Consultorio

No es tan fácil

¿Sustituir el azúcar por edulcorantes ayuda a adelgazar?

Es una pregunta que oigo mucho en la consulta, y me encantaría poder responder que sí, porque sé lo que cuesta comer sin azúcar si eres golosa; sin embargo, no es así.

consultorio nutricion sin azucar edulcorantes mujer refresco

Lo sé. Los edulcorantes tienen muchas menos calorías, por lo que parece que sustituir el azúcar por sacarina, aspartamo u otros edulcorantes debería ayudar a adelgazar, pero… la mala noticia es que los mecanismos por los que perdemos peso son más complicados que sumar o restar calorías. Y es una pena, porque el deseo por lo dulce parece estar detrás del exceso de peso de muchas personas que consumen más alimentos de los necesarios para satisfacer esta apetencia.

Aunque todavía no queda claro qué es lo que hace que el uso de edulcorantes no se traduzca en una pérdida de peso, actualmente se está trabajando sobre dos hipótesis que darían una explicación.

PODRÍAN ALTERAR LA FLORA INTESTINAL

Una primera explicación es que la sacarina y el aspartamo, y en menor medida también la sucralosa, otro edulcorante sin calorías, podrían alterar la flora intestinal. Estos edulcorantes liberarían moléculas que pueden modificar la microbiota –reduciendo las bacterias bacteroidetes y a la vez aumentando las firmicutes–, y eso podría contribuir a que se mantuviera un proceso inflamatorio crónico de bajo grado que promueve el aumento de peso entre otros problemas.

Aunque hay que decir que en general su consumo suele estar por debajo de las cantidades de riesgo, además de alterar el peso, también pueden aumentar el riesgo de sufrir una diabetes tipo 2, la que es más común.

DESPIERTAN TODAVÍA MÁS APETENCIA POR LO DULCE

La segunda teoría apunta a que en lugar de quitar la apetencia por el dulce, la fomentan. Un producto dulce parece estimular el consumo de otras bebidas o alimentos dulces. Ello sería debido a que se alteran las vías de control de hambre y saciedad. Parece ser que los edulcorantes artificiales no activan de la misma manera las sensaciones de placer y bienestar que los naturales, y suelen generar mayor dependencia a un sabor y más apetito.

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA ADELGAZAR?

Lo que los estudios suelen demostrar es que el consumo frecuente y elevado de azúcar o edulcorantes provoca, por un medio u otro, el aumento de peso. Por ello, recomiendan un consumo ocasional. ¿Cuál es mi consejo entonces? Reeducar el paladar. Los sabores extremos, ya sean dulces o salados, desequilibran la dieta, por lo que se recomienda ir reduciendo la cantidad de azúcar –o sal– añadida a un alimento e ir acercándonos al sabor que tiene de modo natural. Haciéndolo de manera gradual conseguiremos poder consumir muchos de los alimentos que edulcoramos (café, yogur, zumo...) sin azúcar o cualquiera de sus sustitutos. Sé que al principio no parece fácil, pero muchos de mis pacientes lo han logrado, ¿por qué no tú?

Relacionados

Loading...