Cara

¡Pon atención!

Las 4 zonas más sensibles de tu cara y que debes cuidar más en verano

¿Estás convencida de que proteges bien tu cara en verano? Asegúrate de que no descuidas zonas tan delicadas como las orejas, la nariz, los labios y los párpados.

como cuidar la piel y la cara en verano

1. Párpados y contorno de los ojos

La piel del contorno del ojo es 10 veces más delgada que la del resto del cuerpo, así que debes poner un extra de atención para mantener a raya ojeras y arrugas en verano. Durante los meses de calor, las “patas de gallo” se acentúan al entrecerrar los ojos por exceso de luz, las bolsas se marcan más porque el calor dificulta la circulación y las ojeras marrones (por exceso de melanina) se oscurecen por los rayos UV.

¿Qué puedes hacer para cuidar esta zona?

  • Utiliza gafas de sol con cristales homologados por la CE. Son el mejor escudo frente a las radiaciones y evitarás entrecerrar los ojos, por lo que tu piel te lo agradecerá.
  • Contorno de amplio espectro. Aplica en el contorno de los ojos una crema que incluya no solo fotoprotección UVA y UVB, sino que proteja también de los infrarrojos (aparece en el envase como Infrared o IR). Las hay formuladas específicamente para esta zona. Así se previene el lagrimeo, el picor o la hinchazón de los párpados.
  • Y por la noche... Repara la piel con un contorno de ojos fluido (gel o sérum), que incluya antioxidantes y vitaminas. Aplícalo con suaves toques de los dedos.

2. Nariz, stop irritación

La nariz sufre más de lo que te imaginas, sobre todo los pliegues laterales. El roce que produce el uso de productos, como los exfoliantes faciales, o el pañuelo, cuando estás resfriada, irritan la nariz y la hacen más frágil. Está bien que insistas en la nariz para eliminar los puntos negros, pero hazlo con un exfoliante suave, sin gránulos, para que no se enrojezca la zona. Elige mejor los enzimáticos, más suaves, que puedes encontrar en formato crema o mascarilla.

Para proteger tu nariz usa un fotoprotector ligero, transparente y, si tienes la piel mixta o grasa, que sea de acabado matificante para que la nariz no te brille.

3. ¿Y qué pasa con las orejas?

Esta zona sí que es realmente una de las más olvidadas del rostro, y no debería, porque ha aumentado la incidencia del cáncer de piel de esta zona, sobre todo en hombres. Para no llegar a estos extremos, protégelas del sol. Evitarás el molesto enrojecimiento de las orejas y te ahorrarás la sensación de ardor y el picor que aparecen como consecuencia de la exposición imprudente al sol.

En la ciudad, el cabello es tu mejor aliado, así que si tienes una buena melena y no vas a estar al aire libre, péinate de forma que cubra las orejas: el sol no alcanzará la piel y estas no se quemarán. Si lo tienes corto o lo llevas recogido, aplica en las orejas el mismo fotoprotector que usas para el rostro o el contorno de ojos. Hazlo en la piel más externa, sin olvidarte del lóbulo.

En la playa, además del fotoprotector, una buena ayuda es cubrir las orejas con un pañuelo, un sombrero o una banda para darles una protección extra. Después, al llegar a casa, acuérdate de retirar los restos de fotoprotector con limpiadora o agua micelar. Y si se han enrojecido un poco, aplica aftersun en la zona.

4. Los labios

La falta de melanina y la ausencia de glándulas sebáceas y sudoríparas provocan que los labios estén más desprotegidos. De ahí que, si pasas más tiempo al aire libre, es muy probable que acaben resecos y pelados.

Antes de maquillarlos, aplica un bálsamo labial con filtro solar (FPS 15, como mínimo). Además de evitar quemaduras, proporciona una película protectora que favorece la hidratación y la suavidad del labio. Nunca está de más tener a mano el fotoprotector labial para poder reaplicarlo varias veces al día y antes de retocar el maquillaje.

Si eres fumadora o se te marcan mucho las arruguitas verticales por encima del labio (“código de barras”), aplica alrededor de este el fotoprotector del contorno de los ojos. Evita humedecer los labios y sécalos bien después de beber, ya que la saliva y los líquidos eliminan el bálsamo labial. Además, no los mordisquees ni te arranques las pielecillas, porque se debilitan.

Relacionados

Loading...