Dieta

¡Date el gustazo!

15 deliciosas y ligeras ideas para picar y no engordar

¿El picoteo de media tarde es tu perdición? ¿No puedes evitar comer esa "irresistible" galleta? Tranquila. Estas 15 ideas son tan deliciosas como la tentación más deseada y 100% libres de culpa.

yogur con frutas y cereales. Sabroso yogur

Sabroso yogur

El yogur como tentempié puede saber a poco o incluso aburrir si no variamos. Así que hazlo más goloso añadiendo una cucharada de compota de fruta o trocitos de fruta fresca, un puñadito de cereales y un hilito de miel, por ejemplo.

 

TOTAL: 146 kcal

1 / 15

Montaditos de salmón. Montaditos ligeros

Montaditos ligeros

Los montaditos te permiten controlar la cantidad que comes. Y si además los preparas de pescado en lugar de embutidos, ahorrarás muchas calorías. Si tienes invitados en casa prepara unos montaditos de salmón, requesón batido y eneldo sobre rodajas de pepino. Además de ser un snack ligero y delicioso, si añades unas huevas de bacalao, quedarás como una reina.

 

TOTAL: 140 kcal

2 / 15

Plátano deshidratado. Chucherías saludables

Chucherías saludables

La fruta seca es un picoteo dulce que te aporta vitaminas, minerales y fibra. Prueba a llevar siempre en el bolso una bolsita de plátano desecado o fresas deshidratadas. Recuerdan a las chuches de goma y te ayudan a mantener la línea sin renunciar al placer.

 

TOTAL: 100 kcal (30 g)

3 / 15

alcachofa con anchoa. Antojo salado

Antojo salado

Tanto las alcachofas como las anchoas en conserva son dos alimentos muy socorridos si te apetece algo salado. Puedes hacer una ensalada con ambas. O bien separar cuatro corazones de alcachofa en conserva, envolver cada uno con una anchoa previamente desalada y fijar el rollito con un palillo. ¡Ñam!

 

TOTAL: 90 kcal

4 / 15

Gelatina de frutas. Gelatina light

Gelatina light

La gelatina es un placer con una textura y un color de lo más tentadores, pero poco calórico. Motivo por el que puede calmar cualquier ansia por algo dulce. Hazla de frutas. Mezcla gelatina sin sabor con zumo de fruta y calienta hasta el punto de hervir. Si quieres, añádele unos trocitos de fruta fresca. También puedes usar agaragar, de origen marino.

 

TOTAL: 150 kcal

5 / 15

Queso feta. Queso sí, pero feta

Queso sí, pero feta

Si te pierde el queso y no puedes vivir sin tu ración diaria, debes saber que el feta es una variedad tan sabrosa como los quesos curados y, además, al ser fresco, aporta menos calorías. Prepárate una brocheta griega: corta 4 dados de queso feta (50 g), rebózalos con orégano e hinojo y ensártalos en una brocheta alternando con pepino, aceitunas y tomatitos cherry.

 

TOTAL: 120 kcal

6 / 15

Kiwi con chocolate. Un bombón de fruta

Un bombón de fruta

Si quieres que tu picoteo tenga un toque dulce, puedes preparar un bombón a base de kiwi y chocolate negro. Lo puedes ensartar en brochetas o dejarlo enfriar en la nevera y tomar uno cuando notes que el gusanillo del hambre acecha.

 

TOTAL: 127 kcal

7 / 15

Tostada con escalivada y anchoas. Remedio antibollería

Remedio antibollería

Si hoy te apetecen carbohidratos, opta por un aperitivo a base de pan antes que tirarte de cabeza a la bollería, el hojaldre o la pasta brisa. Por ejemplo, prepara una tosta de escalivada con anchoas, o de salpicón vegetal con cebolla, pimiento rojo y verde, tomate y aceitunas negras. Y alíñalo con aceite y sal.

 

TOTAL: 180 kcal

8 / 15

Brochetas de pera y jamón. Dulce y salado

Dulce y salado

Una manera sorprendente de comer fruta como aperitivo es contrastar su sabor dulce con alimentos salados. Prepara, por ejemplo, unos saquitos de verduras, o unos paquetitos de pera y jamón. Solo tienes que cortar una pera a trocitos e irlos envolviendo con finas lonchas de jamón serrano (50 g). Retira la grasa visible del jamón antes de hacer los paquetitos.

 

TOTAL: 126 kcal

9 / 15

Rollitos de calabacín

Rollitos de calabacín

Con un poco de imaginación, un simple tentempié puede satisfacer incluso a los paladares más exquisitos. Para preparar unos rollitos de calabacín solo necesitas cortar esta verdura en finas láminas, escaldarlas 3 minutos y, una vez frías, rellenarlas de ensalada, o untarlas con queso en crema. ¡Su sabor te sorprenderá!

 

TOTAL: 101 kcal

10 / 15

Huevo pasado por agua con pipirrana. Huevo contra la ansiedad

Huevo contra la ansiedad

Los componentes del huevo –aminoácidos como la taurina, el triptófano y vitaminas del grupo B– convierten a este alimento en un tranquilizante natural. Prepáralo pasado por agua y añade un poco de sal, pimienta, una gota de aceite y tus especias preferidas.

 

TOTAL: 130 kcal

11 / 15

Chips de pita

Chips de pita

Si eres más de salado y las patatas fritas de bolsa te chiflan, prueba esta alternativa saludable, deliciosa y crujiente. Corta el pan de pita en triángulos. Vaporízalos con aceite y sazónalos con especias. Hornéalos durante 5-7 minutos ¡y listos para comer!

 

TOTAL: 145 kcal

12 / 15

Sandwich de atún. La hora del bocadillo

La hora del bocadillo

Además de apetitoso y saciante, también puede ser ligero. La clave reside en el tamaño (no demasiado grande) y un relleno sano y bajo en grasas. Prepárate, por ejemplo, un mini de pavo o atún al natural, con remolacha, lechuga y pan integral.

 

TOTAL: 190 kcal

13 / 15

Batido verde . Batidos naturales

Batidos naturales

Prepáralos tú misma, ya que así puedes controlar los ingredientes. Esta opción para picar es muy equilibrada y saciante. Si tu color favorito es el verde, prepara uno a base de kiwi, media manzana, yogur desnatado edulcorado y un trocito de jengibre fresco pelado o unos brotes de germinados.

 

TOTAL: 140 kcal

14 / 15

Patés vegetales hummus. Dipear de forma saludable

Dipear de forma saludable

Los patés vegetales son una opción riquísima y ligera para matar el gusanillo. Prepara un hummus de garbanzos o berenjenas, por ejemplo. Solo tienes que triturar la legumbre o verdura cocida con pasta de sésamo (tahini) y limón. Acompáñalo con todo tipo de crudités, como zanahoria, apio, calabacín o rabanitos, y a dipear.

 

TOTAL: 100 kcal

15 / 15

Ya sea por aburrimiento, ansiedad o porque es la hora de la merienda y, efectivamente, apetece tomar algo, todas sufrimos ese momento "me comería…".

Y, desafortunadamente, lo que viene a continuación no suele ser "me comería unas verduritas al vapor", sino "una galletita", "unos taquitos de queso curado", "unas patatas chips"…

Un picoteo irresistible que suele ser el principal culpable de esos 2 o 3 kilos de más que tanto cuestan quitarse de encima. Pero contrariamente a lo que muchas veces hemos pensado, el remedio no está en dejar de comer y rendirse a la tortura de pasar hambre.

La clave está en elegir bien, y optar por suculentos bocados que calmen el gusanillo, deleiten al paladar… y no se instalen en las caderas forever. ¿Misión imposible? ¡No! En la galería de imágenes tienes 15 ideas para picar y no engordar que no superan las 200 calorías.

Así que… ¡date el gustazo!

Relacionados

Loading...