Alimentación

En qué quedamos

¿La leche es buena o mala?

La leche y los lácteos están siempre en el centro de la polémica. ¿Hay que tomarlos? ¿Peligra nuestra salud si lo hacemos? Pues… depende. Te contamos de qué y por qué.

leche buena o mala vaso botella leche

Seguro que has oído muchas veces que el hombre es el único animal que sigue tomando leche una vez acabada la lactancia materna, como si esto fuera algo malo o como si los animales se pasaran en masa a tomar bebidas vegetales y nosotros no nos hubiéramos enterado hasta ahora.

Y es que la leche –y, por extensión, los lácteos– se ha convertido en los últimos tiempos en un alimento “sospechoso”, alrededor del cual hay muchas dudas. ¿Es buena? ¿Es mala? ¿Engorda? ¿Hincha?

LA CAMPAÑA "Sí A 3 LACTEOS AL DÍA"

Todo esto ha hecho que haya disminuido su consumo. Por ello, ahora el sector lácteo español, el Ministerio de Agricultura y la Unión Europea ponen en marcha una iniciativa para lanzar un mensaje claro a los ciudadanos: "Sí a 3 lácteos al día".

Y aunque tomar tres lácteos al día puede ser bueno para ti, no tomarlos tampoco tiene por qué ser malo, todo depende de tu organismo, de tus creencias… Te lo contamos para que salgas de dudas de una vez por todas.

POR QUÉ TOMAR LECHE

Porque te gusta. Si te gusta y te sienta bien, no hay ningún problema por tomarla. Al contrario, es uno de los alimentos más completos que hay. Junto con el huevo, es el alimento que aporta las proteínas de mejor calidad. También es rica en vitaminas y minerales, de los cuales siempre se destaca el calcio por su importancia para la salud de los huesos.

Porque la has tomado siempre. Culturalmente, además, estamos muy acostumbrados a desayunar un vaso de leche y a tomar yogures, helados, nata, etc. Así que aunque es cierto que otras culturas, como la asiática o la africana, no tienen por costumbre incluirla en su dieta, para nosotros es muy normal tomar un vaso de leche, un yogur o incluirla en miles de recetas (desde cremas hasta postres).

POR QUÉ NO TOMAR LECHE

Porque no te gusta. No hace falta que te esfuerces y te tomes un vaso de leche con la pinza en la nariz y aguantando el repelús. Más adelante te contamos por qué puedes tener unos huesos perfectamente sanos sin tomar lácteos. Vamos, que hasta puedes eliminar el queso de la pizza.

Porque va en contra de tus ideas. Puedes no querer tomar este tipo de alimentos para no contribuir al sufrimiento animal o por evitar el coste que la industria ganadera tiene para el medio ambiente.

consejos perder barriga

Porque eres alérgico. Si tienes alergia a la proteína de la leche, no es que no debas, es que está más que prohibido. Además, es una alergia que nunca desaparece. Aunque ten en cuenta que no es algo tan frecuente, porque se calcula que esto afecta solo a un 1% de la población.

Porque te sienta mal. Esto se debe a una intolerancia a la lactosa, un problema más frecuente que la alergia. Aunque el baile de cifras en este aspecto es muy variable y no hay un acuerdo en qué porcentaje de la población estaría afectado. Hay quien habla de un 15% y quien habla de un 70%. En este caso, lo que no toleras es el azúcar de la leche (la lactosa). Para digerir este azúcar nos hace falta que intervenga una enzima (la lactasa), que hay personas que producen en menor cantidad que otras. También es verdad que con el tiempo, tendemos a producir menos y, por lo tanto, podemos empezar a tener problemas con la leche cuando nunca antes los habíamos tenido.

No es lo mismo alergia que intolerancia

Si tienes alergia no puedes tomar lácteos nunca. Si tienes intolerancia, en función del grado de intolerancia que sufras, podrás tomar más o menos lácteos sin que te sienten mal. Los valores aproximados son estos:

  • Intolerancia baja: puedes tolerar entre 9 y 12 gramos de lactosa al día. Un vaso de leche de 250 ml tiene 12 g de lactosa.
  • Intolerancia media: puedes tolerar entre 5 y 8 gramos de lactosa al día.
  • Intolerancia alta: tu máximo son 4 gramos de lactosa al día (menos de 100 ml de leche).

Es una cuestión muy personal. Si tienes intolerancia puedes tomar lácteos si lo deseas. Eso sí, menos que una persona que los tolera sin problemas. Lo único que debes pensar es hacerlo en la medida que a ti te siente bien. Solo si tu intolerancia es muy elevada es mejor que no los tomes o que tomes lácteos sin lactosa.

La intolerancia a la lactosa es reversible. La particularidad de este tipo de intolerancia es que, si incorporas lácteos poco a poco a tu dieta, se puede revertir. El organismo fabrica la enzima que digiere la lactosa (la lactasa) según la va necesitando. Si consumes lácteos, la generará; y si no lo haces, dejará de hacerlo.

¿Y SI DEJAS DE TOMAR LECHE SIN TENER INTOLERANCIA?

Pues si dejas de tomar lácteos por dieta, por moda, porque piensas que es mejor para tu salud, o los sustituyes por lácteos sin lactosa, al final, te sentarán mal fijo. Es como una profecía autocumplida. ¿Por qué? Pues porque el cuerpo es muy sabio y si ve que llevas un tiempo sin tomar lácteos decide ahorrarse el trabajo de producir la enzima que digiere la lactosa y dedicar su energía a otras labores. Con lo que pasado un tiempo, si decides volver a tomar lácteos, te faltará lactasa y te sentarán fatal.

Experimentos, mejor con gaseosa. Si últimamente te encuentras mal, tus digestiones son más pesadas, tienes gases, cambios intestinales… consulta con tu médico antes de eliminar un alimento por completo o antes de reincorporarlo, si es que lo habías eliminado.

leche buena o mala chica bebiendo leche

SI NO TOMO LÁCTEOS, ¿tendré problemas de salud?

Ningún problema. Hay otros alimentos que te proporcionan calcio y no son lácteos, como las verduras de hoja verde, los frutos secos, las semillas, las legumbres, las sardinillas, etc. Por lo tanto, si por el motivo que sea no puedes tomar lácteos, no tienes por qué sufrir déficit de este mineral ni tus huesos tienen por qué debilitarse y llegar a sufrir osteoporosis.

Pero… hay que reconocer que es más fácil conseguir el calcio de los lácteos, porque el cuerpo lo asimila mejor. Mientras absorbemos un 32% del calcio de la leche, en el caso de la bebida de soja solo asimilamos entre el 5 y el 13%. Por eso, todas las campañas a favor del consumo de leche hacen tanto hincapié en este aspecto.

¿PUEDO TOMAR LECHE Y SUFRIR OSTEOPOROSIS?

Sí, puedes. Es cierto que en los países del norte de Europa, donde más leche se consume, tienen cifras más altas de osteoporosis que en otros lugares donde se consume menos o no se consume. Pero no es por la leche, sino que se debe al conjunto de una dieta, que puede incluir muchos “ladrones” de calcio como azúcar, sal, alcohol, carne…

Además, la salud de los huesos no depende solo del calcio, importa tanto o más hacer ejercicio regularmente, tomar el sol para sintetizar vitamina D o no tener niveles demasiado altos de vitamina A, ni abusar de alimentos ricos en proteínas.

Si te preocupa la salud de tus huesos, te contamos cuáles son los mejores alimentos para tus huesos.

Y SI TOMAS LECHE, QUE SEPAS QUE ES MEJOR LA ENTERA

Sí, ya lo sabemos, la desnatada parece la mejor opción por salud y por silueta, pero… no es así. Aunque siempre se ha demonizado la grasa de la leche por ser saturada, es decir, “mala”, actualmente hay estudios que sostienen que puede ser hasta beneficiosa para la salud. Y es que si hablamos de leche entera, estamos hablando de un aporte de 3,6% de grasa; lo que no es lo mismo que el 30% de grasa que puede suponer un queso curado. Y, además, resulta mucho más saciante y no pierde vitaminas (sobre todo la A y la D, que muchas desnatadas llevan añadidas), otra ventaja para la dieta.

Relacionados

Loading...