Consultorio

Más sana y más guapa

Beneficios de la hidratación: salud y belleza

Beber es salud. Ahora, en los meses de más calor, es muy importante que procuremos reponer líquidos, tanto porque te cuida "por dentro" como porque se refleja "por fuera".

Chica bebiendo agua con limón

Nos preocupamos por las calorías, las grasas, las vitaminas, los azúcares, etc. Pero todos estos nutrientes y las reacciones químicas que implica su asimilación por parte del organismo se producen en un medio acuoso, es decir, con agua. Por ello, estar bien hidratadas es súper importante.

Los beneficios de estar hidratada

  • Mejora la nutrición. Las vitaminas y los minerales “viajan” hasta las células gracias al agua.
  • Depura. Un cuerpo bien hidratado elimina fácilmente las toxinas.
  • Regula. Evita el estreñimiento al facilitar la expulsión de las heces.
  • Sacia. A veces sentimos una sensación que creemos que es de hambre cuando en realidad es una ligera deshidratación. Por ello y porque “llena” el estómago, beber líquidos entre comidas contribuye a llegar con menos hambre a la mesa.
  • Embellece. La piel se ve más tersa y radiante si se consume suficiente líquido.

De nuestro peso total, un 57-60% es agua

Conseguir el equilibrio de los líquidos

Para estar bien hidratadas sin que se produzca una molesta retención, debemos reponer los líquidos corporales y conseguir un equilibrio entre las entradas y salidas.

  • Se pierden por... la orina (60%), la respiración (20%), la transpiración y las heces (12%).
  • Se obtienen de... las bebidas (60%), los alimentos (30%) y del propio metabolismo (10%).

Se calcula que una persona debe beber al día unos 20 ml de líquidos por kilo de peso, alimentos aparte. Es decir, si pesas unos 65 kilos debes beber unos 1.300 ml al día (unos 5 o 6 vasos diarios).

Para reconocer la deshidratación, no basta con la sensación de sed, ya que a veces no lo indica. Puede ser un ligero cansancio o la sequedad de la piel o las mucosas. De hecho, con la edad se tiene menos sensación de sed, por lo que es bueno beber “por rutina”: un vaso al levantarnos, otro antes de ir a comer o a cenar, uno después de ir al baño, etc.

Y no hay que olvidar los casos especiales. En verano o cuando hacemos deporte, debemos hidratarnos más. En estos casos, es conveniente llevar siempre encima un botellín de agua o, si el entrenamiento es muy intenso, una bebida isotónica.

¿Qué beber para reponer líquidos?

No solo agua. El agua es la principal fuente de hidratación, pero otras bebidas que la contengan también son adecuadas siempre que no alteren el equilibrio metabólico. Pueden ser infusiones, sopas, caldos, zumos o bebidas refrescantes no alcohólicas.

Y saber compensar. Lo importante es que si se sustituye agua por un refresco, por ejemplo, hay que analizar si lleva azúcares añadidos. En este caso, la dieta tendrá más calorías y puede desequilibrarse. Por lo que, si no se sustituye por uno sin azúcares añadidos, habría que tomar menos hidratos de carbono en el conjunto de la dieta.

3 bebidas para combatir la deshidratación

Aunque cuando aprieta el calor, el botellín de agua se hace imprescindible, hay bebidas que suelen acompañar ratos de ocio, como un aperitivo, que también contribuyen a nuestra correcta hidratación.

  • Té helado. Una buena manera de darle mucho sabor al agua. Prueba a edulcorar con estevia.
  • Cerveza. Otro clásico para combatir el calor. Pero recuerda que una cerveza contiene unas 150 calorías. Rubia, tostada o negra, mejor en su versión 0%.
  • Granizado. Decántate por la versión casera, hecha con zumo natural, y controla la cantidad de azúcar que añades.


¿Qué cantidad de agua contienen?

Contenido de agua, en gramos, por cada 100 gramos de alimento.

  • Lechuga: 95
  • Sandía: 93
  • Un vaso de leche entera: 90
  • Judía verde cocida: 90
  • Manzana: 85
  • Pasta italiana cocida: 77
  • Lentejas cocidas: 77
  • Pescado blanco: 77
  • Yogur entero de fruta: 74
  • Helado de vainilla: 65

Relacionados

Loading...