirte: si lo dejas, en un año tu riesgo de sufrir un ataque al corazón baja a la mitad. ¿Hay que añadir algo más?

15 / 26

Respira a pleno pulmón

Respira a pleno pulmón

Es lo que conseguirás diciéndole adiós al cigarrillo. ¿Que no es tan fácil? Tu médico de cabecera estará encantado de echarte un cable. Piensa, además, que si fumas más de medio paquete al día o lo haces desde muy temprano, vas a necesitar algo más que fuerza de voluntad y seguramente deberás seguir una terapia sustitutiva con nicotina a base de chicles, caramelos o parches.

16 / 26

En el súper, ¿compras por la marca? ¿por si pone bio o eco?

En el súper, ¿compras por la marca? ¿por si pone bio o eco?

Pues puede que te estés llevando a casa productos que no te convienen. Porque, por poner un ejemplo, un paquete de patatas chips es igual de salado y graso sea de la marca que sea y sea o no bio o eco. En este último caso, lo único que pasa es que las patatas, la grasa y la sal con las que se ha hecho son de origen ecológico.

17 / 26

Antes de echarlo al cesto, lee las etiquetas

Antes de echarlo al cesto, lee las etiquetas

Mira el contenido en grasa. Si es menor de 5,25 g por 100 g, te lo puedes llevar a casa. Entre 5,25 y 14 g, tómalo con moderación. Más de 14 g, mejor que ni lo compres.

 

18 / 26

¿Duermes boca arriba?

¿Duermes boca arriba?

Si es así, seguramente tienes más números de roncar por las noches y los ronquidos afectan al corazón, porque pueden ir acompañados de pequeños lapsos de tiempo en los que se deja de respirar (apnea del sueño), lo que hace que se interrumpa el suministro de oxígeno. Toma nota de estos consejos para evitar los ronquidos.

19 / 26

Ponte de lado

Ponte de lado

Si te cuesta dejar de dormir boca arriba prueba este truco: ponte una camiseta con bolsillo del revés y coloca en el bolsillo una pelota de golf. Si lo que sueles hacer es dormir boca abajo, ponte el bolsillo y la pelota delante. La molestia que supone tener la pelota presionando contra tu cuerpo te llevará a adoptar una posición de lado.

20 / 26

¿Te diviertes por tu cuenta?

¿Te diviertes por tu cuenta?

Eso no tiene nada de malo, pero si tus aficiones (escuchar música, leer, ver la tele, seguir las redes sociales…) te llevan a descuidar tu vida social, entonces tu corazón empieza a sufrir. Según un estudio de las Universidades de Utah y Carolina del Norte (EE. UU.), tener una buena red de apoyo familiar y de amistades es tan bueno para la salud como dejar de fumar. Y otro estudio, este del University College de Londres, ha concluido que las personas con una vida personal pobre tienen un 34% más de probabilidades de sufrir una enfermedad cardiovascular.

21 / 26

Queda con tus amigos

Queda con tus amigos

Se ha demostrado que, si cuentas con el apoyo de los amigos, puedes vivir más años incluso si sufres problemas cardiacos. Una investigación de la Universidad de Duke (EE. UU.) realizada a 1.000 solteros con enfermedades cardiovasculares concluyó que, después de cinco años, solo sobrevivía el 50% de los pacientes que no tenían ningún amigo de confianza, frente al 85% de aquellos que sí mantenían por lo menos un lazo de amistad fuerte. Otro estudio australiano asegura que rodearse de amistades sólidas puede aumentar la esperanza de vida en un 22%.

22 / 26

¿Tu chico y tú os enfadáis mucho?

¿Tu chico y tú os enfadáis mucho?

Enfadarse de por sí ya es malo. La Universidad de Carolina del Sur (EE. UU.) ha visto que las personas que se enfadan mucho son un 71% más propensas a tener hipertensión que las tranquilas. Pero, además, que sepas que el divorcio multiplica por 1,5 las posibilidades de infarto, especialmente en la mujer, según la revista Circulation. 

23 / 26

Cuida tu relación de pareja

Cuida tu relación de pareja

Tener momentos para estar solos, cultivar aficiones en común, incluso hacer juntos las tareas del día a día, contribuye a cuidaros. Lo mismo que hablaros con cariño, discutir sin acusaros de nada… Y aquí encontrarás más consejos para conectar mejor con tu pareja.

24 / 26

¿Tienes pocas ganas de sexo?

¿Tienes pocas ganas de sexo?

Uy, uy… Hay estudios que demuestran la relación entre tener pocas relaciones sexuales y un mayor riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular, sobre todo, en el caso de las mujeres con deseo bajo, que suelen sufrir más infartos. ¡Así que ponle remedio!

25 / 26

Ponle pasión a tu vida

Ponle pasión a tu vida

Tener sexo dos veces a la semana puede reducir hasta un 50% las posibilidades de tener un infarto respecto a aquellas personas que solo lo hacen una vez al mes, según un estudio publicado en The American Journal of Cardiology. Y si no sabes cómo encender la llama, deja que nuestra experta, Elsy Reyes, te cuente unas cositas.

26 / 26

1 /26

Los problemas cardiacos son la primera causa de muerte en la mujer, pero nosotras podemos hacer mucho por rejuvenecer nuestro corazón y protegernos de las enfermedades cardiovasculares. En la galería que te ofrecemos puedes revisar cuáles son los hábitos que debes cambiar para conseguir que tu corazón se quite años de encima y esté sano y fuerte.

La alimentación, clave para proteger tu corazón

  1. Menos precocinados y más chup chup. La comida procesada tiene demasiada sal y grasa, dos enemigos de tu corazón, porque se traducen en tensión alta y colesterol. Cocinar en casa es garantizar que usas la cantidad justa de sal y grasas y que estas son saludables, como el aceite de oliva. Además, planificando bien tus menús, llegarás a comer las tres raciones diarias de fruta y dos de verdura que se recomiendan, las tres de legumbres semanales…
  2. Más fibra en tu desayuno. La Asociación Americana del Corazón recomienda hacer un desayuno rico en fibra, por ejemplo, incluyendo cereales integrales, eso sí, no azucarados. Y es que seguir una dieta rica en fibra (unos 25 g diarios) ayuda a controlar el peso, el colesterol y, por supuesto, las enfermedades cardiovasculares.
  3. Ojo con las comilonas. Desayunar un café y comerte una vaca al mediodía es una costumbre muy común, pero también muy peligrosa porque aumenta de golpe el nivel de triglicéridos en la sangre, lo que puede lesionar las arterias y producir coágulos y trombos. Aunque acabes comiendo la misma cantidad, es mejor repartirla en cinco comidas que en tres.
  4. ¿Controlar el salero pero no el azucarero? Pues que sepas que el azúcar es tan malo como el exceso de sal o de grasa. Y no es solo porque pueda acabar transformado en kilos de más, sino porque también puede hacer subir la presión. Si necesitas saciar tu ansiedad de dulce, siempre puedes recurrir a la fruta de temporada.
  5. Servir los platos en la cocina. De este modo garantizas que la ración es la que tiene que ser. Si te sobra comida, ponla en tuppers para guardar. Y no te preocupes, hay estudios que demuestran que poca gente se levanta de la mesa para ir a la cocina a llenarse de nuevo el plato. La pereza le gana la partida a la gula.
  6. Menos carne roja y más proteína vegetal. La carne roja suele ir acompañada de mucha grasa. Es mejor que consumas carne roja magra y no lo hagas más de una vez por semana. Siempre que puedas consume carne blanca (ave, conejo), pescado y, por supuesto, proteína de origen vegetal (legumbres, tofu, seitán, frutos secos…). Piensa que la OMS recomienda consumir un 25% de proteína de origen animal (carne, pescado, huevos, lácteos) y un 75% de origen vegetal (legumbres, cereales, frutos secos…).

Los hábitos que le quitan años a tu corazón

  1. Hacer más ejercicio. Hacer 3 sesiones de 20 minutos de una actividad física intensa (caminar rápido, correr, nadar crowl…) o 4 sesiones de 30 minutos de una actividad moderada (andar a buen paso, ir en bici a menos de 6 km/h…) a la semana te ayuda a perder peso, que es causa de problemas cardiovasculares. Además, modificas realmente tu corazón al hacer que aumente el tamaño de sus cavidades y esto permite que bombee más sangre en cada latido. También baja el ritmo cardiaco, lo que significa que tiene que hacer menos esfuerzo para bombearla.
  2. En el súper, mirar la etiqueta, no el paquete. Si solo te fijas en la marca o en los lemas que pone el paquete, puede que te estés llevando a casa productos que no te convienen. Porque, por poner un ejemplo, un paquete de patatas chips es igual de salado y graso sea de la marca que sea y sea o no bio o eco. En este último caso, lo único que pasa es que las patatas, la grasa y la sal con las que se ha hecho son de origen ecológico. Mira el contenido en grasa. Si es menor de 5,25 g por 100 g, te lo puedes llevar a casa. Entre 5,25 y 14 g, tómalo con moderación. Más de 14 g, mejor que ni lo compres.
  3. ¿Dormir boca arriba? Si lo haces, tienes más números de roncar por las noches y los ronquidos afectan al corazón, porque pueden ir acompañados de pequeños lapsos de tiempo en los que se deja de respirar (apnea del sueño), lo que hace que se interrumpa el suministro de oxígeno. Si te cuesta dejar de dormir boca arriba, prueba este truco: ponte una camiseta con bolsillo del revés y coloca en el bolsillo una pelota de golf. Si lo que sueles hacer es dormir boca abajo, ponte el bolsillo y la pelota delante. La molestia que supone tener la pelota presionando contra tu cuerpo te llevará a adoptar una posición de lado.
  4. Ya tenemos excusa para salir más… Según un estudio de las Universidades de Utah y Carolina del Norte (EE. UU.), tener una buena red de apoyo familiar y de amistades es tan bueno para la salud como dejar de fumar. Y otro estudio, este del University College de Londres, ha concluido que las personas con una vida personal pobre tienen un 34% más de probabilidades de sufrir una enfermedad cardiovascular.
  5. Cuidar la relación de pareja. Enfadarse de por sí ya es malo. La Universidad de Carolina del Sur (EE. UU.) ha visto que las personas que se enfadan mucho son un 71% más propensas a tener hipertensión que las tranquilas. Pero, además, que sepas que el divorcio multiplica por 1,5 las posibilidades de infarto, especialmente en la mujer, según la revista Circulation.
  6. El sexo es amigo del corazón. Hay estudios que demuestran la relación entre tener pocas relaciones sexuales y un mayor riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular, sobre todo en el caso de las mujeres con deseo bajo, que suelen sufrir más infartos. ¡Así que ponle remedio!
  7. Dejar de fumar. Si lo dejas, en un año tu riesgo de sufrir un ataque al corazón baja a la mitad. ¿Hay que añadir algo más? ¿Que no es tan fácil? Tu médico de cabecera estará encantado de echarte un cable. Piensa, además, que si fumas más de medio paquete al día o lo haces desde muy temprano, vas a necesitar algo más que fuerza de voluntad y seguramente deberás seguir una terapia sustitutiva con nicotina a base de chicles, caramelos o parches.

Y tú, ¿cuidas bien de tu corazón? Si tienes dudas, resuélvelas con nuestro test para descubrir si tu corazón está sano.

Relacionados

Loading...