Psicología

5 errores a evitar

¿Y si hoy te toca la lotería?

No sabemos por qué al llegar la Navidad sientes el irrefrenable deseo de comprar lotería, pero... ¿qué pasaría si te tocara? ¿Qué hacer para gestionar el premio? Te damos algunas claves… por si acaso.

lotería de navidad que hacer si te toca el sorteo

Nos pasa a todos. Durante el año hacemos como que esto de la lotería no va con nosotros. No compramos cupones, ni “rascas”, ni nada. Pero es llegar la Navidad y nos entra el ansia de comprar décimos. Ya sea para El Gordo o El Niño, parece que hayamos nacido para jugar.

Comprar lotería no es racional, de hecho, nos aferramos a la esperanza de que algún día nos toque. Y es que, como dice el refrán, "la esperanza es lo último que se pierde". Aquí, de esperanza vamos sobrados.

Aunque no podemos ayudarte a elegir el número ganador de este año (¡ojalá!), ni tenemos una bola mágica que te chive dónde se encuentra la Administración que venderá el décimo afortunado, te damos algunos consejos de consumo para gestionar el premio, por si acaso te toca la lotería. Más vale prevenir que curar.

Así que tienes un número para el sorteo de Navidad o El Niño y terminas las Navidades siendo millonaria, toma nota de lo que debes y no debes hacer si te toca.

Lo que sí deberías hacer

  • Guardar silencio. Al menos, al principio. Ingresa el dinero en una sucursal que no sea de tu barrio, sigue trabajando y llevando una vida normal.
  • Dividir el dinero en 3 partes. Organízalo según sea para corto, medio o largo plazo. El corto te servirá para saldar deudas y algún pequeño capricho (viaje, hobby...). El medio, para reformas en casa, cambiar el coche o aumentar tu formación laboral (posgrados, idiomas). Y el largo para el plan de jubilación, e inversiones seguras de interés fijo que sirvan como complemento para siempre a los ingresos del trabajo.
  • Tener una buena planificación fiscal. Si no te organizas antes de gastar nada, puede que más adelante tengas que hacer frente a cargos y multas de alto importe, porque los impuestos se disparan cuando tus ingresos y patrimonio se amplían. Además, esas cargas suelen llegar cuando ya no se tiene dinero para hacer frente a los pagos. Busca asesoramiento de un especialista fiscal.
  • Déjate asesorar si quieres cumplir tu sueño. Si siempre has soñado con abrir tu propio negocio, la recomendación, si quieres hacerlo bien, es que guardes el premio. Fórmate y luego invierte una parte en ese proyecto, pero no todo.

Los 5 errores que salen muy caros

  1. Dejarte llevar por la emoción del dinero. Ojo, porque no suele ser tanto como creemos. Pensamos que el dinero no terminará nunca y que con semejante cantidad podremos vivir como reyes toda la vida. Normalmente no es así, y es cuando llegan las deudas. Hacienda se lleva una parte, por lo que no toda la cantidad que se publicita irá a parar a tus manos.
  2. Dejar de trabajar. Ya nos gustaría. Piensa que para que puedas “vivir del cuento” y dejar de trabajar significa que deberías poder vivir de los intereses del dinero que te haya tocado. Es decir, que debería tocarte unos 10 millones de euros, que habrías de depositar a plazo fijo.
  3. Convertirte en la madre Teresa de Calcuta. Lo primero en lo que pensarás será en donar una cantidad de dinero a esos familiares o amigos que no lo están pasando bien. Cuidado, porque al cabo de un año les llegará el impuesto de donaciones –en algunas comunidades es muy alto– y no podrán hacer frente a él, por lo que necesitarán aún más dinero.
  4. Comprarte un Ferrari. Por ejemplo. Los coches de alta gama implican unos gastos anuales equivalentes al 10% de su valor. Es decir, en 10 años habrás gastado el doble de lo que te costó comprarlo. ¿Por qué no comprar algo útil pero que a su vez no suponga un quebradero de cabeza a la larga?
  5. Permitir que afecte a tu vida. Ni a tus costumbres habituales, excepto por pequeños extras como las vacaciones, o cuando haya momentos vitales importantes, como la emancipación de un hijo, formación (universidad, idiomas), etc.

¿Vas a comprar lotería?

Puede que aún no hayas decidido si comprar lotería o no esta Navidad. Antes de tomar una decisión, no te dejes llevar por la alegría consumista y ojo con los truquitos que utilizan las Administraciones para ponerte los dientes largos y animarte a adquirir algunos décimos:

  • Los números bien grandes. ¿Cuántas veces has entrado en un establecimiento y te has fijado, casi de inmediato, en el número que tienen colgado en el cristal? ¿Y cuántas veces lo habrás comprado por miedo a que toque? Más de una vez, seguro. No decimos que entres con los ojos cerrados, pero si evitas mirarlo y memorizarlo, no te sentirás “obligada” a comprarlo.
  • Vendido aquí. Las Administraciones donde ha tocado varias veces lo publicitan para que pienses que allí tienes más posibilidades. No es así, a no ser que vendan tantísimos décimos que seguro les toque uno u otro premio, ¿pero será el tuyo?
  • Largas colas. Esto no tiene ninguna base científica, pero estamos seguras de que más de uno está en la cola de las Administraciones como simple “atrezzo”. Cuanta más gente haya en una cola, más llama la atención: si hay tanta gente aquí será por algo. Y cuando nos queremos dar cuenta, ya tenemos un par de décimos más en la cartera.

Y ahora... soñemos un poco... tú ¿qué harías con el premio?

Actualizado el

Relacionados

Loading...