Psicología

Recuperar la sonrisa

7 razones por las que estás de mal humor y cuándo preocuparte

Hay muchas causas que pueden provocar mal humor. Descubre cuáles son y qué puedes hacer para remediarlo.

chica razones mal humor

Hay muchas causas que pueden provocar mal humor. Estas son las 7 razones más frecuentes. La buena noticia es que haciendo pequeños cambios en tu día a día puedes ponerte en “modo buen humor” fácilmente.

  1. Despertarse por la noche. ¿Te cuesta dormir de un tirón? Entonces es probable que al día siguiente estés de un humor de perros. Así lo confirma un estudio del Hospital Universitario Johns Hopkins (EE. UU.), en el que han comprobado que el sueño interrumpido, además de dejarte sin energía, también repercute en los sentimientos de simpatía y amabilidad. Y si se cronifica puede acabar en depresión. Si te ocurre muy a menudo, consulta con tu médico. Si es ocasional, sigue estos 8 trucos para volver a dormirte sin problemas.
  2. El dolor de espalda. Alrededor del 80% de las personas lo ha sufrido alguna vez. El problema aparece cuando se sufre de modo habitual, ya que el dolor crónico altera el estado de ánimo. Adoptar malas posturas, un colchón inadecuado, una almohada demasiado alta, llevar normalmente zapatos de tacón, cargar mucho peso… afecta a tu columna vertebral. Te vendrá bien corregir estos hábitos y realizar ejercicios suaves, como pilates o yoga. Descubre si tienes alguno de estos hábitos que dañan tu espalda sin saberlo.
  3. No tomar el sol. Pasar muchas horas en la oficina o en casa y no ver la luz del sol puede provocar, a la larga, déficit de vitamina D. Muchos estudios han visto que esta deficiencia puede estar relacionada con la depresión. Como el estudio publicado en The American Journal of Geriatric Psychiatry que concluyó que cuanto mayor es el déficit de vitamina D, más bajo es el estado de ánimo. Para aumentar tus niveles de esta vitamina toma el sol cada día al menos 10 minutos y procura comer pescado azul 3 o 4 veces por semana.
  4. No beber suficiente agua. La deshidratación puede producir dolor de cabeza, fatiga y ello te hará estar más irritable. El problema está en que cuando sientes sed ya se está produciendo deshidratación en el organismo. Por eso es tan importante tomar líquidos a lo largo del día aunque no se tenga sed. Lo ideal es beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día.
  5. No comer verduras. Los alimentos vegetales contienen hidratos de carbono, esenciales para tener energía; vitaminas del grupo B, que ayudan a regular el sistema nervioso; y magnesio, un mineral esencial para el buen humor. Que no falten en tus menús diarios dos o tres raciones de verdura. ¿Te cuesta comértelas a gusto? Te proponemos camuflarlas con estas deliciosas recetas de verdura.
  6. No salir de la ciudad. Un estudio de la Universidad de Michigan (EE. UU.) vio que aquellas personas que se escapan al campo o la playa el fin de semana puntúan más alto en los test de bienestar.
  7. Ser celiaca y no saberlo. La celiaquía o intolerancia al gluten de algunos cereales produce alteraciones del ánimo que se manifiestan con mal humor, irritabilidad, insomnio e intranquilidad. Si además tienes síntomas digestivos como vientre hinchado, estreñimiento o diarreas, pide cita con tu médico para que descarte esta dolencia.

¿Y si lo que tienes es distimia?

Si hagas lo que hagas tu mal humor es constante, quizá podrías tener distimia. Se trata de un problema que provoca un estado de ánimo bajo e irritable de forma crónica, además de tristeza, bajo interés por las cosas que te rodean y falta de energía. Se diferencia de la depresión porque esta interfiere en la vida cotidiana. En cambio, las personas que sufren distimia siguen haciendo vida normal, pero siempre se están quejando de todo aunque las circunstancias que les rodean sean positivas.

La distimia afecta a un 5% de la población aproximadamente y no debe tomarse a la ligera. Quienes la sufren tienen un riesgo mayor de acabar padeciendo una depresión grave.

Relacionados

Loading...