Psicología

¡Y evitarla!

Cómo identificar a una persona tóxica

¿Te lastima? ¿Te manipula? ¿No te deja vivir en paz? Ponle freno. Aunque puedas entender por qué se comporta así, no tienes por qué aguantar a una persona que te intoxica.

persona toxica identificar y evitar

1. Te hace daño, pero es por tu bien

Ni hablar. Las personas tóxicas son muy hábiles para endulzar y amargar alternativamente. Utilizan el cariño y el halago exagerado, los favores, el apoyo, para ganarnos. Esa confianza que consiguen al mostrarse como los mejores compañeros provoca que nos abramos a ellos y puedan conocer nuestros miedos y heridas.

Con el tiempo, los utilizan como arma. Pero como tenemos un pasado de “buenos momentos compartidos”, aguantamos y perdonamos.

Quien bien te quiere... No, si te quiere, no te hará llorar. Y si lo hace, es tóxico. Porque las personas tóxicas te dañan “con todo el cariño”, diciéndote que es “por ayudarte”, “por tu bien”, pero desde luego no tienen un propósito constructivo.

Por tu bien nadie te hace llorar. Si alguien te quiere, te puede dar consejo pero no lastimarte

2. Hoy lo eres todo, mañana ni te llama

O el clásico “Hoy te trato como a una reina y pasado te hago una trastada”, “Hoy te llamo 30 veces al día y la semana que viene desaparezco sin razón”... Ese estar y no estar nos engancha porque se vuelve casi una competencia con nosotras mismas por ser queridas o aceptadas.


Cuando nos tratan así, también intentamos entender en qué momento no hemos sido suficiente. Gastamos muchísima energía mental en procurar complacer al que nos trata así, en comprender por qué hoy no nos quiere, si ayer era imposible vivir sin nosotras. ¿Qué hicimos mal? Recuerda, nada. El problema no eres tú.

3. Te pone en ridículo constantemente

Es típico también que las personas tóxicas sean bromistas, divertidas a costa de los demás. Les gusta exponer errores, defectos y destapar situaciones incómodas de los demás con la excusa de que “es broma”.

¿Quién podría molestarse por esos comentarios si han hecho reír tanto a todos? Y quien se moleste no es más que un amargado que no se sabe tomar la vida a la ligera, ver lo divertido del asunto. Este mecanismo les ha dotado de una imagen de personas desenfadadas que se creen con licencia para lastimar. Y eso sin que nadie pueda ponerles freno por no arruinar la fiesta.

Les gusta exponer errores, defectos y destapar situaciones incómodas

4. Cotillea y miente

No solo es cotilleo de colegio, aunque las personas tóxicas lo disfracen de ello, porque lo hacen parecer como un simple comentario sin malicia. Pueden llegar a intrigar con asuntos serios que pueden herir a una persona o tergiversar las relaciones de un grupo. No miden hasta dónde pueden lastimar.


Por otro lado, suelen inventar pretextos cuando son descubiertos en situaciones que traicionan tu confianza. Pueden tejer redes complejísimas para que todo parezca creíble. Al final, sabes que han mentido pero se te hace difícil culparles.

5. Te chantajea, te manipula y tú… te sientes culpable

Está claro que te ha hecho daño, pero siempre tiene un buen pretexto y casi siempre te manipula para que tú te sientas culpable. Quizá esa persona tóxica fue empujándote poco a poco a hacer algo que no deseabas, pero que te vendió como lo mejor para ti y te lo has tragado.


Los tóxicos manipuladores y chantajistas son amantes de crear el entorno perfecto para sembrar conflictos entre tú y terceros; y después lavarse las manos. Y saben poner a otros en contra de quien no está presente o de quien necesita que salga de su entorno porque le ha descubierto.

Para ellos la información es vital, por eso indagan con falsa preocupación sobre tu vida personal. Hasta que un día le cuentas tus más íntimos secretos. Entonces, te tiene en sus manos. Ya no te puedes volver en su contra porque le has contado algo muy íntimo que no quieres que divulgue.


Indagan con falsa preocupación sobre tu vida personal para que les cuentes tus secretos

6. Es celosa y envidiosa

Aquí no estamos hablando de celillos, sino de verdaderas razones para alarmarse. O de envidia en toda regla. Puede suceder que esa persona tóxica envidie cierto logro que has alcanzado. A pesar de ello, te felicitará efusivamente, pero al mismo tiempo empezará a menoscabar tu éxito.

Por ejemplo, comenzará a plantar en tu mente ideas negativas respecto a cómo pueden resultar las cosas. Te hará pensar que tal vez no lo hiciste tan bien o que solo fue cosa de suerte. Tratará de “protegerte” del fracaso, mientras te está impulsando a ello.

7. Es una víctima, para que la salven

Pensamos que el egocentrismo es solo de quienes se tienen en un alto concepto, pero... hay mucho ego en quien, por el contrario, siempre anda instalado en la tragedia. Todo le ha sucedido, sus males nadie los supera, enferma, entristece, está en paro, le ha dejado la pareja. Todo. Y con ello atrapan a personas que necesitan ayudar a los demás, rescatarlos, para sentirse mejor consigo mismas.

Su veneno está en culparte si no le apoyas o le compadeces. Elige siempre momentos clave, como en Navidad o una boda. Le gusta arruinar instantes en los que la situación u otras personas son las protagonistas para llevar la atención hacia su conflicto.

Les gusta arruinar situaciones en las que ellos no son los protagonistas

8. Obliga a aguantar sus gritos y mal humor

Debido a su posición social, familiar o jerárquica, cree tener el derecho a maltratar, gritar o enfurecerse mientras al resto no le queda más que callarse o hacerse el loco hasta que se le pase. Y de pronto, ya vuelve a estar de buen humor y espera que los demás le traten como si nada hubiera pasado.


Dependiendo del grado de codependencia y secuestro mental de sus “víctimas”, se va elevando el grado de violencia. Puede haber golpes y, con el tiempo, hasta llegar a situaciones más extremas. Quien aguanta esta situación sabe que la relación no es buena, pero no sabe (o no se atreve) a pedir ayuda para salir de ahí.

Puede que hayas identificado a gente de tu entorno con estos rasgos. En este caso, deberías tomar nota de este post donde te contamos cómo pararle los pies a una persona tóxica.

Por Elsy Reyes

Relacionados

Loading...