Dieta

Adelgaza fácil

20 trucos que multiplican el efecto de una dieta

¿Has decidido perder algo de peso? Pues toma nota de estos sencillos trucos que le van a dar un buen empujón a tu dieta.

1. Come (buen) pan

1. Come (buen) pan

Seguro que tu dieta incluye algo de pan. Escoge uno artesano, integral y, si puede ser, hecho con masa madre. Te dejará saciada más tiempo. Además, es más nutritivo porque conserva el salvado y el germen del cereal, y aporta más minerales –como el magnesio, muy interesante porque ayuda a drenar y favorece el metabolismo de hidratos y proteínas– y vitaminas del grupo B.

1 / 20

2. ¡Que pique!

2. ¡Que pique!

Picantes como la cayena, el chile o el pimentón contienen capsaicina, que disminuye el apetito y acelera la termogénesis, es decir, el metabolismo de las grasas. Descubre más especias quemagrasa

2 / 20

3. No te "despidas" de la comida

3. No te "despidas" de la comida

Está demostrado que con la excusa de empezar a hacer dieta, nos damos un atracón antes pensando que dentro de poco no podremos comer esto o aquello que puede ponernos hasta 3 kg encima. Lo ideal es que no le digas adiós a nada. Come de todo, pero modérate con la ración. 

3 / 20

4. Postres, en platos blancos

4. Postres, en platos blancos

¿Y eso por…? Porque, según un estudio, al cerebro le parecen más dulces. Cuando hagas repostería casera, prueba a reducir un 25% la cantidad de azúcar de la receta y sírvela en plato blanco. Te sabrá igual de dulce.

4 / 20

5. Aleja la cesta del pan

5. Aleja la cesta del pan

Si estás en un restaurante, pide que la quiten de tu mesa hasta que no se sirva la comida. Así evitarás picotear mientras esperas los platos. Cada rebanada de pan son 40 kcal y, parece que no, pero con un bocado aquí, otro allá… terminas comiéndote todo el pan.

5 / 20

6. Estate por la comida

6. Estate por la comida

Si tu mente “desconecta” y se centra en otra cosa, no percibirás los sabores y no se cumplirá el efecto saciante de la comida. Intenta apagar la tele, la tablet y el móvil durante las comidas y céntrate en los sabores y las texturas que percibes en cada bocado. 

6 / 20

7. Súper truco para comer lentamente

7. Súper truco para comer lentamente

Sabes lo importante que es comer despacio, pero ¿cómo conseguirlo? Calienta mucho la comida. Según los estudios, comerás hasta un 20% menos solo con esperar a que se enfríen los alimentos. Por ejemplo, a la hora de comer, elige sopa caliente y tendrás que soplar para enfriarla. O bien toma tisanas calentitas, así alargas la sobremesa. Otro truco es optar por alimentos "entretenidos": pescado con espinas, carne con hueso.

7 / 20

8. ¡Merienda pan con chocolate!

8. ¡Merienda pan con chocolate!

Disfrutarás como cuando eras pequeña y, encima, te pondrá de buen humor. Eso sí, toma un mini bocata de pan integral y el chocolate, negro (de un 70% de cacao o más). Llegarás a la hora de la cena con menos apetito y mucho más contenta.

8 / 20

9. Beber agua 30 min antes

9. Beber agua 30 min antes

Beber medio litro de agua 30 min antes de las principales comidas ayuda a perder peso, según un reciente estudio. Si pones al agua algunas rodajas de limón, será más "sabrosa" y depurativa. Si necesitas alguna idea más para "motivarte" a la hora de beber agua y convertirlo en un hábito, no te pierdas estos consejos

9 / 20

10. Semillas contra el estreñimiento

10. Semillas contra el estreñimiento

La regularidad también ayuda al buen funcionamiento del organismo. Una cucharada de semillas de lino te ayudará a mejorar el tránsito intestinal y a evitar el estreñimiento. Debes tomarlas enteras y previamente remojadas en agua (con cubrirlas es suficiente) para que suelten un gel que es el que facilita la evacuación. Puedes añadirlo todo a un yogur, un zumo o batido o una infusión, por ejemplo.

10 / 20

11. Echa la sal al final

11. Echa la sal al final

El exceso de sal en la dieta te hace retener líquidos, lo que impide que consigas bajar de peso. Por ello, es importante tomar poca. Sazona los alimentos una vez cocinados y no cuando estés preparando la receta. Utilizarás menos. ¡Ah!, y no te lleves el salero a la mesa.

11 / 20

12. Si comes fuera… a la carta

12. Si comes fuera… a la carta

No renuncies a salir a cenar fuera con tu chico o tus amigas ni a las comidas de trabajo, pero procura comer a la carta, buscando platos que se ajusten a tu dieta. Y no te cortes en pedir que te lo sirvan sin salsa o con una guarnición diferente (o sin ella) si fuera el caso.

12 / 20

13. Tu metabolismo necesita dormir

13. Tu metabolismo necesita dormir

Un descanso nocturno reparador contribuye al correcto funcionamiento del metabolismo durante el día y no desequilibra las hormonas responsables del apetito. Aleja los móviles de tu cama porque estudios recientes aseguran que interfieren en el sueño.

13 / 20

14. Pon verdura en todos los platos

14. Pon verdura en todos los platos

Es el modo de no pasar hambre sin sumar casi calorías. Si quieres comer un bocadillo, ponle lechuga y rodajas de pepino y tomate o pimientos asados… Te parecerá que comes más. También puedes añadir calabacín a la hamburguesa, por ejemplo, o intentar que todas las guarniciones sean de verdura. Y, por supuesto, de primero, siempre ensalada. Si te cuesta tomar verdura, no te pierdas estos trucos.

14 / 20

15. Canela

15. Canela

Te ayudará a tener menos grasa y a evitar los gases. Diversos estudios científicos demuestran que la canela reduce la presencia de grasa en la sangre. Añádela en rama a tus tisanas –o al café, para aromatizarlo– y también a tus guisos. Prueba a endulzar tu vida con ella. Notarás el cambio.

15 / 20

16. Confirma que tienes hambre

16. Confirma que tienes hambre

Vale, te parecerá obvio. Pero, ¿sabías que casi todo el mundo confunde el hambre con la sed? Son sensaciones muy similares y, a veces, comemos cuando lo que nos está pidiendo el cuerpo es líquido. Diferenciarlo es fácil, antes de comer nada, bebe. Y si aun así no lo tienes claro, pregúntate: ¿comerías cualquier cosa o solo un alimento en especial? Si la respuesta tiene nombre y apellidos, es capricho, no hambre.

16 / 20

17. Ojos que no ven...

17. Ojos que no ven...

Cuando vemos comida que nos gusta se despierta el apetito. Es un hecho. Si te paras en el escaparate de una pastelería y eres golosa, empezarás a salivar… En la calle, no te tortures y evita esos escaparates. En casa, pon a la vista alimentos sanos y esconde los “caprichos”. Truco: guarda la bollería en estantes altos y dentro de recipientes opacos.

17 / 20

18. Disfruta cada bocado

18. Disfruta cada bocado

Comer es un placer, por lo que merece que te tomes tu tiempo y lo disfrutes. Además, cuanto más mastiques más saciada te sentirás. Lo ideal es masticar 20 veces cada porción antes de tragar y dejar el tenedor en el plato entre bocados.

18 / 20

19. Trozos pequeños

19. Trozos pequeños

Parte todo en trocitos para que tu cerebro tenga sensación de comer más cantidad. Es un truco que funciona ¡y mucho! Evita también los platos grandes y las raciones generosas. Te recomendamos que te pases a los platos de postre. Y los vasos de agua, que sean grandes.

19 / 20

20. Baila y diviértete

20. Baila y diviértete

Si te aburre el gimnasio, apúntate a otra actividad cardio tan efectiva como correr. O, si lo prefieres... ¡baila! Esta actividad te mantiene en forma y te ayuda a tener unos huesos fuertes. Además, al ser muy divertido ¡tendrás el buen humor por las nubes!

 

¿Quieres saber más sobre alimentación?

Haz nuestro test para averiguar la dieta que realmente te conviene. 

20 / 20

1 /20

Has decidido ponerte a dieta, y encima has tenido el acierto de hacerlo a través de la enfermera del centro de atención primaria o de un nutricionista privado y ¡sorpresa! Te dan una hoja con las indicaciones de las cantidades en desayuno, comida, merienda y cena, más la lista de los alimentos recomendados y los que no. ¿Eso es todo?

Sí, eso es todo, y está muy bien. En tu mano tienes la base de una dieta sana, equilibrada y que va a funcionar pero… ¡Puede resultar muy monótono! Lamentablemente, en una consulta no da tiempo a entrar en muchos detalles, sobre todo en la Seguridad Social. Y esos detalles pueden ser la diferencia entre aburrirte haciendo una dieta o vivirlo como una gozada. Tranquila, nuestra nutricionista, la doctora Isabel Beltrán, ha preparado una lista con los mejores trucos e ideas para que seguir una dieta sea mucho más fácil y efectivo. Mírate nuestra galería de imágenes y verás cómo le damos un empujón a tu dieta.

Hay vida más allá de las acelgas

Las acelgas o el pollo a la plancha con ensalada están bien, pero se necesita algo más. Sobre todo, si la dieta se quiere o se necesita mantener durante un tiempo prolongado. Ese "algo más" pasa por conocer algunos trucos, como los que te explicamos en nuestra galería, y por ponerte el gorro de súper chef. Como lo oyes. El secreto del éxito está en que te conviertas en una cocinillas. Aunque sea de pega. Porque tampoco requiere que sepas picar una cebolla en 3 segundos y con los ojos cerrados. Solo que le pongas mimo e imaginación a cada plato que te sirvas a ti misma. El reto diario es que te trates como si fueses una invitada a la que quieres impresionar y que eso lo hagas cada día. Te puede parecer algo naíf, pero, sé sincera, ¿alguna vez te has tratado a ti misma con la consideración con la que tratas a alguien a quien quieres impresionar? Pues ese es el secreto. Empezar a ponerte la primera de la lista en todo. Y en este caso, en la cocina.

Trucos de súper chef

Para muestra un botón: en las cenas seguramente te habrán recomendado bastantes cremas de verduras… A la tercera cena puedes odiar las cremas para siempre o caer rendida a sus encantos si les das un toque original y sorprendente en cada ocasión. ¿Cómo? Añadiéndole un par de cucharaditas de estos toppings:

  • Lascas de queso parmesano.
  • Jamón ibérico crujiente.
  • Avellanas tostadas sin sal en trocitos.
  • Nueces pasadas por la sartén.
  • Huevo cocido picado.
  • Cacahuetes tostados sin sal.
  • Pan tostado en trocitos.
  • Nido de germinados.

¿Flaquezas? ¡Sí, y qué!

Que levante la mano la que nunca se ha saltado la dieta. No te castigues por no cumplir el régimen un día ni pienses en abandonar. Trata de compensar el mismo día comiendo menos en la siguiente comida y continúa con tu plan. Las recaídas forman parte de cualquier proceso de cambio y si no te lo crees, deberías leer el artículo: Cómo saltarte la dieta y no engordar.

No te pierdas el resto de trucos y consejos en nuestra galería y empieza a disfrutar del placer de cuidarte. ¡Y no olvides comentarnos qué tal lo llevas y cuáles son los trucos que mejor te funcionan!

Relacionados

Loading...