Pelo

Acaba con él

10 soluciones definitivas para el pelo encrespado

A todas se nos encrespa alguna vez el cabello. Es como si adquiriera vida propia. ¿Imposible domarlo? ¡No! Aquí tienes trucos que de verdad funcionan para disciplinar un pelo electrizado.

mujer pelo encrespamiento

No importa que tengas el pelo corto o largo, ondulado, rizado o liso. El pelo encrespado nos saca de quicio a todas. ¿Por qué es tan difícil controlarlo? Porque cuesta conseguir el equilibrio óptimo de humedad que necesita el cabello, por eso es tan habitual en pelos deshidratados o con las cutículas dañadas.

Pero, tranquila, con nuestros consejos no te costará domarlo. Aplica estos trucos y lucirás un cabello sedoso y brillante.

1. No lavar el pelo todos los días

El lavado diario reseca mucho el cabello. Un truco para espaciar los lavados es usar un champú en seco (solo necesitarás aplicarlo a cierta distancia en raíces y flequillo, dejar actuar 2 minutos y cepillar el pelo para eliminar el residuo).

Y si no puedes evitar lavarlo a diario. Enjabona solo una vez para no eliminar la hidratación natural del cuero cabelludo y las cutículas.



2. Cuidado al usar champús antigrasa

Es fácil pensar que pueden ser la solución para eliminar el exceso de grasa del cabello, pero podemos conseguir el efecto contrario, es decir, un pelo seco que se encrespará con facilidad. El champú que utilices es muy importante para evitar que tu cabello se descontrole.

La solución si tienes el pelo graso. Puede ser alternar un champú antigrasa con otro de uso frecuente u optar por ampollas que se aplican tras el lavado en el cuero cabelludo, que es donde está la grasa, pero que no llegan a medios y puntas, como el champú, y, por lo tanto, no lo resecan.

Es mejor alternar un champú antigrasa con otro de uso frecuente

3. Aplicar acondicionador tras el lavado

Para que el cabello pueda retener la humedad que necesita, usa un acondicionador adecuado a tu tipo de pelo tras cada lavado y una mascarilla de tratamiento una vez a la semana. Recuerda hacerlo solo de medios a puntas.

4. Frotar con la toalla "electriza" el pelo

Cuando tenemos la toalla puesta sobre la cabeza tendemos a frotarla contra el cabello húmedo convencidas de que así aceleraremos el secado. Esto es un gran error, puesto que estaremos cargando el pelo de electricidad y propiciaremos el encrespado.

Además, el pelo mojado es muy delicado y corremos el riesgo de romper las fibras. Una solución fácil es recurrir a un turbante de microfibra y dejarlo un rato sobre el cabello mientras nos secamos y aplicamos la crema hidratante tras la ducha. Así, realmente, desaparecerá parte de la humedad y el secado será más rápido.

5. El secador, a un palmo del pelo

El calor del secador puede resecar mucho tu melena. Por ello, mantenlo a 20 centímetros de distancia de tu cabello y regúlalo a una temperatura media. Termina de secarlo con un golpe de aire frío, que viene muy bien para cerrar las escamas del pelo y, así, evitar el encrespado.

El resto de aparatos térmicos (planchas, rizadores...) úsalos como máximo cada 15 días, pues deshidratan mucho el pelo. En verano, procura secar el cabello al aire libre y darle forma con los dedos.

Las planchas, rizadores, etc. deshidratan mucho el pelo

6. Cepillado sin fricción

La fricción al cepillar es el enemigo número uno. El "frizz" se origina cuando las cargas positivas y negativas de cada una de nuestras fibras capilares se desequilibran. El cabello se eriza y aparece el "pelo electrizado".

Tómate tu tiempo. Peina con suavidad y no lo hagas de forma enérgica. Y mejor con cepillos de cerdas naturales y estructura de madera, porque los metálicos con cerdas acrílicas agravan el problema.

7. Productos de styling

Las lacas y espumas tienen una acción inicial de protección, pero a la larga deshidratan el cabello. En cambio, emplear aceites capilares o productos de styling como ceras o pomadas ayuda a retener la humedad. Remata el acabado con spray de brillo, que rodeará el cabello con una película protectora sin dañarlo.

8. No abuses de los productos de acabado

La cantidad ideal es el equivalente a una avellana. Frótala entre las manos y luego acaricia el pelo con ellas para que se impregne bien del producto que has aplicado.

Si te excedes con la cantidad... Tu cabello puede quedar apelmazado, rígido y, con el paso de las horas, más encrespado.

9. Evitar gestos que encrespan el pelo

Tocarte mucho el cabello puede encresparlo, lo mismo que usar sombreros o sacarte la ropa por la cabeza.

¿Vas en moto? Al quitarte el casco también pueden levantarse algunos pelitos. ¿Solución? Pásate enseguida la mano por el pelo para neutralizar la electricidad estática que se haya generado.

10. Queratina, el tratamiento antiencrespamiento ideal

Con este tratamiento en el salón de peluquería el cabello queda sedoso y sin pelos "flotantes". Sus efectos duran tres meses. El proceso que se sigue consiste en lavar el pelo con un champú antirresiduos y secar. Luego se aplica la queratina y se sella con una plancha la cutícula de cada mechón.

La duración de los tratamientos de queratina es de tres meses

Relacionados

Loading...